Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

27 marzo, 2007

La San Remo no se toca

Leyendo ayer La Vanguardia veo que el honorable Xabier G. Luque lanza el debate sobre el recorrido de la San Remo. Es un decir, claro, porque la mitad de su crónica está dedica a ensalzar a Riccò y su insoportable verborrea de sputnik italiano. El periodista catalán siempre ha tenido querencia por entronizar a corredores en la franja 22-24 años, y aún recuerdo que uno de los primeros posts de este blog era para poner en cuestión que llamase "gran figura en ciernes" a Rubén Plaza, y todo por ganar una carrera portuguesa en febrero. Por cierto, el alicantino está en el paro.

A lo que iba. Básicamente lo que se dice es que la San Remo está agotada, que el sprint está cantado y si merece la pena hacer 294 kms. para un desenlace que en las últimas diez ediciones se ha producido en siete ocasiones (las excepciones: Tchmil en 1999, Bettini en 2003 y Pozzato en 2005). Es más, el periodista se remonta a 1991 y la victoria de Chiappucci bajo la tormenta para hablar de la última victoria con un ataque desde lejos. Por este blog se ha hablado varias veces de la posibilidad de incluir un nuevo capo, la Pompeiana, para hacer más selectiva la carrera.

La San Remo ha cambiado varias veces. En 1960 Vincenzo Torriani introdujo el Poggio para acabar con la increíble sucesión de Poblet (1º, 2º y 1º en las tres ediciones anteriores) y le sirvió 22 años. En 1982 fue el turno de la Cipressa. En los últimos años ha habido pequeñas alteraciones fruto de las obras en el Turchino, un puerto de montaña que llevaba sin remozar desde los tiempos de la República Genovesa, olvidado tras la apertura de las autopistas Milano-Serravalle y Genova-Alessandria.

Sin embargo, Italia es un país reacio a los cambios. Y más en los monumentos. No es por incidir en este aspecto, fácilmente contrastable en tantos y tantos aspectos de la vida transalpina, pero que vayan perdiendo la esperanza aquellos que apuestan por un cambio. Tampoco creo que sea necesario. Como dijo Freire "si la San Remo es tan fácil y previsible, ¿cómo es que siempre ganan grandes nombres?". Esta constatación de perogrullo, un argumento que siempre hay que poner en cara en un país donde antes de calificaba al Mundial de "lotería", ya bastaría por sí sola. El sprint de la San Remo no es un sprint cualquiera. Es el sprint más intenso de la temporada porque se produce tras siete horas de ir a 46 km/h. Por eso sólo ganan grandes campeones.

No debe extrañar que sea el excelso Luque el que lanza el debate. Tras preñar sus crónicas de puyitas tipo "la carrera más importante para los italianos" o "Mundial de sprinters", normal que quiera endurecer la carrera. Es la vieja tradición peninsular de que lo único emocionante es ver retorciéndose a corredores (si es así, que repase el sprint de Boonen y el retorcimiento es similar al de Alpe d´Huez) y que cuanto más duro, mejor. Paparruchas. Para rematar, vuelve a aparecer la columna de Flecha, de primero de Logse.

Confieso que tengo guardadas todas las que publicó durante el Tour, que son para mear y no echar gota. Algún día les hago un resumen. Pero con esta no me puedo resistir. Ya vieron la brillante actuación del catalán. El la resume una frase que dice más o menos así: "siempre tuve a la vista a Freire, pero subiendo el Poggio perdí unas posiciones que ya no pude recuperar y no le pude ayudar". Hombre, yo también siempre tuve a la vista a Freire, pero estaba en el salón viendo la tele. Con la misma dedicación que Flecha. O que Luque, que se piensa que por llegar al sprint no hay emoción, ni disputa, ni competición.
***
Karpets vuelve a ganar. En la crono de la Vuelta a Castilla-León (no puede llamarse prólogo en una vuelta de cinco días) el gigante ruso consigue su primer triunfo desde la Vuelta a la Rioja de 2004. Ese año se desveló para el gran público tras ser segundo en la Volta tras el megadopado Perdi. El madrileño iba tan puesto que ganó la etapa de montaña y la cronoescalada, no en vano sus compañeros de arcón congelador hacían lo propio en Dauphiné, en el famoso día de la Feria de los Monstruos. En 2005 un 7º puesto en el Giro para después desaparecer en la Vuelta y al año siguiente, desaparecido en el Tour para colarse 8º en la Vuelta. Todavía tiene 26 años y su margen de progresión intacto. Otra nueva muesca del Caisse d´Epargne, que gana en todos los terrenos y con múltiples corredores. Por cierto, los ocho corredores del Discovery entre los catorce primeros (Egoi, Contador, Basso, Leipheimer, Paulinho, McCartney, Brajkovic, Danielson), ¡viva el túnel del viento de San Diego! ¡Y viva la Feria de los Monstruos! Ni en los tiempos del Once, oigan.

Hoy etapa camino de Salamanca saliendo de Zamora. El recorrido recuerda a una mítica frase de una novela de la serie Op-Center de Tom Clancy, ambientada en España. Según el sesudo novelista estadounidense, en un momento de su pretendidamente realista ficción se producen "violentos enfrentamientos en la frontera entre Salamanca y Zamora". Quien haya pasado alguna vez por ahí, donde Felix Rodríguez de la Fuente estableció los santurios de lobos, sabe que el único enfrentamiento posible se produciría entre ovejas. Eso sí, qué bonito es Fermoselle y los arribes del Duero, que hoy pasan los ciclistas como único incoveniente en el trazado.

27 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya tenemos otro apodo para la colección: Monsieur 60%. Cuando parecía que teníamos todo visto, aparece un masajista y dice que Riis alcanzó 64 de hematocrito en el tour que ganó. Lo de ultradopado se nos está quedando corto.

Vier dijo...

Yo creo que la San Remo está bien como está. Total, tampoco hay tantas clásicas que sean aptas para sprinters. Además, es totalmente cierto que casi siempre tiene un ganador de relumbrón.

La dureza ahí la pone la distancia. Ayer venía en no sé qué periódico la siguiente frase de Eddy Merckx: "Después de 100 kilómetros podían ganarme cien corredores. Después de 290, sólo dos o tres".

Copolillo dijo...

Yo también dejaría la San Remos como está, el sábado disfruté de lo lindo. En cuanto a lo de Rijs, ya había oído la versión del 64% en algún lado, me parece una barbaridad. Le podía haber dado un perrenque, no es que le deseee nada malo, pero si eso le hubiera espantado del ciclsimo no estaría mal. En fin, que seguimos r evolcándonos en el fango. Viva Freire

Anónimo dijo...

Los anteriores años eran los CSC los que iban como un tiro. Este año parece que algo ha cambiado (¿se habrá achantado Riis? y son los Discovery y los Caisse los que andan un punto (o más) por encima del resto. Lo de ayer ya canta mucho. Los Saunier tampoco se quedan atrás. Aquí o anda todo el equipo o no anda nadie. Como el Us Postal en los Tours. O cuando el Euskaltel iba a ganar el Tour y Mayo asustaba en el Ventoux. O el Phonak en aquella contrarreloj por equipos que con tres o cuatro corredores casi la ganan. Andaba absolutamente todo el equipo. Y no digamos de Liberty, en el Tour no andaban ni para atrás y en la vuelta arrasaban. Y también el Libertinaje de la Euskal Bizikleta 04. O cuando el Fassa ponía en marcha el tren. Y los Selle Italia en algún Giro pasado. Y los Mapei, Carrera, etc, etc... Muchas, muchísimas casualidades.

AMS dijo...

Otra oportunidad para los sprinters llega a final de año con la París-Tours, en la que es bastante mas facil llegar al sprint que en San Remo... aun asi curiosamente en los últimos años llegan muchas escapadas (Guesdon, Dekker, Piil, Virenque, Tafi, Wauters, Durand, Tchmil) asi que no veo porque en la San Remo deberia ser distinto...

AMS dijo...

¡¿64% de hematocrito?! Eso no es sangre... es mermelada...

Polo dijo...

A mí, sin ser el monumento que más me gusta, me atrae la Milán-San Remo precisamente por lo que tiene de previsible: la gente sabe dónde se va a atacar, las ruedas que hay que vigilar y que hay una altísima probabilidad de jugárselo al sprint. Y que si hay sprint, habrá tren del Milram. Y en función a un guión ya conocido cada uno juega sus cartas lo mejor que puede.

De hecho, algo que me atrae de muchas victorias de Bettini también es lo predecibles que fueron: era el más fuerte, estaba motivado, tenía un buen equipo y absolutamente todo el pelotón vigilaba su rueda y corría contra él. Daba gusto verlo atacar y cómo dejaba atrás a todo el mundo como si no hubiera otra opción, como si fuera el destino.

Anónimo dijo...

Lo de Riis no es ninguna novedad. Hace años se le conoce por lo de Mister y el porcentaje. Eso sí, el porcentaje varía, hasta ahora pensaba que era 61%.

Me llama la atención, por otra parte, que de las críticas a la cobertura de la MRM por Televisión Española -de las otras no hablo, porque excepto en los tiempos del compresor no se han preocupado nunca por este deporte- no se desprenda nada más. Como si TVE fuera un ente divino que se rige por el azar y no por un poder político concreto. Seguramente, al hilo de un reciente post, si estuviera en manos del otro partido mayoritario ya se les habría hecho responsables de la política deportiva de este organismo, y me parecería lo más normal. Por eso no me parece normal el caso al que me refiero.

Anónimo dijo...

A lo mejor ahora la gracia está en ver cómo anda más Basso, con las bolsas de Fuentes, o ahora con los métodos del Boss y su tunel de viento.

Y yo flipo con los Caisse. Antes se suponía que uno que iba a disputar el Tour se empezaba a poner en forma ya pasada la primavera, pero estos están que se salen desde la primera carrera.
Volvemos al ciclismo épico

rafa de Málaga

Trueba dijo...

Hola Sergio !

Aquí estoy después de unos meses desconectado del ciclismo, forzosamente, porque en invierno me dedico a la nieve. Ayer me tiré un buen rato leyendo posts antiguos, veo que sigues en plena forma y sin perder ni un ápice de tu estilo, y me alegro por ello. Un saludo también a vier, jefe, jaimeguada, y el resto de participantes.

Así que me reengancho. La MSR yo no la tocaría tampoco, ni un kilómetro. Cada clásica y cada monumento tiene su personalidad propia. El ciclismo no se reduce a ver macropuertos de montaña, es mucho más. Volvemos al tema de siempre: en España no hay cultura de clásicas. La peña no tiene ni idea de lo que es San Remo, Roubaix, Flandes o Lombardía. Creen que son carreras del montón, les suenan de algo, pero poco más. ¡ Y son las carreras más bonitas con diferencia ! Se ha cultivado tanto la figura del vueltómano español que no se entiende otra cosa. Que un aficionado de sillón de sábado tarde me dijera esto no me sorprendería, pero que un periodista dedicado a ello pretenda cambiar la San-Remo porque suelen ganar sprinters, me parece algo flipante.

PD: Lo de "Mister 60%" como apodo de Riis es más viejo que el catarro.

jefe dijo...

Pues yo sí creo que MSR necesita un cambio. necesita seleccionar un poco más el recorrido. Siempre he pensado que no es ningún problema que una carrera se decida al sprint siempre y cuando haya alternativas de que eso no pueda suceder, haya lucha y haya una verdadera incertidumbre entre una escapada y un sprint. Eso no pasa en MSR, como bien se ha apuntado en el dato de los últimos 10 años. ¿Que hay ataques? ¡Sólo faltaría! ¿Que no gana un Don Nadie? ¡Sólo faltaría! Pero una dificultad más en la parte final del recorrido que propiciara más castigo y más movimientos, y la posibilidad de que los equipos de los esprinters no llegaran con tantos efectivos al Poggio, daría un plus de intensidad y emoción a una carrera que, como cualquier monumento, lo merece todo. ¡Pero si sólo viendo el nombre tiemblan las piernas!

jefe dijo...

Un saludo Trueba. He posteado antes de leer tu comentario.

jefe dijo...

Otra vez yo, a riesgo de ser pesado. Tras las críticas a TVE, ahora deben tocar los aplausos.

http://www.todociclismo.com/noticia.asp?id=37588

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios, un montón y todos muy interesantes. Trueba: bien vuelto, no hacía falta el masoquismo de leer todos los posts anteriores. A modo de curiosidad, decir que hace poco alguien me escribió al correo del blog diciendo que sabía que había escrito todos los posts en los últimos seis meses...¡Eso si que sería masoquista!

Vier: la frase de Merckx es muy buena, también la leí y es otro argumento muy valioso. La distancia es clave, al fin y al cabo es un deporte de resistencia, no es tiro al arco como nos pretenden hacer creer.

Polo: totalmente de acuerdo. En cuanto a Bettini, y con ánimo de ser malicioso, en muchas de sus grandes victorias se lo debe todo, todo a un compañero. Es el caso de la Lieja 2002, con ese Garzelli estrastosférico que dos semanas después daría positivo en el Giro; la San Remo 2003, con Paolini haciendo todo; o su último campeonato de Italia.

Rafa: tu post va en la línea del cambio de preparación que se va percibiendo en el pelotón. Muy bueno lo de la comparación de BassoFuentes/BassoBoss.

Jefe: yo también creo que lo peor de la San Remo es que lleguen tantos gregarios al final, pero eso no es problema del recorrido, sino del ciclismo que vivimos. La cobertura de TVE se presenta fenomenal, un acierto.

Trueba dijo...

Hola jefe. Buenísima noticia, sin duda. El año pasado Teledeporte también dió una buena cobertura al ciclismo, en general. Solamente me pillé la TDT por el ciclismo y lo amorticé de sobra.

A ver cuantos kilómetros retransmiten, que siempre me pierdo Arenberg....

Arturo dijo...

Hola Sergio y amigos del Blog!

me ha hecho gracia el titulo de tu post de hoy Sergio por que unas horas antes he leido este articulo y ya veo que es un dilema comun:

http://www.pezcyclingnews.com/?pg=fullstory&id=4795&status=True

A mi personalmente me pica la curiosidad de que pasaria si se incluyese La Pompeiana. Creo que volveria a ganar Freire pero el grupo seria de 25 en vez de 75!
Seria bonito verlo, pero vamos, tampoco me quejo del recorrido actual.

Un saludo a todos!

Anónimo dijo...

AHI TENEIS EL ARTICULO DE LA VANGUARDIA QUE CITA SERGIO. LEEDLO Y SI LUEGO REPASAIS LO QUE HA ESCRITO SERGIO EN SU POST VEREIS HASTA DONDE LLEGA SU MANIPULACION

El sprint se llama Freire
Endurecer la Milán-San Remo abriría la puerta a otros desenlaces


La victoria de Óscar Freire en San Remo L reafirmó la excepcional clase del velocista cántabro, pero la enésima llegada al sprint de los últimos años (la classicissima no la gana un atacante de lejos desde 1991, Claudio Chiappucci) reabre con fuerza el debate sobre la necesidad de modificar el recorrido.

La historia se repite y de la misma forma que en 1960 - precisamente poco después de las dos victorias de Poblet- los organizadores decidieron incluir el paso por el Poggio para endurecer el final, y que una veintena de años después (en 1982) se incorporó la Cipressa, ahora se discute si sería conveniente endurecer el tramo final, para que la Milán-San Remo no sea - que ya es mucho- una carrera de alta tensión durante 294 kilómetros que se decide en los cuatro últimos. "Cambiar el recorrido sería desnaturalizarla", proclama Freire. "La incertidumbre es el gran atractivo de esta carrera. Con una subida más el desenlace sería distinto", opina el ganador del pasado sábado.

Retocar un monumento ciclista como la Milán-San Remo merece un debate sereno y muy meditado, explican los organizadores (los mismos del Giro de Italia, entre otras pruebas). Las voces que proclaman la necesidad de priorizar la tradición son autorizadas. Mario Cipollini (ganador en el 2002) señala: "Correríamos el riesgo de desnaturalizarla y reducir a la nada la incertidumbre de los últimos kilómetros. Este mismo año creíamos que la victoria se la iban a jugar Ricco y Gilbert, pero al final fue Freire el ganador. A mí, es esto lo que me fascina de la carrera".

Precisamente la fuga final de Ricco fue una de las grandes sensaciones de la última San Remo, sobre todo desde la óptica italiana. El joven ciclista, de sólo 23 años, debutaba en la prueba y demostró que tiene un gran futuro. Milita en el conjunto español Saunier Duval y en su país empiezan a tratarlo como una figura. Por si faltara algo, es de los que no se muerden la lengua. Antes de la Milán-San Remo anunció que atacaría en el Poggio y cumplió su palabra. Después reavivó el fuego: "Paciencia, sólo era mi primera San Remo". Pasó a profesional en el 2006 y se estrenó batiendo a Bettini en un sprint, en la Semana Coppi& Bartali. Este año ya lleva tres triunfos: una etapa en la Vuelta de San Luis (Argentina) y dos en la Tirreno-Adriático. "Las cosas que siento, las digo. Y las promesas, las cumplo". En Italia están embelesados.

Anunciado como un futuro ganador de la classicissima,las opciones de Ricco dependerán también de los hipotéticos cambios en el recorrido. Aunque, como cuenta Eddy Merckx (ganador siete veces entre 1966 y 1976), el secreto estará siempre en la distancia: "Después de cien kilómetros me podían ganar más de cien corredores. Después de 290, ya sólo quedaban dos o tres".

Sergio dijo...

Yo no veo manipulación por ninguna parte. Como digo, la mitad del artículo está dedicada a Riccò; lo de "la enésima llegada al sprint de los últimos años (la classicissima no la gana un atacante de lejos desde 1991, Claudio Chiappucci) reabre con fuerza el debate sobre la necesidad de modificar el recorrido." lo digo más o menos; y bla-bla-bla. Yo no veo "manipulación" por ningún lado.

Si que te agradezco que ponga el texto completo, porque no tengo acceso a él. También cuando cito a Arribas, Carabias o Gómez Peña pongo los enlaces. Así cada uno lo puede ver, que es lo que pretendo.

Oye, ya que estás, pon también el artículo de Flecha, no vaya a ser que también esté manipulado.

Anónimo dijo...

No creo que sea tan importante cambiarla. Las clásicas son lo que son, y cada una tiene sus características específicas. Y la MSR es interesante como es.
En cuanto a la cobertura de tv, yo también he amortizado en un año el tdt. No conocía las clásicas, y desde que puedo ver Teledeporte no me pierdo ninguna y he aprendido a valorar otro tipo de corredor. Es impresionante las clásicas del pavés. Ahora en abril Teledoporte va a retransmitir:
01-04 Flecha-Brabançone
02 al 05-07 Tred días de La Panne
08-04 Tour de Flandes
09 al 14-04 País VAsco
15-04 París-Roubaix
Y las clásicas flamencas a final de mes.
Una gozada. Las podeis ver gratuitamente a través del TDT.

pelderoke dijo...

Yo creo que la Milán San Remo necesita un cambio, ponerle un poco más de dureza no creo que acabe con su mistica ni su caracter legendario. Es cada vez más predecible y es tristísimo ver como en una clásica de tal enjundia llegan al final 70 tíos en un pelotón incluyendo globeros de segundo y tercer nivel, como esto siga así va a acabar con el mismo nivel de interés que la sosísima París Tours. Recuerda a las interminables etapas de transición del Tour de Francia, te echas una siesta , calculas cuando son los últimos 20 kilómetros y así no te pierdes nada.
Reducir el espectaculo al sprint final es un lujo que le puede salir caro a la Milán Sanremo, hoy en día que se busca el espectaculo y las audiencias televisivas negarlo por razones de tradición me parece absurdo.

En cuanto a lo de Tve ya me estoy frotando las manos y sacandole brillo al sofá, la cosa promete y mucho, a ver si al final no nos llevamos las decepciones de ultimamente.
Por cierto, en cuanto al dominio del Discovery, aparte por supuesto del tunel del viento, ¿no tendrá algo que ver quizás que sea el equipo con más presupuesto del pelotón y que presenta en Castilla León un equipazo?, lo digo porque nadie se asombra cuando ven al Real Madrid y al Barcelona los primeros, a mi me sorprendería mucho si hubiese delante todos los del Bouygues, ahí si que me compraría el tunel del viento ese.

Lo de Bjarne Rijs si que es una verguenza y una mancha imborrable en la historia del ciclismo, que un gregario muy entrado en años pase de ser un globero a un campeón de Tour de Francia con el único merito de meterse de todo y de jugarse literalmente la vida es vomitivo, pero en esa época hubo demasiadas transformaciones de patito feo a cisne, ¿quien no recuerda a ese absoluto paquete que era Mauro Gianetti y como de repente y ya entrado en los 30 se convortió en un gran campeón y un dominador de las clásicas?, y desgraciadamente hubo muchos más casos.
Por eso me parecen absurdas las críticas a corredores con pedigree como Contador o Valverde, estos creo que estan muy por encima de esas cosas, los que son buenos son buenos.

jefe dijo...

Volviendo al tema del blog de hoy, para mí lo ideal sería intercalar otro capo entre Cipressa y Poggio (no sé dónde se ubica Pompeiana ni lo duro que pueda ser). Y cuando digo otr capo, es otro capo, no una subida tipo Lieja o Flandes. Es decir, otra subida "tipo San Remo", para que nos entendamos. De esta forma, un ataque en la Cipressa podría tener más continuidad de cara a los ataques en el Poggio. Los gregarios sequemarían más, habría más incertidumbre de verdad...

Por cierto, ¿Cipolini qué se fumó antes de las declaraciones? ¿Alguien llegó a pensar que Riccò y Gilbert iban a llegar? A ver si es que soy muy cegato...

Polo dijo...

¿Alguien llegó a pensar que Riccò y Gilbert iban a llegar?

Estoy con Jefe, yo a Riccó lo vi atacar como por obligación, porque ya había dicho que iba a atacar y no se podía echar atrás. Y Gilbert jugó sus cartas, al sprint no podía hacer nada pero no parecía muy sobrado tampoco...

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Yo creo que la San Remo seguirá sin ningún cambio mientras siga teniendo el status que tiene, con gran parte de los mejores corredores del pelotón para este tipo de pruebas (menos Piti) en la línea de salida. Cuando empiece a decaer, algo que ni siquiera se atisba, empezarán los cambios. Es lo que los mismos organizadores han hecho con el Giro o con otras carreras de su responsabilidad. Mirar el Giro de Lombardía, en algún tiempo no muy lejano igual de legendario que San Remo, y convertido en una ghymkana donde cada año cambian el recorrido. Y menos mal que últimamente lo ganan corredores de prestigio, que los años de Bobrik o Rumsas están ahí.

Sobre Riccò y Gilbert, que por olvido inexcusable ni siquiera los cite en el post que escribí el sábado, el primero es un corredor que hay que seguir con lupa. Fue sancionado siendo amateur y ahora tiene un certificado médico, de esos tan codiciados en el pelotón, que certifica que tiene un "ematocrito ballerino". Así de poéticos son los italianos. En cuanto a Gilbert, es un corredor que me encanta y que ya fue 6º en el sprint 2005 de San Remo. Es joven, le gusta escaparse y rueda de maravilla. Pero eso no garantiza nada en San Remo.

Spirit dijo...

La MSR está bien así -el recorrido- y salvo cuestiones de seguridad, no veo la "necesidad" de un cambio.
¿Que es predecible?. No creo que más o menos que otras.
Si algo tiene de particular es la incertidumbre...La pregunta no es si habrá o no sprint -de la misma manera que en Roubaix no se cuestiona si se presentan uno, o dos o cuatro escapados; lo raro sería un grupo de 50, -sino si "nuestro hombre" ganará. Por supuesto, "nuestro hombre", admite diversos nombres...

¿La San Remo previsible?. No más que otras carreras.

En cuanto al resto... ¿alguien puede decirme por donde puedo ver Harelbeke? o como la llaman los belgas...E3 Prijs Vlaanderen?

Spirit dijo...

O tal vez así....Grote Prijs E3.

de todas maneras... ¡Que nombres dios mío..!

Arturo dijo...

Hola a todos!

el año pasado por estas fechas deje este enlace sobre La Pompeiana:

http://www.pezcyclingnews.com/default.asp?pg=fullstory&id=3010

y este año sigue el mismo debate. Yo, como ya he dicho en un post anterior, me gustaria que incluyeran esta variante, por curiosidad mas que nada.

Cambiando de tema, os incluyo un enlace sobre las proximas carreras flamencas:

http://www.pezcyclingnews.com/?pg=fullstory&id=4799&status=True

alguien sabe si se puden ver gratis por internet? Gracias.


Otra cosa, esta en especial para Sergio. Parece que algunos no cambian de habitos, y si no fijate donde estuvieron Savoldelli y Mazzoleni (con la compañia de Vino este año) en febrero:

http://www.cyclingnews.com/news.php?id=news/2007/mar07/mar27news2

Si, si, en Tenerife. Te acuerdas?

Un saludo a todos!

Sergio dijo...

Spirit: en cycling.tv hay muy gratas sorpresas. Arturo: gracias por los enlaces. Mira que es buena la página de pez, pero nunca consigo verla regularmente. Las fotos del enlace a las clásicas son impresionantes, me he guardado varias para mi colección.

En cuanto a Tenerife, es donde pasa consulta Ferrari, como se descubrió en el Tour gracias al deplorabla rendimiento de Leipheimer en la primera crono.