Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

02 septiembre, 2006

Piti vuelve a ladrar

Al que le parezca ofensivo el titular, que no siga leyendo. Bastantes años de ciclismo tengo encima para poder escribir con calma sobre la enésima demostración de dopaje del Alejandro El intocable Valverde, el ciclista merecedor de crónicas tan babosas como la que Carlos Arribas perpetra hoy en El País, que ya de entrada pide olvidar. Como si fuera tan fácil. Cómo si fuera posible. O que decir de Gómez Peña, desde hace tiempo rendido al lado oscuro del ciclismo. Todos rendidos ante Valverde, todos convertidos en sus loros, como en Morzine fueron papagayos del insufrible Landis, como serán de cualquiera.

Desconozco como pasó la noche del 22 al 23 de mayo nuestro protagonista. Si que conozco que su médico y algunas personas que lucharon por ficharle acabaron con los huesos en la cárcel. ¿Sudores fríos? Quizás. Menos mal que Arribas estaba al quite y ya descartaba que estuviese en la trama de la Operación Puerto, citando "fuentes oficiales". Bien. La fuente oficial fue un documento que se le coló y en el que aparece 18.- Valv. (Piti). Conviene repetirlo ante espectáculos como el de ayer en El Morredero, la montaña mágica de Eufemiano Fuentes. Yo no lo voy a olvidar, por muchas llamadas al olvido que se produzcan desde todos los medios (hagan un seguimiento del concepto, ya verán, ya). A Valverde le han dado cuartelillo para que haga lo que salga de la tocha, tanta es la necesidad de que no haya una "generación perdida". Y en esas estamos.

La etapa iba normal en estos casos: escapada de tres corredores que inician el puerto con 4´, pero el prometedor suizo Loosli se resistía a ceder y llegó a los últimos 2 kms. escapado. Hubo ataques, si. Mayo, sin la frescura de agosto. Brajkovic, valiente y para adelante en los últimos compases. El último de Vinokourov, vale. Pero lo que más sorprendió fue la actitud de Joaquím clasicómano Rodríguez, convertido en un portento del tirar, descansar y volver a tirar. Parecía un muelle, el chaval. O un corredor del Kelme. Su jefe, Piti, cómodamente a rueda, silbando como en la Covatilla, interpretando como Armstrong.

No le debió gustar algo del ataque de Vinokourov. Quizás el protagonista. O quizás quería agradecer a sus compañeros de equipo el trabajo realizado para hundir al pobre Loosli. A saber. Valverde saltó a 250 m. de la meta y pasó como un sputnik al desolado kazajo. Una demostración de fuerza y de autoridad. Y no es la primera vez que se ve en la Vuelta. Los más osados, los más vergonzantes, hablarán de la etapa levantada a Klöden por Armstrong en el Tour 2004. Otros, los racionales, dirán que esas cosas Valverde las ha hecho siempre: no les falta razón, ya el 4/5/2004 tenía una bolsa de sangre almacenada para futuros usos. Y los que lo ponemos en el contexto de la Vuelta (septiembre, Valverde lleva ganando desde marzo, en teoría en julio tenía un punto de forma que perdió por la rotura de clavícula) pues ponemos los ojos como platos.

Vandenbroucke arrasando en Ávila a Zarrabeitia. Y en Abantos a Jiménez por la segunda plaza tras Laiseka. El propio Chaba, en muchas de sus victorias. Santi Pérez en Monachil y otras muchas exhibiciones de su 2004 con sangre prestada...Al grano: ese reprise de los últimos metros tras subir un puerto de 1º lo hemos visto muchas veces en la Vuelta. Y siempre a corredores completamente dopados. Cada uno que disfrute del espectáculo en su justa medida. Que goce con el increíble sprint de Valverde, que le vale en Lieja y en el Tour y en la Vuelta y en su casa. Yo me quedo con los ladridos de Piti. Y con el insufrible Amat Carceller haciendo bromas a su esposa Ángela, de que la iban a excluir por la ayuda suplementaria que da a su marido. Juas, juas. No es esa la ayuda suplementaria, no.
***
Preciosa etapa la de hoy entre Ponferrada y Lugo. A una media altísima de 45 km/h y con paso por meta, como se hace en Italia y que logra atraer a tanto público, los ciclistas han proporcionado un gran espectáculo en una etapa que parecía de transición. El prometedor belga Van Impe hizo de liebre y los equipos entraron al trapo, hasta tal punto que dejaron reventados a sus teóricos líderes.

En la rampa final saltó Paolini (se le han puesto piernas como columnas, estilo Di Luca), pero un Vinokourov rabioso por lo sucedido ayer saltó como un perro de presa y ganó una etapa muy parecida -salvadas las diferencias evidentes- a la de Kessler en Valkenbourg en el pasado Tour. Victor Cordero tiene que estar dando palmas. Ya tiene su nueva figura mundial, la que había anunciado a bombo y platillo, como si el propio Bruyneel le hubiese informado de como llegaba Brajkovic. Le ganan etapas Di Luca, Hushvod, Zabel, Bettini y Piti. Y encima Vinokourov el impoluto, el corredor más parecido a Botero por sus vaivenes y su todoterrenismo, le da espectáculo. ¡Viva la Vuelta, abajo la razón!
***
Mañana se disputa una etapa pedida durante muchos años por los aficionados, descubriendo lugares insólitos de la geografía española. No ya la salida desde Fonsagrada, una de la comarcas más pobres de Europa y que parece arrasada por un bombardeo económico y social, sino también los puertos de Connio, el brutal San Lorenzo y la subida a La Cobertoria. 206 kms por tierras sin pan, con final a las tres. Coincidiendo con la final de baloncesto. Que nos pille a todos confesados cuando les pidan a las figuras que den espectáculo para competir en audiencia con una cita imposible de combatir. Mañana hay cancha libre para todo tipo de excesos. Al tiempo.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Si alguien puede pegar el artículo de arribas le estaría agradecido pues es de pago y no lo puedo ver.

Trueba dijo...

Ya sabía yo que lo de ayer de Valverde no te iba a gustar nada de nada. Bueno, yo también le vi muy sobrado, y a Purito también, pero sigo pensando que su punta de velocidad no tiene vuelta de hoja, aunque no sea fácil demostrarla de esa manera cuando acabas de subir un 1ª a todo trapo.

Por cierto, el enlace que has puesto al artículo de Arribas es el de pago. Sin embargo, yo esta mañana pude leerlo tranquilamente y todavía se puede acceder a él. Cosas de la web de El País.

"Y, allí, Valverde se sintió de repente Pantani, o Chava, o Heras, o Bahamontes, o vaya a saber usted qué alado escalador..."

Qué comparación más funesta. Con 3 megadopados. Si lo que pretendía era ensalzar la figura de Valverde, a mi solo con esta frase ya me ha desengañado del todo.

Anónimo dijo...

el articulo del pais:
Una pequeña, sencilla de cumplir, petición: olviden por un momento que ayer fue 1 de septiembre, que esto es la Vuelta y que la Vuelta es una carrera de tres semanas en la que lo importante no es tanto ganar las etapas diarias como terminar el primero en la general. Si quieren, aunque no es fundamental, olviden también que la Vuelta se corre en España y que el Morredero es un puerto, falso -qué tramposo: en medio de brutales repechos en ascenso propone suaves descensos y traicioneros falsos llanos-, extraño, en las afueras de Ponferrada, en el corazón del Bierzo, y tampoco tengan en cuenta que hacía un calor de pies hervidos, de humo entre las zapatillas. Y, una vez cumplido con el ejercicio de desmemoria solicitado, por favor, busquen algún canal en el que repitan la etapa de ayer de la Vuelta y contémplenla como lo que fue, una pequeña joya aislada en el espacio, en el tiempo, analizable, disfrutable, como un todo único, no como parte, como eslabón de una larga cadena de 21 días. Como si fuera una clásica de un día, eso es, la Lieja-Bastoña-Lieja, por ejemplo, o la Flecha Valona o, mejor, el Mundial.

"Eso", dice José Miguel Echávarri, director del Caisse d'Épargne, director de Alejandro Valverde, el fascinante corredor murciano que ayer envolvió la etapa con su embrujo y la transformó con su espectacular manera de conseguir la victoria. "Para mí fue como un Mundial, pero un Mundial muy especial, como el Mundial de 1982 en Goodwood, aquél en el que parecía que Greg LeMond lo tenía hecho, aquél en el que surgió a 200 metros Saronni y lo pasó como una flecha, como un obús". Como ayer pasó Valverde a Vinokúrov.

Eso, eso. "Es que Valverde, con sus virtudes y sus defectos, es de lo que no hay", ratifica Eusebio Unzue, también director del murciano, también rendido a su fascinación. "Es, sobre todo, por su manera de rematar las faenas, una manera única". Y con sus directores, lógicamente encarecedores, aduladores, de su producto, el resto del pelotón, rivales, amigos, enemigos irreconciliables. "Es que Valverde..."

Es que el grupo de los favoritos, Valverde, Sastre, Marchante, Brajkovic, Kashechkin..., la misma cuadrilla que conquistó La Covatilla el miércoles -con algunas bajas, como la del exuberante Di Luca o el regular Danielson, y algunas altas, como los recuperados Mayo, inquieto, y Vinokúrov, tremendo- decidió mediada la ascensión interminable del Morredero que ayer tocaba paréntesis, que el premio gordo no consistía tanto en sacarse segundos y minutos entre ellos, asuntos de clasificación general, sino en ganar la etapa, que quien cruzara primero la línea de meta obtendría por unas horas respeto y veneración de todos, que no dudarían siquiera en hacerle la ola si menester fuera. Y a tal conclusión llegaron, curiosamente, después de un error, inquietud incontrolable, del propio Valverde.

Ocurrió a nueve kilómetros del final, poco después de pasar el tejo milenario de San Cristóbal, en uno de los repechos más duros del puerto. Y, allí, Valverde se sintió de repente Pantani, o Chava, o Heras, o Bahamontes, o vaya a saber usted qué alado escalador, y atacó, atacó con tal fuerza que nadie le pudo aguantar la rueda, que todos, salvo el valiente Kashechkin, prefirieron mirar para otro lado. El ataque no llevó a ninguna parte: por delante estaba para neutralizar el movimiento Vinokúrov con un grupo seleccionado previamente por Luis Pérez, arquitecto de fugas de las que saca escasos réditos. El grupo se rehizo. Y fue por eso por lo que todos concluyeron que, dado que nadie era tan superior a nadie, dado que las diferencias serían tan escasas, que no valía la pena sino intentar ganar la etapa y llevarse los 20s de bonificación. Y a ello se aplicaron todos con mayor o menor dedicación y acierto mientras rodaban en los kilómetros finales al ritmo marcado por los radios rotos de la bici de Karpets rozando la horquilla delantera. Clac, clac, clac... Y contrapunto: zas, zas, zas, ataque de Mayo, maillot abierto hasta el ombligo, Valverde a rueda; zas, ataque de Valverde, el hombre que estaba a todas, vigilado, vigilante, defensa y ataque, servidumbres del cargo de máximo favorito; zas, zas, ataque conjunto de Vinokúrov y Brajkovic, el kazajo de las poderosas ancas, el esloveno de las patas de alambre; zas, ataque del Pimiento Marchante, zas, Valverde a por él. Sobrado. Con Purito Rodríguez a su lado marcándole el ritmo. Calculador. Midiendo las distancias. Controlando. En el último kilómetro, zumba, ataque definitivo de Vinokúrov. Calma, calma, detrás. Frialdad. El kazajo echa el resto, Valverde fija el objetivo. 400, 300 metros. Nada. 250. Zummmmm, un misil. Vinokúrov, clavo en la bicicleta, mira al suelo. Valverde vuela.

el quinto person dijo...

Piti es el perro de Valverde. Lo digo por los nuevos.
Saludos.

Stojakovic dijo...

Sergio, muchas felicidades por ser de los pocos que dicen las cosas tal y como son. Sigue así. Yo también creo que Piti está dopadísimo. No es normal, y es una pena que se le esté dando tanta bula. Igual que el amigo Sastre. Me quedo con la humanidad que nos brinda un superclase de verdad como Dennis Menchov que, después del Tour tan duro, ha llegado a la Vuelta como buen humano que es, muy cansado. A lo mejor resulta que es que Menchov es muy malo y Sastre muy bueno... pero como decía el anuncio... va a ser que no.
Un saludo

Anónimo dijo...

¿Etapa con final a las tres? ¿Coincidiendo con los "no-ultradopados" jugadores de baloncesto? Como todas las informaciones que tengas sean como ésta, vamos dados.
Me voy al foro de ciclismo de eurosport donde hay gente que sabe muchísimo (Copolillo, Popovych, Marco Polo, Tommyboonen, Velociraptor, Rujano, Jam y un largo etcétera) y que no tienen un concepto tan podrido como hay aquí del ciclismo.
Adiós para siempre al que considera a los Lunnis ultradopados

Anónimo dijo...

Lo que quiero que alguien me explique es como un corredor como menchov esta en la situacion que esta ahora mismo y durante toda la temporadad. El corredor que posiblemente tenga las mejores condiciones fisicas del peloton y no lo digo solo yo, pregunten a sus ex-directores, que esta en uno de los mejores equipos del mundo, sino miren el presupuesto y que no tengan dinero para meterse lo que se meten los de aqui. Al final va a ser que ahi corredores que son menos ambiciosos a la hora de meterse sustancias prohibidas. Enhorabuena por mi parte denis, aunque ya sabes que esta no va a ser tu vuelta y ya se por que.
Enhorabuena por tu contrato que por lo que se ve te le ganas con lo minimo, como debe de ser.
Gran equipo el rabobank, no como otros, pero ya iran cayendo.

jefe dijo...

Primero eran los franceses los que no se dopaban, ahora son los holandeses...Cechini es el médico de Thomas Dekker, por si alguien no está enterado. Vaya pamplinas hay que leer a veces...

Anónimo dijo...

el foro de eurosport es un puta mierda, donde la gente se insulta a muerte y hay personajes que defienden la reaparición de Pecharromán. El mierda de anónimo se va a un marco muy adecuado, a la altura de su nivel mental y su referencia a los Lunnis.

Anónimo dijo...

para que lo sepas a tomas ya se le ha dado el toque y vuelve al redil, de donde no debio salir. La verdad, parece que ahora no anda tanto.
Como debe de ser.

kike dijo...

Tras Disneylandis mi concepto del dopaje cambió, vi que altera la competición más de lo que nunca creí, lo cual hace dudar de todo el sistema, ¿quizás Basso nunca atacaba a Amstrong porque estaba todo amañado?, pensando en sucio todo parece posible.

Valverde ha sido el primer ciclista que me ilusiona desde Perico, me parece un superclase, superior Indurain, por su ansia de ganar y su competitividad. Creo que ha habido enormes ciclistas que competían muchos meses y que tenían fuerza y clase para ganar carreras, no creo que todos se dopasen, ¿era Bugno un ultradopado?.
Quizás la ilusión me ciegue pero Valverde, junto con Menchov, es el motivo para ver el ciclismo, espero que Sergio se equivoque, creo que si se demuestra que tiene razón el ciclismo me habrá perdido. Qué pena todo esto.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Thomas Dekker se trasladó con 21 años a la zona de la Versilia (costa de Toscana, cerca de Pisa) para estar todavía más cerca de Luigi Cecchini; lo dijo el y lo edulcoró diciendo que era una zona ideal para entrenarse porque "había montaña, llano y mar".

Mira por donde: las mismas razones que daba la cueva de ladrones de Girona, como si fuese el único lugar de Europa donde tuviesen esas cosas.