Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

13 junio, 2005

¡Lan-da-lu-ze, Lan-da-lu-ze!

Magnífica jornada de ciclismo lo que se vivió ayer en Sallanches. Lo de menos es que el vencedor final fuese un español nacido en Getxo hace 28 años, lo importante es que por una vez David venció a Goliat, y lo hizo en un recorrido con 52 km contrarreloj, el Ventoux y el Joux Plane. Lo que ayer culminó Landaluze no es muy común en el ciclismo moderno: ganar una carrera por etapas de prestigio ante cuatro o cinco potenciales vencedores de grandes vueltas. Es cierto que corredores como Saligari o Agnolutto consiguieron ganar la Vuelta a Suiza, pero no eran los mismos rivales que tuvo que afrontar el bravo corredor vizcaíno, además de que el patético Euskaltel -ayer se retiraron sus 3 compañeros- no es el Ariostea de 1993 o el sospechosísimo Casino de 1998. Es más: la gesta de Landaluze sólo es comparable en el ciclismo español a la Tirreno-Adriático de Díaz-Zabala en 1991, con la diferencia de que el cántabro no tuvo que afrontar ningún gran puerto y la carrera italiana está llena de bonificaciones. Pasarán los años y recordaremos esta Dauphiné-Liberé como una edición épica y nobilísima.

Nadie le ha regalado nada. "Fuga bidón", se leyó en la prensa sobre la etapa de Grenoble. ¡Ja!. Fuga bidón cuando Landaluze apenas se dejó minuto y medio sobre los favoritos en el Ventoux, cuando en la crono mantuvo el tipo, cuando en el Joux-Plane apenas cedió un minuto...¡Ja! Ha ganado el más regular, y lo ha hecho de una manera intachable. Y si no, que camino de la capital de los Alpes se hubiesen escapado esos vitolados Vinokourov, Leipheimer, Landis, Mancebo o Pereiro. La etapa de ayer resultó un cúmulo de emoción e incertidumbre, con el David vasco y sus escuderos Cañada, Mazzoleni y Bruseghin (un abultado sobre de dinero para ellos, a cobrar bajo mano) subiendo a muerte en la séptima y última subida a la insidiosa cota de Sallanches. Apenas 10" separaban a un Botero que no fue súper en ningún momento de la jornada, pero que hicieron del descenso una emoción insuperable, desbordada en el momento en que se vio al ciclista de Euskatel en la recta final con tiempo para asegurar la victoria final. Por delante, la etapa había sido para Hincapié sobre Popovich, una demostración de fuerza del Discovery remachada por un Armstrong rabioso que se hizo con el sprint de los favoritos, sólo contestado por Vinokourov.

La pareja americo-rusa disputó la etapa como un Mundial, a un ritmo vivísimo, y siempre creí que su posición adelantada respondía al propósito de hacerle la carrera a Armstrong cuando saltase, en busca de hacer un pequeño Sallanches-80 y conquistar la Dauphiné en la última etapa, como hizo Indurain en 1996. Nada más lejos de la realidad. Armstrong apenas se movió, igual que Vinokourov, Leipheimer o Mancebo, y todo el peso de la carrera recayó en un Botero muy desasistido, cuando en teoría el Phonak presentaba su equipo de gala con Pereiro, Landis y Quique Gutiérrez. Todo su esfuerzo individual no fue suficiente. Landaluze ató la general y consigue una victoria por sorpresa en el "pequeño Tour", igual que hizo el malogrado Uriona en 1964, el grandísimo e irrepetible Luis Ocaña en tres ocasiones, Indurain en dos e Iban Mayo el año pasado. El Dauphiné dignifica el palmarés de cualquier profesional. En el caso de Landaluze, 28 años recién cumplidos y sin ninguna victoria, justifica toda una vida deportiva. ¡Qué grande es este deporte en jornadas como la de ayer!.
***
Ullrich impuso su buen estado de forma en la crono de la Vuelta a Suiza, 36 km. en los que no metió mucho tiempo a los demás contrarrelojistas en liza, pero si 2´21" a Valverde, 2´37" a Moos y 2´54" a Mayo. Veremos a ver que pasa en las superetapas de los Alpes, con el CSC de Julich y Voigt como principales rivales, además del Quick Step de Rogers -en la Volta ya demostró que puede subir a tren con los mejores- y Sinkewitz.

4 comentarios:

Xavier G. Luque dijo...

"Fuga bidón"
Es curiosa esta expresión. No hace mucho interrogué a varios periodistas franceses (especializados en ciclismo, claro) y ni uno me aclaró su origen. No sólo eso, tampoco se pusieron de acuerdo sobre qué es y qué no es una escapada bidón... Desde mi punto de vista la de Landaluze no lo era.
"Armstrong cuando saltase, en busca de hacer un pequeño Sallanches-80"
Totalmente de acuerdo, yo también pensé que estaban preparando esa jugada espectacular. ¿No lo hicieron por falta de fuerzas? ¿Por no dejarse ver demasiado?
Un último apunte: se ha hablado muy poco de los diez segundos de penalización que le cascaron a Landaluze tras la etapa del sábado.

jaimeguada dijo...

Y lo bueno es que lo pude ver (teledeporte). Que etapón, y que mérito tiene el chaval. Muchos dirán que le ayudaron pero es que el pobre ¡¡iba solo!!. Es la primera vez en mi vida que veo a un tío ganar una carrera por etapas (la general) siendo el único de su equipo en acabarla. Y que recorrido mas bonito. Ya lo quisiera el Tour muchas veces. Un final en Mont Ventoux, una etapa preciosa de media montaña, un etapon ayer, una crono y un duro circuito final. A propósito, los circuitos son mis preferidas. Lástima que solo los veo en el Giro. Me refiero a circuitos de 20 o 30 km con un puertecillo, no a la locura de poner uno urbano de 5 km al final. Esas etapas son preciosas, nadie puede controlar y hay ataques a saco. Podían en el tour poner en la 4 o 5ª etapa un circuito de, por ejemplo 30 km y 6 vueltas con un puerto de 2ª o 3ª a la mitad. Se quejan de las llanuras francesas pero alguno habrá, y basta con pasarlo 6 o 7 veces.
Y Ulrich afinando el violín en Suiza...

Un saludo

jefe dijo...

Merecida, trabajada, sufrida y apasionante victoria de Landaluze ante varios ciclistas destinados a puestos de honor en el próximo Tour. No entraré en la absurda dicusión de la escapada bidón...si fue bidón, que no le hubieran subestimado. Tras acabar, vaticino que el Tour será disputado y doy a Vinokuorov entre los favoritos, y más viendo la victoria de ayer de Ullrich. El T-Mobile puede hacer muchísimo daño al Discovery, con los ataques de Vino y Ullrich en la retaguardia. Hoy en Suiza, final en alto, donde Valverde y sobre todo Mayo deben ofrecer una mejor imagen.

Por cierto, ¿para cuándo otro Mundial en Sallanches?

Sergio dijo...

Muchas gracias por vuestros interesantes comentarios. De la fuga bidón está todo dicho: el Gerolsteiner, el equipo del líder, tiró y no pudo neutralizar (la escapada era toda de galgos), no recibió ayuda de nadie más. Eso no es fuga bidón, fuga bidón es la de Pontarlier del Tour 2001.

Los 10" que le cascaron a Landaluze fueron por remolcarse de un coche subiendo...Gerrikagoitia no protestó, o sea que suerte que no lo descalificasen. La penalización por segundos es una de las más graves que existen.

Volverá a haber Mundial en Sallanches cuando los franceses tengan un escalador de garantías...organizar un Mundial para que venga un foráneo y gane en casa no tiene gracia. Lo digo por los italianos en Verona o los españoles este mismo año en Madrid...al tiempo.