Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

20 junio, 2005

¡Así se gana Aitor, así!

Lo que ayer vivió el pelotón mundial fue el retorno de uno de los corredores más dotados de la actual generación, tras haber perdido las dos últimas temporadas en el Fassa Bortolo. Aitor González protagonizó una etapa maravillosa donde atacó en subida y nadie le pudo seguir, ni siquiera el telespectador, porque coincidió con un bloque de publicidad. Se marcó prácticamente sólo la subida final al Furkapass, tras haber seguido el tren marcado por Moreni para Rogers en el Gothardo. Por delante circulaban algunos hombres como Koldo Gil o Beat Zberg, que se tenían que levantar de su sillín mientras Aitor se exigía una auténtica cronoescalada de ensueño, impávido y estático, con un pedaleo ágil que para sí quisieran muchos escaladores.

Coronó el Furka con 1´08" sobre el grupo de Rogers, al que nadie ayudó, y en el descenso y un pequeño tramo de sube y baja al entrar en el valle pudo mantener la diferencia, aunque en el tramo final totalmente llano el fuerte viento de cara le perjudicó, entrando en meta con 46" de diferencia. Eran suficientes, habida cuenta de que su desventaja en la general era de 36", y más contando los 20" de bonificación. Al final, Aitor González se hizo con la general con 22" sobre Rogers y casi 2´ sobre Ullrich, que pudo mantener su puesto en el podio tras flaquear en la montaña, dejando unos preocupantes primeros planos de sufrimiento. A Rogers la derrota le sentó mal, y no quería cámaras cerca que filmasen su decepción, la enésima de un australiano (McGee se hundió ayer y cierra como 8º de la general). Que se consuele sabiendo que tiene 25 años y todo el tiempo por delante. Por su parte, Aitor González se hizo con una etapa alpina y la general de la Vuelta a Suiza, llamada con toda justicia la "cuarta grande". Atacando en montaña de una manera demoledora, y subiendo puertos como si fuesen colinas, Aitor González se candida al Tour de Francia, aunque sus otroras magníficas cualidades contra el reloj parecen haber desaparecido por completo.

Para el Euskaltel, segundo gran éxito, grandísimo, tras el de Landaluze en el Dauphiné, incluso dando sensación de equipo. Laiseka ha andado muy bien y Mayo ha hecho sus pruebas (un poco por debajo de lo esperado, pero bueno) en lo que debe ser el bloque del Tour. Gorospe casi se come a Aitor en la tranquila meta, sin vallas de seguridad y sin apenas público. Por su parte, el de Zumárraga-Alicante se reivindica así mismo ante Ferreti y ante el pelotón. Jose Manuel Fuente era el único español que había ganado la Vuelta a Suiza con anterioridad, en el año 1973, enjuagando su enésima derrota en el Giro. Han tenido que pasar 32 años hasta que otro compatriota le sucediese en el palmarés. Sin embargo, cabe plantearse una pregunta ¿Era para Aitor un objetivo a priori? Yo creo que no, venía de abandonar en el Giro, de hacer 5º en la Bicicleta Vasca y en los planes de principio de temporada no tenía en programa hacer el Tour. Esta vez Aitor no ha fallado, simplemente porque no se le esperaba. Ha sorprendido a propios y extraños, y ojalá esta vez le sepa dar la continuidad que le faltó tras su epatante Vuelta 2002, una de las mayores exhibiciones que yo recuerde sobre las dos ruedas. Y la de ayer no le va a la zaga, porque los grandes campeones siempre ganan en solitario.
***
Segunda victoria para el Catalunya-Angel Mir en la Vuelta a Asturias, de la mano de su corredor Xavier Tondo, que supo batir en la meta a Eladio Jiménez, nuevo maillot amarillo. La etapa se vio perjudicada por una molesta niebla y apenas si se pudo ver los últimos metros. Samuel Sánchez entró un poco retrasado, y Eladio Jiménez tiene 22" de ventaja que defender hasta la etapa final de Oviedo. Sería su segunda victoria tras la Bicicleta Vasca, merecida y meritoria.

5 comentarios:

jefe dijo...

Aitor González es, quizá junto a Valverde y su compañero de equipo Mayo, el corredor español con más clase del pelotón. Pocos ciclistas nacionales son capaces de hacer lo que él hizo especialmente ayer, sin olvidar lo de antesdeayer. Y lo hizo ante reputados campeones del mundo como Ullrich y Rogers. La foto del enlace deja bien a las claras quien era el más fuerte.
http://www.cyclingnews.com/photos/2005/jun05/suisse05/index.php?id=stage9/cycling-protour-sui-gonz-76
Ullrich con cara de resignación y Rogers dando el máximo mientras el vasco-alicantino va fácil.

Aitor González nos ha brindado momentos fantásticos en nuestros sillones a parte de ayer. Aquella maravillosa fuga bidón (esa sí) de Pontarlier en el Tour 2001, en la que finalizó segundo en el sprint tras perseguir bajo un aguacero a Dekker y Knaven, con Wauters a rueda, y tras salir a los interminables ataques de los dos Rabobank. Un año después en el Giro de Italia venciendo dos parciales y, sobre todo, aquella fantásticaa Vuelta envuelta en polémica tras su cuestionable ataque en el Angliru, si bien dejaba claro quién era el más fuerte de su equipo: tres victorias de etapa, como la preciosa de Ubrique lanzándose a tumba abierta en el descenso del Puerto de Las Palomas (¿es así?) y superando a Luis Pérez en los últimos metros y las dos brutales cronos, mención especial a la de Madrid.

Luego dos años perdidos en el anonimato salpicados con dos victorias en el Giro y en el Tour. Para cualquiera jutificaría una vida deportiva; para él es poco, muy poco. Este año parecía volver por los mismos derrotero pero tras el Giro ha encontrado un golpe de pedal como antaño, favorecido también por un alza en el pedal derecho (leed el As). Como bien dice Sergio, parece haber perdido parte de sus dotes en la crono. ¿Será sólo culpa de la posición en la bici que le cambiaron en Fassa o será una evolución como ciclista? Lo veremos.

Parece que no irá al Tour (si bien podrían aprovechar su momento de forma en la primera semana para ayudar a Mayo en la CRE) y preparará a tope la Vuelta, en la que, junto con Mayo, será el líder del equipo.

Siento un post tan largo, pero siento debilidad por este corredor. Tan genial como extraño, ofensivo como pocos y astuto en carrera. El Vinokourov español (menos en lo de exrtaño).

Sergio dijo...

Comparto totalmente la debilidad por Aitor González, lo de ayer es una hazaña pocas veces vista, y menos por un español. Todas sus victorias como profesional son geniales, sin exceptuar ninguna, pero brillan especialmente las de contrapié: mi preferida es la de Orvieto en el Giro 2002.Una pena lo de Pontarlier...se retiró en la primera etapa de montaña, quien sabe si hubiese podido repetir lo de Gimondi en 1965...

quintus dijo...

Pues efectivamente, Aitor González es sin duda el corredor con más clase del pelotón español y con potencial para haber sido un más que serio rival para Lance Armstrong (ahí queda eso). Una delicia verle rodar (acoplado como pocos), si además está en forma pues... es simplemente imparable en cualquier terreno. Este fin de semana nos ha regalado dos jornadas memorables y ha conseguido la Vuelta a Suiza (palmarés selecto el suyo), sin embargo ahora llega el parón (no va al Tour) y una vez más me temo que se tomará unas semanitas de descanso, ya volveremos a entrenar para la Vuelta... en definitiva a vivir de las rentas tal y como le sucedió después de su espectacular triunfo en la Vuelta de 2002. Aitor ya tiene 30 años y evidentemente no va a cambiar ni su mentalidad ni sus costumbres, con lo que nos tendremos que conformar con esperar y... desesperar con que de vez en cuando nos deleite con alguna exhibición sólo al alcance de talentos privilegiados, serán pocas pero a lo grande como los toreros de arte.

Respecto a sus coincidencias con Vino, a mi personalmente me recuerda más a Jean François Bernard que al bravísimo Alexander, si el vasco-alicantino tuviera la profesionalidad del kazajo, otro gallo le cantaría.

Finalmente resaltar la actuación del luxemburgués Frank Schleck (apellido ilustre en el ciclismo del Gran Ducado) otro de la cosecha del 80 que viene con fuerza.

Jaimeguada dijo...

Va al Tour ¿no?. Pienso que si va tiene que buscar etapas y olvidarse de la general, ya que estando tan fuerte ahora, en la parte final lo iba a pagar. Cuando de una puñetera vez pongan las etapas en la página del Tour se podrán ver mas a fondo (sobre todo las de media montaña) porque ahora solo salen las de montaña.

Quien no va es Cunego. Es una pena porque daría espectáculo en la montaña (eso si se curase de su enfermedad).

Bueno, voy a seguir criticando al Euskatel, porque desde que lo hago 2 de 2. ¡¡malos!! ¡¡paquetes!! (... jejeje Mayo podium mínimo...)

Ah! Es muy pronto todavía, pero he visto el perfil del Mundial de madrid. Que llano. No me gusta nada. Ahí no se descuelga ni Ivan Quaranta. ¿Al final reducen este año de 12 a 9 corredores? mejor, ahora solo falta bajar de 9 a 8 en las grandes para poder meter 25 equipos.

Un saludo.

Mazinger dijo...

La verdad es que Aitor hizo una exhibición en las montañas suizas. ya el Sábado dio el primer golpe en Verbier y el Domingo camino de Ullrichen (en una de las etapas más difíciles del año) dio la mayor exhibición que yo le recuerdo en montaña. Sobre el tema Aitor ya he dicho muchas veces, que si tuviese un poco más de cabeza, seria el mejor corredor español para las grandes vueltas, pero claro estos años en Fassa, no fue muy "profesional" que digamos. Ahora está ante su segunda oportunidad, donde si tiene el nivel del 2002 podría optar muy seriamente a una Vuelta hecha por y para croners y hombres que se defiendan bien en la media montaña española, caracteristicas a las que se amolda el alicantino.
*********************************
Sobre la Vuelta a Asturias, decir que resultó muy loca, ante la ausencia de los grandes equipos. Y allí supo sacar tajada el Comunidad valenciana para jugar sus bazas y triunfar con Fito Garcia Quesada, en detrimento de Eladio Jiménez (gran triunfador en Bicicleta Vasca). Vista que la última etapa se las traia con Faya de los Lobos y Colladiella seguidos y le iban a llover palos a Eladio, que mejor que meterse en la escapada con Quesada y así hacer trabajar a los demás. Muy buena la estrategia de Belda, como suele ser habitual.
**********************************
Una situación muy similar se dio en la Route du Sud en Francia. La ausencia de los grandes equipos, propició dos escapadas bidón que dejaron sentenciada la carrera a las primeras de cambio.
**********************************
Lo que sucedio en estas dos carreras, son las consecuencias lógicas derivadas del establecimiento del calendario Pro Tour y si esto sigue igual, tenderán a desaparecer.