Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

11 junio, 2005

Landaluze, esta es tu oportunidad

Lo que desde las páginas de los diarios deportivos se presentaba como una etapa sin transcendencia para la general, atendiendo al criterio siempre esquivo de que no presentaba ningún puerto de primera, acabó convirtiéndose en una escabechina para la general y en el mayor momento de gloria para dos buenos corredores reñidos con la victoria como Axel Merckx e Íñigo Landaluze. De nada sirvió, porque hoy As titula "Landaluze coge el liderato tras una escapada bidón", que hay que tomarse como una inocentada. El hijísimo, un profesional como la copa de un pino que cuenta con 10º puesto en el Tour 98 (favorecido por el abandono en bloque de los españoles), un 4º puesto en el Mundial de Lugano 96, victoria de etapa en Prato en el Giro 2000, varios puestos de honor en clásicas de todo tipo y la medalla de bronce en los JJ.OO de Atenas, todavía tiene que ganar etapones como el de ayer para que se le tenga en consideración por sus características y no las de su padre. Atacó a 110 km. a sus doce acompañantes y se marcó en solitario en un recorrido rompepiernas por los prealpes franceses para llegar con 2´ 15" sobre Landaluze, que sólo en el tramo final se vió sólo. Al llegar a meta, lo primero que le espetó un odioso periodista francés fue "aquí también ganó tu padre". Como para no, se llegaba a Grenoble, la capital de los Alpes. Siempre la sombra del padre, pero con etapas como la ayer siempre en la memoria de los buenos aficionados.

Landaluze a su vez endosó unos brillantes 7´11" al pelotón de favoritos, donde el Gerolsteiner del líder Leipheimer reventó intentando perseguir a los fugados y, cosa rara en el ciclismo, no recibió ninguna ayuda, salvo la del Discovery, que le esperó cuando se cayó en el último puerto (tiene tendencia a besar el suelo el calvo americano). Por tanto, nada de fuga bidón. Entre los escapados estaban locomotoras como Hushvod, Noval, Mazzoleni, Aerts, Flecha o Chavanel. Se les intentó neutralizar y no se consiguió. Encima el periodista de As tiene la vehemencia de empezar la crónica explicando qué es una fuga bidón. Mejor pasar página. El bravo corredor algortarra se sitúa con 2´32" sobre Merckx y en torno a 3´15" sobre Armstrong y Vinokourov. Ambos intentarán ganar la carrera hoy, ayudados por el Joux Plane. A favor de Landaluze, si se recupera bien de la machada de ayer, está que la etapa sólo tiene 140 km (antes se sube la retahíla de Colombiere y Croix-Fry y otro más que no me acuerdo, desde que se descubrieron en el Tour de 1994 con la exhibición de Ugrumov siempre los presentan juntos), en su contra, además de los rivales, que sólo le quedan tres corredores en el equipo (el Euskatel se presentó en la línea de salida con 6 hombres): Koldo Fernández, Joseba Zubeldia y Aitor Silloniz, este último el farolillo rojo, los otros dos no muy lejos. Esperemos que Gorospe haya pasado la noche estableciendo alianzas con otros directores de equipo, porque el botín en disputa es muy valioso: nada menos que la Dauphine-Libere. Y para el humildísimo Landaluze, su primera victoria como profesional.
***
Comienza hoy la Vuelta a Suiza, con Mayo y Ullrich en liza. Sin embargo, mi favorito es Alexandre Moos, un suizo del Phonak que está en gran forma, y así sube con los mejores y anda muy bien contra el crono. También cuenta que es un furibundo nacionalista suizo, militante del partido político de Blocher.

1 comentario:

jefe dijo...

Un gran Landaluze que consiguió una gran ventaja (no sabía que no fue una escapada consentida) que le va a peritir, si no ocurre nada, ganar esta prestigiosísima carrera, puesto que hoy en Morzine se ha mantenido líder y tiene una ventaja de 50 segundos sobre Botero, que en la etapa de mañana, corta y acorde a las características del vasco, deben ser suficientes.

Y en la Vuelta a Suiza victoria del joven Eisel por delante de Boonen. Mañana la crono donde Ullrich debe obtener diferencias respecto a sus rivales, entre los que se encuentra Mayo. Veremos lo que hace Moos, pero no le veo en disposición de vencer la general.