Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

12 junio, 2005

Landaluze muestra su casta en una etapa digna del Tour

Puede que hoy pierda, puede que Armstrong se marque un número en el circuito de Sallanches que recuerde al gran Bernard Hinault, pero lo que nadie le va a quitar a Iñigo Landaluce es haber defendido su maillot de líder como un león en una etapa de nivel Tour, por mucho que la televisión francesa le haya ninguneado. En la base del Joux Plane el bravo corredor vizcaíno iba ya un poco retrasado (ayudado por dos Davitamon) respecto al grupo de los favoritos, donde ya había saltado Botero, a la postre vencedor, pero lo poco que lo pudimos ver sirvió para comprobar que medía visualmente la distancia, subiendo a su ritmo, sin nervios. A partir de entonces, el apagón. El jefe de producción francés decidió que Landaluce estaba muerto y se centró en las evoluciones de Botero y Moncoutie, por una parte, y de Vinokourov, Gómez Marchante y Leipheimer por otra, además de Armstrong, frecuente objeto de planos-detalle de toda su anotomía. No era poco: el gran kazajo atacó dos veces y se fue para enlazar con la revelación madrileña, mientras entre ellos y la cabeza de carrera continuaba un meritorio Mancebo, que subió todo el Joux Plane, en su estilo sufrido, por delante de los favoritos. A muy poco de la cima, apenas dos kilómetros, Landis entró en crisis total ante el ritmo de Armstrong, que sólo forzó en ese breve espacio, pero lo hizo de tal manera que caben pocas dudas sobre su forma. En un plis-plas se tragó a Marchante y Vinokourov.

Parecía que la etapa se la iban a jugar entre Botero y Moncoutie (cada vez me gusta más el francés), pero el colombiano aprovechó un repecho durísimo en la bajada para irse en solitario, recordando la grandísima victoria de Briançon en el Tour 2000, al mover esas cadencias de remero cuesta arriba. De no haber tenido su habitual “día malo” en el Ventoux (cedió 4´) sería el ganador de la carrera, pero ya sabemos cómo es Botero. Por lo menos, ahora que está de regreso, celebremos sus victorias imposibles, extrañas e ilógicas. Tercero en la etapa Mancebo, a menos de un minuto, que también se separó de Moreau en la subida y así llegaron a meta. Los favoritos llegaron a 2´50”, por lo que Botero se hubiese puesto de líder de no mediar un portentoso Landaluce, siempre en solitario, y al que se le perdona haber trazado las últimas curvas de una manera tosca: supongo que estaría atento a no caer donde lo hizo Heras en el Tour 2000, a pesar de que no se pasó por ahí. Conserva un minuto y pico sobre Leipheimer, Vinokourov y Armstrong de cara a la última etapa, además de 49" sobre Botero, complicada pero de sólo 120 km. Lo normal es que el kazajo ataque, pero el Gerolsteiner tiene que defender ese tercer puesto de su jefe de filas calvo. El problema es que ataque Armstrong, porque nadie va a poder ir detrás de él (¿Marchante?), y quiere su etapita: de no ganar, se presentaría en el Tour de su despedida sin ninguna victoria, algo que nunca ha hecho. Y el americano es hombre de costumbres fijas: lleva seis años seguidos ganando el Tour.
***
En la Vuelta a Suiza, primera etapa para el vecino austríaco Eisel después de un gran trabajo de su compañero Cooke, que precisamente taponó un ataque a 300 m. de meta de su "amigo" Bettini, un poco extraño si consideramos que estaba Boonen en liza. Al final el belga sólo pudo ser segundo y el gigantón de La Française dex Jeux consigue volver a ganar después de un inicio de temporada esperanzador. Ojito a él en el Tour.

***
Se equivoca Carlos de Andrés si cree que Armstrong es un caballero por esperar a Leipheimer camino de Grenoble. El año pasado en el Tour, en la etapa por el pavés donde pusieron en fuera de juego a Mayo, también se cayó el líder, Hushvod, y nadie le esperó. Es más, la locomotora de Hincapié se puso a tirar como un loco, aún cuando sabían perfectamente los que quedaban por detrás.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Un gran Landaluze, sí señor. Y lo mejor es que se puede ver por televisión, queramos o no, gracias al Pro Tour. Hoy veremos qué pasa, pero el vasco debe retener el jersey de líder y apuntarse su primera victoria como profesional. Esperemos que Marchante también se apunte su prmera victoria de la temporada. Si no, ya llegará en el Tour...

jefe dijo...

El de antes era yo. Aprovecho para comentar que hoy en la crono de la Vuelta a Suiza veremos de lo que son capaces de hacer los españoles, con atención especial a tres de ellos. Mayo y Valverde para comprobar su estado de forma de cara al Tour y Aitor González, que tras sus buenas prestaciones en la Bicicleta Vasca debe corroborar su buen estado en las carreteras helvéticas.

Anónimo dijo...

Sólo queria felicitarte por tu blog. Me gusta mucho leer tus notas. Gracias.

Sergio dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios, sean anónimos o no. A veces pienso que puede dar la impresión de que esto es un club restringido para unos cuantos pirados, y me gusta que haya anónimos que dejen sus mensajes, tanto como ver a los lectores habituales.