Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

18 marzo, 2006

Un Pozzato magistral resiste a todos los sprinters

Filippo Pozzato ha ganado la San Remo de una manera rotunda y convincente. Ha sido el más fuerte de la carrera y su equipo ha jugado su baza con toda la seriedad con la que se entroniza a un aspirante a jefe de filas en las carreras más importantes. Hasta entonces, el llamado Príncipe había ejercido de gregario para el Quick Step en las carreras del norte y en la Tirreno-Adriático, con notable éxito. Con 24 años consigue una carrera que cada año es más difícil de lograr, y al mismo tiempo sigue aprendiendo en Bélgica de los mejores maestros y en la mejor escuela. Tras un año de incertidumbres (2004) ha conseguido centrar su carrera. De príncipe a Rey, como en la fábula.

La fuga larga de San Remo tuvo a Unai Etxebarría escapado más de 240 km., en un claro anticipo del protagonismo de los corredores nacionales. Neutralizados al paso por Imperia, la Cipressa vio un ataque de Garzelli (7º al sprint) fácilmente neutralizado. La incorporación a la Aurelia propició una nueva fuga, francamente interesante: Schleck, Reynés, Moorenhout y el Quick Step Trentin, que por supuesto no entró al relevo. Nadie del pelotón quería tirar, a excepción de las motos de la RAI, denunciadas en directo por un Gálvez encolerizado ante la caradura de los italianos. Al inicio del Poggio cuentan con una decena de segundos, pero la joya luxemburguesa del CSC ataca decididamente y se libra de sus compañeros de fuga. Por detrás, movimientos poco interesantes (Valverde que asoma la cabeza para cumplir el expediente) salvo el ritmo que empieza a poner Pozzato: sube silbando y con una cadencia majestuosa. A menos de un km. para la cima el Rabobank empieza a tirar muy fuerte con un montón de unidades, Freire magníficamente colocado. En ese momento salta Ballan por la izquierda, en un ataque telegrafiado ¿y quien sale a su rueda? Pozzato como una bala, a ritmo del mejor escalador. Sin dar un relevo por la coartada Boonen, y mientras por detrás Astarloa fatiga para darles alcance, superan a Schleck y se lanzan al descenso, en donde se les unirán Samuel Sánchez y Rinaldo Nocentini.

Seis hacia la victoria en San Remo. ¿Si? Si. En el grupo el Millran intenta hacer la labor del Rabobank, pero Velo ha caído en combate y Sacchi es un corredor que poco puede hacer ante los galgos de delante. Tenían serias opciones de llegar a meta, pero el descontrol y la falta de organización puede con cualquier consideración racional. Y Pozzato que empieza a reir. Salta Ballan y lo neutraliza Astarloa, salta Samuel y se encuentra la misma esponja. El pelotón se acerca a falta de un km., Zabel hace un gran trabajo para Petacchi. Por delante sale Nocentini y Pozzato lo secunda, justo en el momento en el que Dekker enlaza a Freire y al pelotón al grupo cabecero. No tiene necesidad de mirar hacia detrás. Los metros que gana son decisivos y sólo le queda aguantar hasta meta, igual que hizo en la etapa de St.Brieuc en el Tour 2004. Abre los brazos mientras con las rodillas se sujeta al cuadro de la bicicleta, en su postura característica cuando gana. ¿Será posible que la mejor selección de sprinters no haya podido neutralizarle en el último km?

Posible y cierto. Pozzato es muy listo y muy bueno, además de muy rápido. El mejor colocado, con mucha diferencia, era Freire, pero esta vez le ha faltado pólvora y velocidad. Fue superado claramente por la izquierda tanto por Boonen como por Petacchi, que gana el sprint del grupo con una bicicleta de ventaja sobre el campeón del mundo. Este celebra el triunfo del compañero al mismo tiempo que cierra a Freire, pero la bonita foto le cuesta el tercer puesto ante Paolini, que no había conseguido nada relevante en esta temporada y que vuelve a obtener un buen puesto en una carrera de prestigio (ya fue tercero en 2003). Todos con los brazos en alto: Pozzato mostrando sus tatuajes chinos en el antebrazo, Petacchi con las manos en la cabeza, Boonen con los puños hacia el cielo. Todos menos uno. El gran derrotado ha sido Freire. A falta de 150 metros para meta parecía posible la victoria, pero no ha estado a la altura. El equipo ha trabajado magníficamente pero el tricampeón del mundo ha tenido un problema de fondo. Sexto en meta (cerrado por Boonen, Napolitano le ha birlado la quinta plaza del año pasado) y con una cara de rabia captada por la cámara de meta, los fans acérrimos como yo nos podemos aferrar a que todavía no está al 100%, pero también puede ser que haya perdido velocidad. En todo caso, cualquier hipótesis será confirmada en la campaña del norte. Pero que decepción, oigan. Tener la San Remo tan cerca y...bah...¡a esperar otro año!.

7 comentarios:

Mazinger dijo...

Al hilo de lo que comentas sobre el camara, decir que creo que el que reclamaba a la camara (y con toda la razón del mundo) fue Ivan Gutierrez.

Yo no veo decepción el puesto de Freire. Salia de una lesión y en poco tiempo estar para ganar una prueba como esta no es nada fácil. Está claro que le faltó un poco de chispa al final. Ojala hubiera tenido esa posición el año pasado, donde iba como un tiro y al final le faltó el apoyo de su equipo. Este año el equipo ha estado muy bien arropando al cántabro, pero sus piernas no eran las del pasado ejercicio (esa inactividad).

La escapada que se formó en el Poggio era muy interesante, y yo creo que de no ser por la presencia de Pozzato, hubiese llegado sin problema. El ganador no relevó por la labor de policia a la que estaba encomendado.

Mención aparte la "volata" de Petacchi. Como dije en mi comentario ha sido una soberana volata, digna de ser recordada, si no fuera porque solo le ha servido para ser segundo. Arrancó como un misil y en pocos metros ya les había sacado a Boonen, Freire, Napolitano y compañia más de una bicicleta de ventaja.

Y por último. Como dije el otro día en otro mensaje, hoy ha sido el último año con este recorrido (eso han comentado en la Rai). El próximo año y en conmemoración del centenario de la San Remo se insertara una subida (Pompeiana) entre Cipressa y Poggio para que la carrera sea algo más selectiva. Será el tercer cambio significativo (amén de los dos años que se tuvo que suprimir la subida al Turchino) de la prueba que en sus orígenes se basaba en el Turchino y los Capos de la Via Aurelia. Estos en sus orígenes causaban estragos, pero sobre los cincuenta ya empezó a predominar el sprint y eso provocó que el patrón Vicenzo Torriani metiera el Poggio en su recorrido, como aliciente antes de la llegada en el año 1960 (eso mató deportivamente las opciones de Miguel Poblet). Luego de unos años con alternancias con los triunfos del gran Merckx se volvio a la rutina del sprint a finales de los 70 y es cuando en 1982 Torriani introdujo La Cipressa para endurecer aun más la prueba. Como entonces los primeros años eliminó el sprint, pero desde 1997 solo Bettini ha llegado destacado en 2003 y el resto han sido sprints (con Tchimil y hoy Pozzato como avanzadillas unicas adelantandose a los grandes). Es por ello que Zomegnan (realmente lo pensó Castellano) va a introducir esa subida de la Pompeiana para el proximo año (si todo va normal) como tercera variante. Así la San Remo recuperará el sabor de antaño, donde los Capos decidian la carrera. Solo que el papel de los Capos de antaño lo tomaran Cipressa, Pompeiana y Poggio.

Anónimo dijo...

Hola amigos!

De acuerdo con vuestros comentarios. Sólo añadir que a mi el que me pareció más fuerte en el Poggio fue Ballan, al que costó mucho seguir. Hay unas imágines claras que se ve a Astarloa intentando unirse a él y a Pozzato, que estuvo sensacional siguiendo ese ataque. En el sprint Petacchi fue claramente el mejor.
Me recordó un poco a la llegada de la Paris-Tours 2004, la que ganó Erik Dekker: parecía que los sprinters lo iban a engullir y al final ganó, como Pozzato ayer. La diferencia fue que Dekker estuvo escapado toda la carrera.

Hay un link muy interesante sobre la nueva subida que quieren insertar el próximo año, la Pompeiana.

http://www.pezcyclingnews.com/default.asp?pg=fullstory&id=3010

Un saludo,

Arturo

Van Basckish dijo...

A mi lo que mas me a sorprendido es, con la facilidad aparente que han pasado Boonen sobre todo y Petacchi tambien, tanto Cipressa como Poggio, por mucho que metan otro, si hay equipo, hay sprint, o mejor dicho, si no hay ganas hay sprint. Ayer se vio claramente que con ganas se puede romper.

Sergio dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios. Hombre, esta claro que se puede decir que Freire estaba corto y todo eso, pero la sensación es la misma...a 300 metros de meta, en cualquier otra circunstancia, la victoria hubiese sido suya. Nunca había llegado mejor colocado al sprint de Vía Roma...en fin.

jefe dijo...

Freire está aún un poco corto de forma. De todas formas, quizá eso sea bueno de cara a abril, porque yo soy de los que piensa que el cántabro puede conseguir una gran variedad de palmarés, que bajo mi opinión es lo que más grande hace a un ciclista. Siempre he pensado que Freire se ha centrado demasiado en San Remo, y habiéndola ganado yo pensaría en otra cosa, habida cuenta de las condiciones que tiene. Por eso, espero que a partir de Flandes esté a su máximo nivel y pueda brindar a la afición alguna de sus grandes victorias.

Por otro lado, pique sin sentido de Samuel, que no entiende que Astarloa saliera a su rueda cuando atacó. Esto no es el Mundial...

Anónimo dijo...

Bonito espectáculo la San Remo una vez más, con una última hora en la que la emoción va siempre "in crescendo"; y buen artículo, Sergio, enhorabuena por tu blog.
Un apunte: no era Dekker el que llevaba a Freire en el último kilómetro, sino Horrillo.

Bruno

Sergio dijo...

Gracias de nuevo por los comentarios, especialmente de los debutantes. A veces tengo miedo de que este blog parezca un club privado donde siempre nos vemos los mismos, asi que cualquier nuevo lector es recibido con los brazos abiertos.