Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

28 marzo, 2006

Fin de semana de gran ciclismo

Tres carreras y tres grandes campeones. Ivan Basso, Oscar Freire y Tom Boonen demuestran con victorias y un gran espectáculo que el ciclismo lo forjan los grandes corredores que se exprimen en todas las carreras del calendario, las de gran prestigio y las que han quedado fuera del ProTour. Criterium Internacional, E3 y Brabante son carreras diferentes y con distinto énfasis, pero el denominador común es el empeño que han puesto estos ases del pedal.
***
Tom Boonen domina el calendario internacional a su antojo. Si el año pasado pasado se escapó en el Temmel a falta de 55 km. para después fulminar a Klier al sprint, este año la víctima propiciatoria ha sido Ballan, compañero de fuga en los últimos 40 km. La carrera es el GP E3 Harelbeeke y es la tercera vez consecutiva que cae en sus manos. Impresionante y sin paliativos, el campeón del mundo se aprovechó de una circunstancia de carrera que se veía venir. Se estaba subiendo a buen ritmo una de los múltiples muros de la carrera y ¿quién era el que marcaba el ritmo?. Robbie McEwen, el sprinter australiano que vive en Bélgica desde hace 15 años y que siempre ha corrido en equipos de la zona, sin dignarse nunca a presentarse en primavera. Conocido por sus marrullerías y vertiginosos sprints, ver su ritmo de ascensión y preguntarse cuando la iba a montar era todo un uno. A falta de 100 m. para la cima, el velocista se para, parece que haya tocado los frenos. El grupo se frena y en ese momento saltan Ballan y Boonen. Cuando el pelotón se da cuenta ya están muy lejos. Quedan fuera de juego un impresionante Klier, que insultará gravemente a McEwen en línea de meta, un Flecha muy activo, Van Petegem y Zabel.

El increíble Ballan vuela en la carrera, como por otra parte lleva haciendo desde febrero, pero en ningún momento hace alguna acción para desembarazarse de Boonen. Para no repetir los errores de San Remo, donde tiró del grupo como un poseso, le señala al belga que algo no va bien en su sillín. Al arcoiris le da lo mismo, da la impresión de que aceptará la rémora italiana como mal menor, que podría irse solo perfectamente. Colaboran como dos compañeros de equipo durante tres cuartos de hora de aburrimiento y final cantado. A 300 m. de la pancarta de meta Boonen sale como un rayo y Ballan se va tan contento a casa, igual de contento que Flecha tras ser tercero en la Roubaix de 2005 y llevar en volandas a Boonen hasta la meta. El del Quick Step le agasaja en meta (“sube, sprinta, va contra el reloj: es un pequeño Boonen”) entre el rugido de un público entregado ante la primera victoria de esta temporada en Bélgica. El sábado, la siguiente.
***
No está de más recordarlo una vez más. El ciclismo español ha ganado tres carreras en Bélgica en los últimos cien años: la Flecha Valona de Astarloa en 2003, el Brabante de Freire en 2005 y la propia repetición del cántabro ayer mismo. Con todo lo que eso conlleva, claro. Lo más evidente, que el cántabro es un fenómeno increíble y que el domingo controló la carrera con la suficiencia propia del más fuerte. Por mucho que les duela a algunos. Nuyens era el avatar de Boonen para la carrera y no supo encajar su derrota: “Freire no ha sido el más fuerte, sólo el más fuerte al sprint”. El belga se refiere cuando, a 4 km. del final, se fue por delante con Kroon hasta que Flecha y Freire los alcanzaron. Repasemos la carrera y verán como el improperio de Nuyens es la extensión del fenómeno del tomboonesismo, o bien: yo nunca pierdo, incluso cuando pierdo.

La Flecha del Brabante es una clásica que cuenta con la particularidad de que sus últimos 90 km (de un total de doscientos) se desarrollan en un circuito de 16 km. con tres subidas. Hay poco lugar para las encerronas, incluso por el hecho de que el pavés no es tan frecuente como en sus parientes mayores. Se conoce el recorrido y, por tanto, la forma de regular las fuerzas y saber donde aprovechar las ventajas del terreno. Nuyens se aferra a su efímero liderato durante un km, olvidándose de que a falta de 15 km., en otro corte provocado por él, también estaba Freire acompañado por De Groot. Y que fue a falta de 7 km. una acción del tricampeón del mundo la que provocó la selección final.

A Freire le acompañaba Flecha, el colombiano de Cofidis Duque, Kroon y Nuyens. Desde el momento en que el belga aceptó irse en un grupo de cinco con dos corredores del mismo equipo firmó su derrota. Por detrás, a un puñado de segundos, viajaban sus compañeros Baguet y Vasseur, expertos y muy fuertes, capaces de tirar abajo cualquier fuga. El juego estaba hecho. A 4 km. del final ataque de Nuyens al que solo responde Kroon, que no colabora. Por detrás un Flecha magnífico acerca a Freire mientras Duque desaparece, simplemente porque no puede seguir el ritmo de los dos Rabobank, dos misiles. Capturan a los escapados y en la última ascensión al Amsel es el propio Freire el que responde a las acciones de Kroon y Nuyens. Demasiado fácil reducir la carrera a “Freire es el más rápido al sprint”. Fácil o síntoma de un fenómeno que está muy de moda esta temporada entre los corredores del Quick Step. Freire ha estado a un nivel magnífico, como en Verona 2004: al ataque, en fugas, siempre en carrera. Y siempre el más fuerte, que es mucho más que un sprint de unos pocos segundos.

El sábado no tomó la salida en Harelbeeke y no estará en la salida de Flandes. Nuevas molestias en el isquio (que ojalá no vayan a más) y el magnífico estado de forma de Flecha y Dekker aconsejan que no exponga su maltrecha salud al pavés que todo lo hace saltar. En sustitución correrá el País Vasco, una carrera en la que no participa desde sus juventud en el Mapei y que, habida cuenta de su mejoría en la montaña, puede ser muy provechosa. Quien hubiese querido plantear el Tour de Flandes como un duelo Freire-Boonen (churras y merinas) tendrá que quedarse con las ganas, pero mucho ojo al duelo Quick Step-Rabobank.
***
El CSC había ganado las dos últimas ediciones del Criterium Internacional con Voigt y Julich. En 2006 ha continuado la serie con Ivan Basso, su corredor de bandera que sin embargo suele ver el podio desde otro nivel. Nos hemos acostumbrado al absoluto anonimato del palmarés del italiano, que ha disfrutado como un niño de la victoria en este pequeño Tour de Francia de dos días. Ha machacado a sus rivales en un fin de semana pasado por agua y mal tiempo, dominando en todos los terrenos. El sábado estuvo en el corte final con Dekker (vencedor de la etapa), el sorprendente Grivko y Astarloa, que se volvió a caer una vez más y marrar así una buena oportunidad de victoria. 10” sobre el resto de los favoritos, incluyendo un magnífico Caisse d´Eparge con Gutiérrez y Zaballa (4º y 7º en la general final).

En la semietapa de montaña (100 km., dos horas y media) rebasa y supera en línea de meta a un Domínguez redivivo, tras muchos movimientos en el pelotón por parte de gente como Contador o David López del Euskaltel. Mete 1´ a todos los favoritos menos a Dekker, que lo da todo en la subida para sólo ceder 15”. En otro tiempo, otro lugar, el holandés volador hubiese tenido la general a tiro, pero Basso a aprendido a dominar el reloj. Y sin perder fuerza en la montaña: sólo 64 corredores acabaron la etapa. Muchos abandonos por la lluvia, si, pero también 30 fuera de control. En la crono sólo cede por 1” ante Alberto Martínez (uno de los ejemplos más clásicos de corredor especializado en una carrera) y mete 9” a gente como Iván Gutiérrez. Un huracán, un corredor intratable. No ha tenido rivales de entidad. El Liberty presentaba en línea de salida a Jaksche (abandonó), Kasheskin, Caruso y Contador, pero ha acabado hundido en la general. Y Basso presenta su candidatura al Giro de Italia.

3 comentarios:

quintus dijo...

Unos comentarios rápidos. Gracias a cycling.tv pudimos ver el brillante triunfo de Óscar Freire, alguien a quien no entiendo que se pueda criticar desde España. Cuando se retire muchos se darán cuenta del lujo que supone contar con un corredor con esa extraordinaria mezcla resistencia, velocidad y estrategia. Su actuación del domingo fue espectacular, dominando la carrera con maestría de campeón, eso sí la ayuda de Flecha, impagable. Por cierto lamentable la repercusión mediática del éxito del cántabro, reconociendo que se trata de una semiclásica al fin y al cabo es un triunfo internacional. Lo del Marca y su radio es especialmente lamentable.

Me parece que en el Criterium Internacional vimos al futuro ganador del Tour. Basso está en su momento, con la edad justa y controlando todos los terrenos, regular como ninguno, la única posibilidad que le veo de que no gane el maillot amarillo en París es que se cebe demasiado en un Giro que se presenta durísimo y que requerirá del vencedor un desgaste extra que puede pasar factura en julio.

Mención especial para el ucraniano Andriy Grivko (22 años, Simferopol), otro de los juniors ucranios criados en Italia que marcha en la senda de Popovych.

La actividad ciclista se multiplica, preciosa etapa en La Panne y curiosas declaraciones del tándem Gorospe-Madariaga instando a Euskaltel a confirmar su patrocinio en 2007. Ahora vienen las prisas, pero justificar los sueldos estelares de Mayo y Zubeldia va a estar más que complicado. En fin son temas que seguro tienes previsto tratar.

Saludos…

Sergio dijo...

Gracias por tu interesante comentario. Hoy tampoco puedo postear, pero si que he visto la exhibicion de ayer de Luis Leon en Flandes: para mi es el joven mas prometedor, verlo rodar es impresionante, casi alcanza a los fugados.

En cuanto a cycling.tv, he vuelto a ver la carrera y da igual en que km. empieces, siempre ves a Freire delante. Una exhibicion de epoca. La repercusion mediatica en esos medios que dices es la esperable, pero en El Pais la han tratado como se debe.

jefe dijo...

Una pena que Freire no vaya a Flandes, aunque lo entiendo debido a sus molestias. Y me da especial pena porque siempre he pensado que Freire tiene condiciones para ganar esa carrera, y nadie me va a apear del burro en eso. No obstante nos queda un Flecha en estado de gracia y que en esas carreras se mueve como pez en el agua.

Mucho ajetreo este mes, sin duda el más emocionante y bonito para los aficionados a este deporte. Muchas cosas que comentar, y todo huele a barro, lluvia, ataques...quien diga que esto no es bonito no es persona...