Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

25 julio, 2005

Vinokourov y su última frontera

Hay pocos corredores de los que se pueda decir que siempre que ganan lo hacen de una manera que será recordada siempre. Entre los actuales se cuentan A.González, Iban Mayo y Alexander Vinokourov, que ayer ganó en los Campos Elíseos de París, uno de los marcos más prestigiosos del ciclismo y a la vez más restringidos, por cuanto parece coto privado de los sprinters. Ni escapada ni ataque en el kilómetro final, dos características que ya conocíamos del kazajo, sino al sprint puro y duro, eso sí, perfectamente lanzado por un Bradley McGee que había perpetrado un Tour completamente anónimo hasta ayer. Tercero en meta Cancellara, que el año que viene correrá para el CSC, donde tiene que madurar definitivamente como corredor de clásicas, y a partir de ahí la corte de australianos rápidos (O´Grady, McEwen y Davis, muy bien en su primer Tour). El triunfo de Vinokourov es impresionante, por cuanto desde 1994, cuando ganó el francés Seigneur en una escapada (L´Equipe tituló al día siguiente Seigneur et Matrie, en referencia al cuarto Tour de Indurain, donde más arrasó el navarro) nadie había roto la dialéctica de París-sprint asegurado. Es más, el hecho de que sea un corredor para la general lo emparenta con el triunfo de Hinault en 1979, cuando el terrible bretón aseguró a los periodistas que iba a ratificar su segundo triunfo en el Tour con una victoria parcial, cuando ya habían pasado todas las etapas de montaña y contra el reloj.

Vinokourov ya había enjuagado los 2” de diferencia que le separaban del 5º puesto de Leipheimer en un sprint intermedio, lo que demuestra la impresionante ambición de un corredor único e inclasificable. Una vez conseguido su objetivo, no se amoldó al pelotón y volvió a hacer lo increíble. Digamos que si Armstrong comparó a Hincapié con Merckx por hacer podio en Roubaix y ganar la etapa reina del Tour un mismo año, ¿Qué diría de Vinokourov? El indomable del T-Mobile ha ganado esta temporada la L-B-L, en el Mont Ventoux en el Dauphiné, y en el Tour, la reina de los Alpes con Madeleine y Galibier (170 km. escapado) y al sprint en París. Sin temor a equivocarme, eso no lo ha hecho ningún corredor nunca; es más, si contamos que el arco natural de los últimos 12 meses se incluye el bronce en el Campeonato del Mundo CRI de Bardolino, la hazaña llama a las leyendas del ciclismo. Ojalá no se detenga mucho tras los fastos del Tour y haga algo en las numerosas carreras ProTour de agosto, puesto que parece el único corredor del pelotón en grado de inquietar a DiLuca para conseguir el maillot blanco del ProTour a final de temporada. Y siempre al ataque, que maravilla. Si no llega a ser porque se le atragantó la primera etapa de montaña en Courchevel hubiese repetido su tercer puesto final en el Tour de 2003.

En la Vuelta a España de 2002, la de A.González, realizó una crono en Córdoba que metió miedo, pero una lamentable caída (ha tenido muy mala suerte en ese aspecto) le quitó de la lucha por la general, donde sin lugar a dudas hubiese tenido opciones de podio, aunque no creo que hubiese estado al nivel del increíble corredor de Zumarraga (al que también le gusta mucho atacar, pero que no es tan constante como el kazajo) ni al de Heras, pero hubiese sido interesante verle escalar el Angliru. El año pasado también corrió la Vuelta (en 2001 ganó una etapa ante la tontería impasible de Laiseka y Chente) como recuperación tras su brutal caída en la Vuelta a Suiza, pero no empezó a rendir hasta las etapas finales. En todo caso, conoce la carrera y debería intentar salir a ganarla, puesto que el recorrido de este año se le adapta a la perfección. T-Mobile fichó a Sevilla para ayudar en el Tour y como jefe de filas para la Vuelta; vista la inconsistencia del manchego en la montaña (18º en la general final del Tour, gracias a dos escapadas) parece más adecuado exigirle al kazajo un último esfuerzo antes de su anunciada marcha del equipo al final de la temporada. Un corredor que ha ganado la Paris-Niza en dos ocasiones, el Dauphiné y la Vuelta a Suiza necesita una victoria en una carrera de tres semanas para coronar un palmarés notabilísimo.

3 comentarios:

jefe dijo...

Qué puedo decir, quizá mi corredor favorito en la actualidad (junto con Valverde). Poco a poco, año tras año, se ha ido fabricando un palmarés de lujo al que, como bien dices, le falta una vuelta grande. Este año parece que volverá a la Vuelta y si lo hace vendrá, como siempre, a ganar. No especula nunca, ni toma el pelo a nadie. Si no rinde, no hay excusas, no va. Nunca hay falta de motivación, nunca hay fraude a la afición, siempre deja todo lo que tiene (el año pasado venía en buenas condicones pero si recuerdas tuvo problemas gástricos, una pena). Ojalá acuda a la Vuelta finalmente (al principio de la temporada lo tenía en su programa) y podamos ver una lucha de tú a tú ante Aitor y/o Mayo. Qué gran fichaje ha hecho el Liberty (ya está confirmado). Este sí le dará brillo en el Tour.

PD: mi velogames, mediocre
825 Go Vino! ( jefe brown , Spain , Standard ) 2950

jefe dijo...

Por cierto que es de los pocs corredores que quedan en el pelotón que es capaz de rendir desde marzo a octubre a un nivel altísimo. Él, Valverde, Flecha, Voigt...¿hay alguno más?

Anónimo dijo...

Como puede cambiar la perspectiva con los años.
Fabrizio