Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

17 julio, 2005

También sin equipo

Parecía que la clave para derrotar a Armstrong pasaba por dejarle sin equipo, lejos de meta y contra rivales fieros. Ayer, camino de Aix 3 (o Plateau de Bonascre) el americano vio como su equipo se pulverizaba en el inicio de la terrible subida a Pailheres, un puerto de aupa. El Telekom puso un ritmo asfixiante y Vinokourov atacó. En un segundo todo se puso patas arriba y delante quedaron un puñado de corredores, los mejores de la general con excepción de Moreau y Botero. Mientras Basso realizaba sus ataques modelo Ortisei (mas bien acelerones) se fueron quedando en cuatro: el italiano, el americano, Ullrich y Landis. Por delante circulaba una numerosa escapada, donde Totschning y Garzelli parecían los mas dotados. El austriaco descolgó al ganador del Giro 2000 a poco de la cima y coronó con 4´30” (con esa diferencia le daba de sobra para ganar la etapa, como así fue) sobre el grupo donde Armstrong estaba sólo ante los ataques. Bien, pues nadie atacó, más que nada porque iban asfixiados después de haber encarado Pailheres a toda velocidad. Sin equipo, si, pero también con fuerzas suficientes para controlar a todo el mundo.

En la bajada hubo cierto reagrupamiento, pero en la subida final de 8 km a Aix 3 se fueron quedando en el mismo orden con el que se quedaron en la anterior subida. Basso hizo un único acelerón y, al poco de llegar a la cima, Armstrong puso su marcheta, cada vez más endeble y ramplona, pero suficiente para acabar con sus rivales. Basso entró a 2” y Ullrich a 18”. Un poco más atrás, Landis y Leipheimer, y a más de 40” Mancebo y Rassmusen, que nunca pudieron seguir el ritmo de los mejores. De los Alpes a los Pirineos sólo continua un mismo hombre delante: Armstrong. Incluso repite el mismo puesto que en la primera etapa de los Pirineos del año 2004, la de La Mongie, mientras que Totschning y Basso han intercambiado puestos. Para el bravo escalador austriaco (integrante del Polti en la increíble Vuelta a España 1996 que se marcaron los italianos, vencedores por equipos con Rebellin y Gianetti), la mejor victoria de su palmarés con 34 años; para Basso, acariciar la segunda posición del podio y poder decir que ha atacado (acelerado, pedaleando rápido como Sastre) en montaña. En cuanto al resto, Mancebo se aleja del podio, ya que pierde tiempo en la montaña con contrarrelojistas como Landis y Leipheimer, además de Ullrich.

Para el espectador, quizás la sensación de que en el Macizo Central pueda pasar algo, habida cuenta de la ya manifiesta debilidad del Discovery. Phonak, CSC y sobre todo T-Mobile tienen corredores para lanzar por delante camino de Albi, Revel y Mente. Corredores que después pueden ayudar en caso de que alguno de sus líderes quiera atacar en ese terreno, porque para mañana no parece haber nadie con categoría como para atacar a Armstrong. Nadie atacó subiendo el Galibier, lo que seguramente hubiese dejado igual de desnudo al americano y el Discovery no hubiese podido hechar el cepo a Vinokourov y Botero. Pero claro, como nadie lo intenta...Ayer al menos lo intentó el T-Mobile y aunque no cayó Armstrong, cayó el equipo. Y en el Macizo Central, con 40º grados y carreteras donde el asfalto se pega al tubular, quedarse sin equipo es quedarte muerto. Yo me aferro a eso, porque mañana el puerto final, St. Lary Soulan, se acomoda a las características de Armstrong como anillo al dedo: pendiente media elevada y longitud media, perfecta para conseguir su primera victoria de la temporada. Aún así, la veré por la tele. Si es que no aprendo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de tanta siesta sacrificada para nada parece que sólo resta enaltecer la labor del más intrépido y atolondrado corredor de esta monopolizada carrera, Vinokourov, un auténtico "terrorista" sobre ruedas, el único tipo con las agallas suficientes para lanzar ataques, demarrajes (cuánto tiempo sin ver esa palabra). Y si no lo consigue escalando, coge carrerilla en el descenso y ataca al inicio del puerto.Ya podrían algunos tomar buena nota del Kazajo.

Pelderoke dijo...

Es cierto , Vinokourov es una auténtica bendición para el ciclismo . A ver si toman nota otros . Ayer tanto el CSC con Basso como el T.mobile en bloque lo intentaron , se agradece y mucho , lo que ocurre es que es chocarse contra una pared, Armstrong es mejor y está en mejor forma, no hay nada que rascar. Hoy hay una escapada numerosa en la etapa reina con corredores buenos como Hincapié , Boogerd, Caucchioli, y el inefable y ejemplar Pereiro , otro de los corredores que van a salir muy reforzados de este Tour, a pesar de no poder cumplir con su objetivo de subirse al podio , es un corredor muy combativo y muy bueno , que ha sabido comprender que para la general no dá y busca otros objetivo ( ya podrían aprender los Karpets, Heras , Mayo , Zubeldia y compañía). En fin , qeu se promete interesante y emocionante el Tour del año que viene , se habre una nueva era y eso siempre es interesantísimo.