Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

09 mayo, 2006

Schumacher, un bólido en Namur

En el ciclismo, todo cambia con la lluvia. Ayer llovió durante todos y cada uno de los 200 km. de la etapa que atravesaba Valonia, a veces caprichosamente pegados a ese río-mar que es el Mosa, a veces -la mayoría- a grandes autopistas. A 50 km. se produjo una previsible montonera y el peor parado fue Alessandro Petacchi: aunque consiguió acabar la etapa, se ha roto la rótula y peligra su participación en el Tour de Francia. La noticia es de alcance si tenemos en cuenta que en las últimas tres ediciones del Giro ha ganado 19 etapas. Esta vez no podrá ser, y el equipo fantasma que es el Millran quedará expuesto a la contradicción de ser gregarios sin un líder.

Una etapa que tenía que ir volando para llegar cansados a la subida a Namur fue lenta, lentilla (poco más de 39 km/h) y, mientras el Quick Step controlaba férreamente la carrera, muy pocos corredores se aventuraban a saltar. Lógica de clásicas, y Bettini que tenía que dar la estocada. Al inicio de la ascensión, salta el rejuvenecido Loddo. No va muy lejos y es el turno de Rubiera, un corredor que bajo la lluvia se transforma y que ganó las etapas reinas del Giro en 1997 y 2000. Faltan poco menos de dos km. para meta y su aventura apenas dura un respiro, ya que un Gerolsteiner salta y le rebasa fulminantemente. Por su pedalada es fácil adivinar que ganará la etapa. ¿Quién es? Schumacher, el joven de 25 años que el año pasado arrasó en varias carreras con el Shimano para después protagonizar un extraño positivo y fichar esta temporada por el equipo celeste alemán. Ya fue tercero en una etapa de la Paris-Niza tras Boonen y Davis, ganó una prueba por etapas en Francia y disputó el mes de abril a tope. Se suponía que llegaba ajustado al Giro y en el prólogo marcó un meritorísimo cuarto puesto. Dicen que sube, sprinta, va contra el reloj y que es ambicioso. Ayer ganó a lo campeón en un final difícil, y encima se pone la maglia rosa.

Rubiera apretó los dientes para entrar segundo por delante de todo el pelotón, encabezado por una avanzadilla con Rebellin, Bettini -el gran derrotado de la jornada-, Gilbert, Voigt, Molleta -tras trabajar como un chino para sus dos líderes-, I.Gutiérrez -se le dan bien estos finales- y Savoldelli, que ha vuelto a meter tiempo al resto de los aspirantes a la victoria final, 7". Eso sí, algunos como Simoni (23") o Rujano (49") ven como el corredor que les derrotó el año pasado ya tiene la misma diferencia con la que se coronó en Milán...algún buen analista sacaría una conclusión de esto, yo no me voy a atrever. Ahí va un tópico: la carrera acaba de comenzar y nadie ha ganado ya el Giro, pero si que hay algunos que lo han empezado a perder.

Y para no perder la costumbre, hay un tipo de corredores que nunca pierden (juro que acabo ya con los juegos de palabras). Paolo Bettini, sin ir más lejos. Ahí va, en todo un compendio de filosofía occidental que haría casteñear a Sócrates, su análisis de la jugada del ganador de la etapa: "Cuando atacó Rubiera, dudé un segundo y después ya fue demasiado tarde porque una moto de la organización me bloqueó justo en el momento en que Schumacher se iba". Como en Hamilton, vamos. Como este año en Flandes. Pobre Bettini, siempre duda un segundo, precisamente ese segundo. Y si hay una moto de por medio, mejor que mejor. Había dicho que llegaría de rosa a Italia, y una vez más en esta temporada se ve superado netamente por otro representante de la generación que viene a jubilarle. Como debe costar admitirlo, pardiez.
***
En Namur está el Parlamento Valón, que ayer suspendió sesiones para recibir al Giro de Italia. La oposición ha protestado, en parte porque le va en el sueldo y en parte porque tienen razón. En todo caso, la locura de los belgas por el ciclismo alcanza cotas difíciles de explicar a profanos.

5 comentarios:

Sergio dijo...

¿Qué posibilidades tiene Schumacher de hacer un buen Giro?

jaimeguada dijo...

Un buen Giro ya lo tiene hecho. 4º en el prólogo, una etapa y vestir la maglia. Todo lo que consiga a partir de aquí será ya un "super-Giro" o como se quiera denominar.

Por otro lado, las pocas etapas llanas que hay van a ser mas difíciles de controlar con Petacchi fuera. ¿Quién le echara una mano a Davitamon Lotto? Gerolsteiner para el liderato y Pollack y poco mas...

Un saludo

Anónimo dijo...

Para la categoría que tenía hasta ahora, ya ha hecho un muy buen Giro. Posiblemente sea la primera victoria importante que alcanza, ya que La Sarthe (ganador este año)se ha convertido en una prueba de la Copa de Francia exclusivamente.

Yo veo que puede hacer un Giro al estilo de Bettini el año pasado, pero raramente se dejará ver la última semana. Otra cosa sería toda una sorpresa, aunque el chaval el joven, 24 años, y todo puede pasar.

jefe dijo...

Desde luego, este corredor tiene más pinta de clasicómano que de otra cosa, así que su Gir ya es bueno. Habrá que tenerle muy en cuenta en el futuro. Hoy otra para McKewen, y no será la última.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. No, si la pregunta iba porque me temo que Schumacher va a ser la sorpresa del Giro...