Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

19 mayo, 2006

La etapa nuestra de cada año

Cumpliendo una inveterada tradición del ciclismo patrio, Joan Horrach ha ganado una etapa del Giro de Italia, un hecho que se sucede año tras año en la gran carrera por etapas. Sin quitarle ningún mérito al ciclista mallorquín, que está en el equipo como parte de la cuota étnica del antiguo patrocinador, la relativa fácil periocidad de este tipo de victorias tiene que llevar a reflexionar sobre por qué teniendo a grandes corredores para la clasificación final todos van al Tour. Indurain seguirá siendo por bastantes años más el único español que ha ganado el Giro. Mientras tanto, bienvenidas sean todas las etapas.

La escapada del día se formó a los 10 km. de la salida, justo en el momento en que se producía una grave caída en el pelotón; esta ha tenido como consecuencia el abandono de Laiseka, que estaba en buena forma, y que Gontchar entrase en meta con 10´ de retraso: una gran desgracia para el ucraniano, que era un firme candidato al podio final. Por delante no iba ningún corredor que pudiese inquietar a Basso, y así todos se dejaron llevar por el paisaje de una de las zonas más bonitas de Italia: Livorno, Pisa, Viareggio (una especie de Benidorm de los años 30), Carrara y los Alpes Apuanos siempre blancos por el mármol, el golfo de La Spezia y de cabeza a Le Cinque Terre. Mientras el helicóptero y el realizador se divertían en las espectaculares tomas de Vernazza y otras maravillas, por delante empezaban las hostilidades.

Emmanuelle Sella, el diminuto escalador del Panaria y el principal beneficiado de cara a la general por la escapada, tenía un compañero trabajando para él, y la ventaja de la escapada alcanzó los siete minutos a la altura de Levanto (30 km. para meta). Una salvajada sólo explicable porque el CSC, tanto en la Volta como en el Giro, en cuanto puede se escaquea de sus funciones de control de la carrera. Cosas de Rijs, pero si no llega a ser por el ataque de Di Luca, las ventajas en meta hubiesen sido mayúsculas. Sella y el activo Mori tomaron algo de ventaja bajando el Paso del Bracco, pero con unas caídas de juvenil (la carretera no era peligrosa, únicamente técnica: nadie en el pelotón de los favoritos se cayó) por partida doble reagruparon a los escapados. En medio de ataques sin mucha entidad (Belli, el último representante de la generación de 1970) Horrach realiza un contrapié a falta de medio km. que le da su mejor victoria.

La cuota étnica de mallorquines ha acallado con victorias cualquier malidicencia: Reynés en Paris-Niza 2005, la prodigiosa primavera de Colom o esta última muesca de Horrach son buena prueba. Este último vivió momentos de gloria en Portugal y la Vuelta a Asturias enrolado en el sospechosísimo Maia del EPO a Bernabeu y Fran Pérez, y desde entonces, como tantas veces pasa, no ha vuelto a alcanzar ese nivel. Una bonita victoria que justifica una vida profesional. El pelotón entró a 7´encabezado -cómo no- por Bettini y ahora Sella es 4º en la general, Belli 5º y Beltrán 7º. Genial por el CSC: ahora van a tener que controlar en la montaña a un nuevo corredor del Discovery.
***
En la Volta mi titular espectacular del otro día ha quedado más anticuado que el cambio eléctrico. Tercera etapa consecutiva para un equipo no ProTour, el Andalucía Paul Versán que repite con García Quesada. Mientras el hermano mayor y mejor está corriendo la trepidante Carrera de la Paz tras apostar mal con el Unibet (ligera ironía sutil), Adolfo ha incremento su ya apreciable palmarés batiendo al sprint a sus compañeros de escapada Arroyo, Eladio Jiménez y Cañada, que se pone segundo en la general.

El Kaiku ha sufrido para mantener la carrera: ha habido escapadas con Mancebo, Moreau, Menchov, Plaza, Leipheimer...pero todo ha entrado dentro de las coordenadas. En los últimos km. se han ido al suelo Cañada, Botero y Mancebo, como si una extraña maldición afectase a los que intentan atacar al líder. El peor parado ha sido el sospechosamente en forma Hunter, que se ha retirado con la clavícula rota. Mañana habrá más movimiento: por muy devaluada que esté, la Volta a Cataluña sigue siendo la mejor joya del palmarés para todos sus pretendientes.

3 comentarios:

Trueba dijo...

El Tour: Pues sí, es increible cómo esta carrera, algo descafeinada este año, es la estrella sobre la que orbita este deporte. Decían que la marcha del patrón, Armstrong, iba a diversificar las opciones, que los corredores iban a probar a ganar otras carreras, otras planificaciones...salvo el intento de doblete de Basso(algo realmente positivo), más de lo mismo. Ahora todo el mundo se ve con piernas para poder asaltar el Tour. Veremos cuantos hipotecados al tour se dejan allí su temporada sin pena ni gloria, no serán pocos.

A mi la sangre fría y conservadurismo de Horrach durante la fuga han llegado a exasperarme, se le veía con piernas pero nada atento a los cortes y tremendamente rácano. Al final atacó en el momento justo y se llevó el triunfo. Una victoria de pillo con algo de suerte.

En cuanto a la doble caida de Sella y Mori, opino que la culpa fue siempre de Mori, para Sella fue muy difícil corregir la trayectoria en las dos ocasiones y esta noche tiene que tener pesadillas con el Saunier. Un Sella quien por cierto dió toda una exhibición, subiendo él todo el puerto y haciendo selección, escapándose, cayéndose dos veces, y remontando para quedar 3 º de la etapa y 2º en el grupo que seguía a Horrach.

Había que oir a Bulbarelli en la RAI, narrando la entrada de Horrach como el que narra un funeral, totalmente abatido, y proclamando "vencedores morales" a Sella y a Mori, después de haber afirmado que "los extranjeros no colaboraban".

Realmente vistoso el recorrido, pero el sitio ese, Vernazza, me ha dejado alucinado. Qué belleza.

Mañana el San Carlo y con él comienza la "semana apocalíptica".

jefe dijo...

Igual que dije que la actitud de Mori el otro día fue de juzgado de guardia, la de Horrac ayer no le anda a la zaga. Se le veía uno de los más fuertes, por no decir el más, y no ha salido a ningún ataque ni ha dado ni un sólo relevo. Al final se ha llevado el gato al agua, pero si hubiera sido extranjero lo hubiéramos criticado por su comportamiento en carrera.

Respecto al Giro, decir que la ocasión de ganar un Giro para corredores extranjeros va a venir que ni pintada en los próximos años. Savoldelli 33 años, Simoni 35, Di Luca 30 (y no es consistente en tres semanas)... Sólo nos queda Cunego con 24 y Basso con 28, pero dudo que este último intente hacer todos los años Giro y Tour. No sé porqué pero creo que le veremos en la Vuelta algún año. Y por detrás no se ve ningún italiano con garatías en pruebas grandes. Claro está, estas opciones para los extranjeros vendrán si deciden acudir a la ronda italiana.

Leon dijo...

Honchar el triste cedió ayer 7 minutos al pelotón.