Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

08 abril, 2005

Di Luca, cinco días de gloria

La Vuelta al País Vasco ha bajado el telón con una contrarreloj a la que se presentaban una terna de candidatos separados por escaso margen. La etapa de ayer la ganó espectacularmente Alejandro Valverde (4 etapas en la Ronda Vasca en 3 participaciones, el próximo año sólo le vale el triunfo final) en una recta en la que superó en 150 metros a 5 corredores (2º Di Luca, 3º Perdiguero) y le dió tiempo a mirar hasta 4 veces a los que iba dejando rezagados. Ojalá sepa centrarse y estar delante en las clásicas de asfalto a partir de la próxima semana. De momento, se sabe que las está preparando con vídeos. No vendría mal que se acercase a verlas. En el sector matinal de hoy, ataque de salida de Voigt, igual que el año pasado, la estrategia del trotón alemán es clara: para un estajanovista de la bicicleta como él, las etapas de 90 km. son un regalo. Las plantea como una contrarreloj, dos hora y pico de esfuerzo y que le echen los galgos, el ya se encarga de pedalear con esa planta espectacular que tiene. Por detrás, ataque de Di Luca desde la base del puerto que lleva a la basílica de Arantzazu, que le llevó a tener 18" sobre el pelotón a mitad de ascensión, después enjuagados en apenas 2" sobre Aitor Osa que no le dieron el liderato. Parecía que lo apuntado en el post del martes se iba a seguir cumpliendo, el "siempre al borde de la gloria".

Pues no. Tras una semana espectacular donde ha sido 1º, 5º, 5º, 2º, 3º en el sector matinal y 4º en la contrarreloj de hoy por la tarde, Di Luca se ha hecho con su victoria más prestigiosa tras el Giro de Lombardía de 2001. Di Luca ya dejó escapar estúpidamente la Tirreno-Adriático de 2003, donde tras ganar dos etapas, en la última etapa se vió sorprendido por un ataque del siempre oportunista Pozzato, que se llevó la general de la carrera de los dos mares. Esta vez no, hemos visto a un Di Luca como el que se prometía en sus inicios, siempre atacando, rabioso, muchas veces sin control. Así fue en el sprint del miércoles, a 600 metros de meta, así ha sido esta mañana, desde la base del puerto, así ha sido esta tarde, donde ha firmado una de sus mejores contrarrelojs, en una disciplina que siempre le ha resultado esquiva. Felicidades a Danilo Di Luca, vencedor de prestigio para una carrera de prestigio y, sin duda, el más fuerte en estos cinco días. La victoria parcial contra el cronómetro ha sido para Contador, que por un momento pareció tener a tiro la general, y que ha sacado 5" a Julich y 8" a Rebellin (que sube al podio de la carrera: siempre ha rodado bien en el País Vasco). Se cierra así una nueva edición de la Vuelta al País Vasco, donde quizás sea necesario introducir algunas modificaciones para animar el recorrido, siempre a expensas de lo que pase en la contrarreloj final. Muchos de sus participantes los veremos en breve en las carreteras de la Amstel, la Flecha y la Lieja. Si Di Luca sabe controlar sus ímpetus, puede ser el hombre a batir.
* * *
Ayer, Carlos Barredo 3º en el GP Pino Cerami, escapado desde la salida. Apunta buenas maneras este chaval de Gijón.

2 comentarios:

jefe dijo...

Di Luca sin duda ha merecido la victoria y he de decir que me ha sorprendido la victoria final porque en la crono pensaba que Rebellin enjugaría la diferencia entre ambos. Contador fantástico otra vez dejando claro (si es que todavía no lo estaba) que es una estrella en ciernes. Voigt sensacional una vez más, como dices con una manera tremendamente estética de montar en bicicleta, con esas caras de esfuerzo al límite. Un espectáculo. Y Valverde la verdad es que ha dado sensaciones contradictorias, a veces de mucha fuerza, a veces de debilidad. Hoy ha tenido que trabajar para Osa cuando Di Luca se ha escapado, pero tanto en La Lejana como el primer día no se le acabó de ver fino. Sin embargo, en los sprints ha estado brutal. Veremos en la hora de la verdad a partir de Amstel.

balrog dijo...

pues estoy de acuerdo Di Luca es el que más merecido la victoria, Voigt como siempre cuando decide que se va ha que echarle una cuerda porque sino hay quién lo coja.
Y que decir de Contador, va a ser bueno muy bueno a poco que no se le tuerzan las cosas