Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

11 abril, 2005

Bienvenidos a la era Boonen, señor de Flandes y Roubaix

Todavía están preguntándose que fue lo que pasó. En que momento de la carrera se dieron cuenta de que había un grupo delantero formado nada más y nada menos que por Flecha y Cancellara, Michaelsen, Van Bon, Backsted, Hincapié, Boonen y Pozzato. Así fue como yo ví la carrera por primera vez a 70 km. de meta. Leves referencias a una caída de Van Petegem que le había dejado fuera y un espléndido Barredo al ataque de nuevo en un grupo delantero sin visos de prosperar. Quedaba todo por hacer, todos eran potenciales ganadores, pero la Roubaix es una carrera que va dejando a los corredores por cuentagotas. El primero fue Pozzato, espléndido en su esfuerzo y sorprendente en su habilidad en el pavés. Más tarde Van Bon, avería técnica (uno de los más fuertes, acabó sexto en meta).Después Cancellara, excluído por un pinchazo cuando hubiese sido muy útil en el tramo final. Cinco por delante tras reagrupar a los escapados, que sólo aguantaron el ritmo de las locomotoras humanas durante cinco kilómetros. Flecha, muy valiente, atacó en el mítico carrefour de l'Arbre e hizo la selección definitiva tras descolgar a un Backsted muy sólido hasta entonces (impresionante ver rodar al sueco) y a Michaelsen, un corredor peligrosísimo. En meta Boonen diría que eran los que más le preocupaban. Tres por delante hacia la gloria, ¡qué tres!: Boonen, Hincapie y Flecha. Todas las combinaciones de podio eran factibles, salvo que se introdujese el factor "llegan los tres juntos al velódromo", que fue lo que pasó. Ahí ya no hubo color: situado en tercera posición en la primera vuelta a la cuerda, Boonen ganó cuando y como quiso. Si gana sprints masivos en el Tour, ¿qué no iba a hacer ante Hincapie y Flecha?.

En todo caso, todos contentos. Boonen porque gana, convence y todo lo bueno que se diga de él se queda corto. Tiene el futuro en sus manos con 24 años y un palmarés sin precedentes en el ciclismo moderno en cuanto a clásicas se refiere: ojalá no defraude todas las expectativas puestas en él como pasó con otros corredores jóvenes que parecían inaugurar una nueva era. En lo que al Norte se refiere, esta tiene que ser la Era Boonen: 10 años de buen ciclismo por delante, en los que puede pasar de todo, pero a poco que no se descentre el belga, todo tendrá que pasar por él, faro indiscutible en materia de clásicas de pavés. Hincapié, contento por estar al fin en el podio de Roubaix, aunque pasa otro año y sigue sin ganar nada importante. Y Flecha, magnífico: desentrañado el arcano de las clásicas, estará una y otra vez ahí delante. Ya es un corredor respetado y conocido, al que se le abre paso cuando se acerca un tramo peligroso. Será cuestión de tiempo que se apunte un tanto mayúsculo con sus 27 años, vista su progresión de un año para otro. 2º en Gante y 3º en Roubaix es para ir con la cabeza bien alta. Además, es el único de los corredores protagonistas en el primer segmento de clásicas con aptitudes para brillar en las de asfalto, que están al caer. Boonen hace doblete Flandes-Roubaix, como De Vlaemick en 1977 o Van Petegem en 2003. Visto lo visto, está más en la línea del mítico gitano que del último ostentador de la mítica marca Van, seña de los auténticos flandriens. ¿Tom Van Boonen? Le queda corto. El nombre Boonen va a hacer historia por si mismo.

16 comentarios:

el pesi dijo...

¿cuánto hace que un corredor tan joven no gana Roubaix? Todo lo que se diga ahora mismo de Boonen puede quedarse corto en el largo plazo; eso sí, si no se pierde, como bien has dicho.
Cunego, también en progresión; veremos que puede hacer cuando llegue al Giro.

jefe dijo...

Un fenómeno, sin duda alguna. Potencia como pocos, visión de carrera, ambición y actitud ofensiva a pesar de su tremenda velocidad punta. Todo esto unido a la espectacularidad de su planta y también, por qué no decirlo, a su atractivo físico (hay que reconocerlo). Con 24 años asusta el pensar lo que puede llegar a ganar y da la sensación de que si no gana más clásicas en su vida será un desperdicio (2 Harelbekes, Gante, Flandes y Roubaix ya en su haber). Un fenómeno de la naturaleza que tiene al alcance algún que otro récord histórico.

Sobre Hincapie, pues también aplaudirle aunque una vez más no atacó. Parece que desde aquella fantástica Roubaix de 2000 en medio del fango en la que se vio acorralado por los tres Domos (Knaven, Museuuw y Vansteins) prefiere siempre esperar a los acontecimientos cuando tiene fuerzas para atacar. Le falta un punto de valentía para conquistar cosas más grandes.

Todo lo contrario que a Flecha. Le sobra valentía, fuerza, clase y una motivación casi inigualable en estas carreras. Y es que es extraño ver un corredor de su fisonomía al lado de auténticos armarios como Boonen, Hincapie, Backstedt o Michaelsen y haciéndoles sufrir en el adoquinado. Una imagen se me quedará grabada para siempre y es cuando en el mítico Carrefour de L'Arbre el catalán hizo un alarde de fuerza y rebentó literalmente a Michaelsen y descolgó por agotamiento a Backstedt. Y seamos sinceros, a Boonen se le vio sufrir por momentos y tuvo que pasar al contraataque para no verse sorprendido por el fenómeno del Fassa. No me extraña que Carlos de Andrés tildara el paso por el Carrefour de L'Arbre como uno de los momentos históricos del ciclismo español. Y como bien dice Sergio, Flecha es prácticamente el único de los flandriens al que se le debe tener en cuenta para las clásicas de las Ardenas, debido a su versatilidad y al sensacional estado de forma que tiene. Flecha ha confirmado que tiene en sus piernas tanto Flandes como Roubaix y la lógica dice que en los años que le quedan de ciclista debe hacerse al menos con alguno de estos dos monumentos. Y ya ha dicho que tiene una cuenta pendiente en Wevelgem...

Del resto de carrera, fue una pena el pinchazo de Cancellara, lo que creo que le hubiera venido muy bien al catalán Flecha en la parte final, ya que ambos hubieran atacado sin cesar en busca del corte que les diera la victoria en solitario. Van Bon estuvo asimismo sobresaliente y aunque no acaba de rematar siempre está ahí delante.

Y por último (siento la extensión del post), hacer una reseña al sensacional Carlos Barredo, corredor que huele las escapadas como pocos y que ha completado una impresionante semana de escapadas en Flandes, Gante, Pino Cerami y Roubaix, en todas más de 150 km en cabeza excepto en Wevelgem. Puede ser un buen corredor de adoquines si aprende a controlar sus impulsos de escapada. También constatar la sobresaliente actuación del joven holandés del Liberty Koen de Kort, ganador del adoquín en amateurs y que en su primera participación en profesionales terminó 24º. No es de extrañar que Saiz, visto el rendimiento de Barredo y De Kort, dijera al acabar el Infierno del Norte que en un plazo de tres años su equipo puede estar en disposición de luchar por la victoria en el velódromo. En un equipo español esas miras son inauditas. Y para finalizar, también notable actuación de Horrillo, que finalizó 19º, algo que antaño hubiéramos celebrado como un pequeño éxito.

Anónimo dijo...

Felicidades por tu post de hoy, Sergio. Lo has contado todo en muy poco espacio y muy bien escrito. Sigue así.

Balrog dijo...

Sensacional Boonen, a poco que se cuide disfrutaremos de su ciclismo para largo y Flecha, sólo decir que ya le falta poco para alcanzar su sueño.
Lastima de televisión que echaron un media hora de carrera en diferido, ni con el pro-tour podemos disfrutar de la Roubeaix.

Eso si echo de menos algun comentario sobre el GP de Amorebieta donde va encontrado de nuevo la victoria Extebarria y de nuevo Contador hizo una buena carrera, estuvo escapado hasta casi el ultimo kilometro. Cunego rozó el poste, unicamente la punta de velocidad de David evitó que fuera el italiano el ganador.

Por cierto ¿el Euskatel va aparecer alguna vez?, se suponía que ya en la vuelta al Pais Vasco se los iba a ver delante, desde el Tour de año pasado están desaparecidos

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Balrog, no he comentado el GP de Amorebieta por no salirme de un post dedicado exclusivamente a Roubaix, pero tomo nota de un Etxebarría en forma y un Cunego que se sale para las clásicas de asfalto. En cuanto al Euskatel, próximamente un post exclusivo sobre el equipo...el mejor clasificado en el País Vasco fue Zubeldia, en el puesto 48º. Y Madariaga rajando de los corredores.
****
jefe, gracias por tus crónicas, que completan todas las lagunas de las mías.

vlaanderen dijo...

este post es tan bueno como la calidad de boonen.
escribo para anotar una pequeña observacion. ¿por que flecha sabiendose el mas lento, no hizo ningun amago de ataque antes del velodromo? y la escusa de que no podia en principio no me sirve, pues los relevos los dio igual que los otros dos, sino mas fuertes, y magnus venia lo suficientemente lejos como para no preocuparse.

jaimeguada dijo...

Gracias por vuestros comentarios y así al menos se como fue la carrera, porque si tengo que esperar a la tele...
Me tuve que conformar con el trocito de Eurosport, a los que ayer suspendo, porque se dedicaron a echar un resumen de los últimos km y solo 4 o 5 en directo.
Ah, ¿alguien sabe quien da el Giro?

Un saludo

Anónimo dijo...

Hola Sergio. Te felicito por la profesionalidad y la constancia de tus comentarios. Desde un blog "hermano" sobre ciclismo
http://xgl.blogspot.com/
te propongo incluir un enlace mutuo del tuyo al mío y viceversa. ¿Qué te parece?
Xavier

anguel dijo...

Pues yo como casi todos pude disfrutar de pocos kilómetros. De lo poco que ví pues destacar la sensacional actuación de Flecha que aunque pareciera que no atacara, si que lo hizo, lo intentó de la única manera que podía intentar descolgar a sus rivales, o sea entrar el primero en los tramos de pavé y tirar a muerte sin mirar para atrás, y descolgó a dos, pero no pudo con los otros dos, luego ya era prácticamente imposible soltar a sus compañeros de viaje.

Boonen fantástico, de todas maneras Roubaix es una carrera en la que no es que tengas que tener suerte si no que lo que no tienes es que tener mala suerte, cosa que no tuvo Boonen, pero cosa que si tuvo entre otros Van Pettegem, al que me hubiera gustado ver en la parte final, ya que me pareció el más fuerte en Flandes y si no se hubiera caído creo que hubiera sido el favorito.

También eché en falta más gente en la parte final de la carrera y esperaba más de gente como Wesseman y Hushovd, porque me gustan y porque creo que tienen condiciones suficientes.

Un saludo.

jefe dijo...

Bueno, un saludo a anguel y jaimeguada, veo que os habeis animado a escribir en el blog y es un placer volver a compartir opiniones con vosotros, así como también con balrog, que también estaba en As. Espero que otros foreros sigan vuestro ejemplo. Me alegra veros otra vez, un saludo.

Sergio dijo...

Oye, pues gracias a todos, que cantidad de mensajes. Paso rápidamente a comentar algunas cosas. Al parecer, Flecha no intentó su tradicional ataque a 3-4 km de meta porque tenía calambres, igual que Hincapié. El Giro en teoría lo dará TVE, que tiene el propósito de emitir todo el Pro-Tour, pero después del chasco de este domingo no estaría muy seguro. Anguel, Hushovd estuvo muy bien, entró 9º...por características, podía haber estado delante, pero bueno, tres escandinavos entre los diez primeros.
****
Para Xavi: miro ahora mismo tu blog y después me informo de como enlazar, que no tengo ni idea.

Quintus dijo...

Muy buenas, da gusto ver una participación tan alta. Tras todos los comentarios leídos sólo me gustaría añadir que me parece exagerado pronósticas diez años de dominio de un corredor (como se ha comentado en este blog hay muchos ejemplos de disoluciones prematuras), sin embargo esto podría abrir otra vía de debate en el sentido de que, considerando a Boonen como el gran "clasicómano" del futuro, ¿quién puede hacerle sombra entre los corredores de su generación?, y rememorar otras épocas en las que en Flandes o Roubaix se producían duelos entre más de cinco ciclistas de primer nivel, me refiero a finales de los setenta con Moser, De Vlaeminck, Demeyer, Kuiper, Raas, Thurau, Maertens... incluso Hinault). Finalmente un de cuestiones para analizar en el futuro ¿cómo puede responder Boonen en las clásicas valonas? ¿Porqué tanta diferencia de rendimiento entre un terreno y otro en los especialistas flamencos, si realmente lo único que cambia son los adoquines, o no?

Sergio dijo...

Gracias por tus comentarios, Quintus. Diez años de dominio tampoco es tiranía, habrá opciones para otros, pero es sin duda el "faro" sobre el que se condiciona la carrera. Pero eso sí, el balance habrá que hacerlo a los diez años. De momento, que le quiten lo bailao, que no es poco. ¿Corredores que le hagan sombra? No se muy bien los que se están incubando, pero está claro que cuantos más sean, mejor: los años 71-80 fueron los más competidos en clásicas, con los grandes corredores de las vueltas por etapas descendiendo al barro y el fango. El triplete de Moser en Roubaix...

En cuanto a Boonen en las clásicas valonas, este año nada. Se toma vacaciones tras el GP L´Escaut de este miércoles (que ganó el año pasado). De Boonen no sé, pero Museeuw es una nacionalista flamenco (opción respetable, por otra parte) y era notorio que pasaba de las cosas de Valonia: nunca corrió para ganar ni en Flecha ni en L-B-L, y en cuanto fue famoso pasó de disputar el campeonato nacional (ganó en 1992). Bélgica está dividida en dos de una manera casi dialéctica. No es casualidad que la Vuelta a Bélgica, de gran tradición y prestigio, se dejase de organizar en los 80 y 90...no había patrocinadores...En el bando contrario está Criquelion, el último gran campeón valón que siempre "cagó" hacia Flandes y se construyó su fama en Flecha, Lieja y el campeonato del Mundo que le hicieron ad-hoc en 1988 (ya ganó en Montjuic en 1984). Lástima de Steve Bauer.
***
Perdón por la chapa, pero el tema es muy sugestivo.

Anónimo dijo...

Yo creo que sí hay diferencias de recorrido que impiden a Boonen, de momento, estar delante en las clásicas de Valonia. Sobre todo es que las subidas valonas son un poco más largas y un poco menos duras en rampas, lo cual viene peor a un hombre de sus características (exceptuando el muro de Huy, más largo y a la vez más duro), ya que se basa en la potencia muscular, muy apta para los muros flamencos y menos adecuada para las cotas valonas. Al menos esa es mi opinión.

También influye lo que dice Sergio, y es que la fragmentación de Bélgica es bastante importante, sobre todo en las dos últimas décadas. Por ejemplo, de la nueva hornada de ciclistas belgas, Gilbert ha pasado olímpicamente de Flandes para disputar País Vasco, algo que por sus características es realmente extraño. Casualidad, es valón.

jefe dijo...

ese Anonymous era yo, lo siento.

anguel dijo...

Yo suscribo lo dicho por Jefe.

Basta con mirar el palmarés de Flandes y Roubaix por un lado y de Lieja y Flecha Valona por otro para ver que el perfil de corredor que gana en las dos primeras es el de corredor potente, fuerte y corpulento, mientras que en las otras dos el perfil del ganador responde más a un corredor completo, que sube más o menos bien cotas no muy largas, que goza de una buena punta de velocidad y que se desenvuelve bien en casi todos los terrenos.

Creo que las cotas de Lieja y Flecha no le vienen bien a gente como Musseuw, Boonen, Van Pettegem, Ballerini, Tafi, Backstedt, Wesseman, Tchmil, etc, mientras que los tramos de pavé no le van para nada a gente como Bettini, Bartoli, Garzelli, Rebellin, Boogerd, Astarloa, etc, que son respectivamente ganadores o gente bien clasificada en las distintas carreras.