Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

06 noviembre, 2006

Comiendo de la mano

La primera referencia al genio maligno de Goebbels dentro de la Operación Puerto correspondió a un anónimo ciclista -fácilmente identificable- que en la reunión-pantomima (Koldo Gil en primera fila, tiene narices) tras el boicot al Campeonato de España dijo: "Olvidaros de los periodistas, ya vendrán a comer de nuestra mano". Y cuanta razón tenía el bandido. En el improbable caso de que conociese las reglas de la propaganda del alemán lo hubiera citado, pero se basaba en su conocimiento personal de cómo funcionan las cosas. Y como llueven chuzos de punta.

El segundo momento goebbelsiano se produjo en la entrevista-farsa a Eufemiano del gran poder en El Larguero. Pudo hablar de lo que quiso y cuanto quiso sin que ninguna pregunta le incomodase. Es normal: no tenía ningún periodista delante, sólo el mejor altavoz disponible. Tuvo todos los elementos. Incluso salieron a colación los "veinte o más" ciclistas holandeses muertos de paro cardiaco a principios de los noventa, cuando no se sabía muy bien la dosis de EPO necesaria y la sangre en vena se convertía en cuajo de color cinabrio. Siempre está bien citar un ejemplo para presentarse como un salvador médico, un "conmigo están mejor y velo por su salud".

Goebbels ha sido tantas veces citado, es una palabra tan de uso común en la política no ya nacional o regional, sino incluso municipal, que sus técnicas corren el riesgo de difuminarse y pasar inadvertidas, o aún peor: que su solo nombre sirva para que te califiquen de "exagerado" y "hala, ya está a perdigonazos otra vez". Agarrénse los machos para lo que viene. Carlos Arribas, periodista referencia para este blog y para cualquiera al que le guste las buenas crónicas de ciclismo, amén de ostentar la exclusiva de los documentos de la Operación Puerto, ha mantenido un misterioso silencio de meses sobre el desenlace de la redada benémerita contra la banda del hematocrito. Ni siquiera hace más de una semana, cuando se practicó el ponciopilatismo masivo, nos digno con unas cuatro líneas, unos apuntes. Tendrá sus razones. En el Tour le habrán tratado como apestado, el famoso mundillo ciclista (¿por qué no familia, clan o secta?) le habrá arrinconado y se tiene que pasar un poco mal, sobre todo cuando vives como un desplazado gran parte de la temporada, en esa caravana multicolor.

Y aquí viene el tercer momento goebbelsiano. La edición de ayer domingo de El País (tirada de un millón de ejemplares, 550.000 más que un día normal) contenía un reportaje-basura sobre el dopaje masivo en la RDA. Basura porque no dice nada nuevo -como casi todo el contenido de la edición dominical, convertido en una especie de reportaje-resumen de temas nimios y vacuos, perfecto para un domingo evasivo y con el cerebro en punto muerto- y basura porque insistía en los aspectos más descacharrantes del dopaje: que si pelos como escarpias en las femeninas espaldas de las atletas, que si un prestigiosísimo bioquímico del no menos prestigioso EMBL de Heilderberg había actuado como un espía para obtener los documentos, que si las farmeceúticas son malas malísimas, pero son las que tienen el dinero y hay que ir a por ellas para indemnizaciones.

Lo peor estaba por llegar. Hoy El País publica un artículo-río-resumen de Carlos Arribas sobre la Operación Puerto. No dice nada nuevo. Es una vergüenza porque no analiza nada, y porque se produce siguiendo la andanada de ayer. ¡Ay, que malo es el dopaje, que te convierte en una mujer barbuda!. Al más puro estilo de la propaganda más abyecta. Si de verdad querían dar relevancia a la Operación Puerto, que hubiesen publicado el artículo de hoy el día anterior, cuando el períodico tiene más difusión. Si quieren datos escabrosos, que hablen de las muertes de Pantani y el Chava tras ser tratados por el Eufedruida. ¡Si elementos no faltan!. Pero que vergüenza da leer en El País un artículo tan romo, tan del BOE, ver a Carlos Arribas comiendo de la mano. Tenemos lo que merecemos: un periodísmo pírrico, un "escándalo empantanado", un periodista incapaz de publicar que 18. Valv. (Piti) es Valverde. Busquen en el artículo-basura una sola referencia a la negativa fuentovejuniana de los corredores a un banco de muestras de ADN: hasta el inefable Piti, tan comedido en sus declaraciones por lo que le conviene, ha dicho que "sería como bajarse los pantalones antes de la salida".

Algunos están con ellos ya bajados desde hace tiempo y quieren hacernos creer que avanzan, cuando lo único que hacen es caerse una y otra vez. Como los payasos en el circo.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicidades por el post, el mejor en mucho tiempo: porque ahora escribes menos y porque siempre he pensado que eres mucho mejor comentando las debilidades de la prensa que comentando el ciclismo como tal.

Anónimo dijo...

Llevo varias semanas leyendo este blog y todavía no me ha quedado clara la posición de la que partes para hacer de justiciero contra el dopaje (que esto último no hace falta ser un lince para verlo). Este post viene al pelo para que, si quieres, aclares algo: no defiendo el artículo de ayer ni el de hoy de El País (el primero, con frases del tipo “rememora a media voz, con la mirada perdida” y trama a lo James Bond de fondo; el segundo, estoy de acuerdo contigo, sin aportar nada nuevo); de lo que se trata es de los argumentos con los que atacas estos textos. No hablo ya de los efectos físicos y psíquicos de los tratamientos continuados (sí, el síndrome de la mujer barbuda) o de lo fácil de caer en amarillismo periodístico al tratar según qué temas (muertes, muñecos rotos, etc.). También hablas con ironía de la porción de culpa de las farmaceuticas (que, dicho sea de paso, sacan una buena tajada de este tipo de asuntos). Si quitamos esto, el asunto se reduciría a, ¿Qué se desvirtúa el resultado de la competición? (centrarnos en esto, a parte de reduccionista, me parece muy tonto) o, como consecuencia de ello, a una diferenciación maniquea entre el bien y el mal. Y no se trata de exonerar de toda culpa a los deportistas (son tan culpables como el resto de tomar productos dopantes, se enriquecen por igual, si bien, ah, ellos son los que sufrirán las consecuencias sobre su propia salud unos años después).
Por otro lado está el asunto de la barra libre: muchos habláis de ella como la peor de las soluciones. Sinceramente, es la menos paternalista, las menos condescendiente y la más adulta de todas. Tenéis que tener en cuenta que el ciclismo (el deporte) es un circo, del cual el dinero a espuertas, las marcas comerciales y sus propios protagonistas obtienen cantidades ingentes de dinero; que sean ellos mismos quienes se autorregulen más allá de consideraciones moralistas. Como se ha dicho, una persona adulta decide si se quiere dedicar al deporte profesional o no (no hablo aquí de que uno tenga libertad para elegir su trabajo, todo lo contrario; la única que nos queda es la libertad de consumo, y el deporte forma parte de esto: no produce nada y supone un referente de status social). Más educación y menos paternalismo.
Para nosotros, los que lo vemos, el deporte profesional no supone más que un entretenimiento. Es más, incluso el hecho de hablar de dopaje forma parte de ese entretenimiento. No creo que sea necesario rasgarse las vestiduras y, es más, me parece de un relativismo zafio y posmoderno hacer de algo tan corrupto de origen y tan falso como el deporte profesional una metáfora de la existencia y el comportamiento humanos (más allá de ciertos análisis circunstanciales y para nada generalizables).

Anónimo dijo...

A mi la parte final del post me parece sencillamente genial.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el blog. Esupendo.
Por cierto, ¿tienes alguna creencia y/o evidencia de que los próceres del periodismo ciclista te leen, incluido el citado Arribas?

Van Basckish dijo...

Sobre el dopaje, aparte de moralismos, hay una cosa bien clara. El reglamento prohibe tomar ciertos productos medicos, sin autorizacion. Es decir, el que incumpla esa parte del reglamento, sancion. Y ese reglamento, tambien contempla sanciones a complices e incitadores. Es como llevar una bici de medidas que el reglamento no permite, avituallarse indevidamente... cada falta al reglamento, tiene su sancion. Yo no miro el dopaje como algo moral, eso me importa un pimiento, lo veo como falta al reglamento. Si la gente que esta en el mundo profesional, no les gusta ese reglamento, se cambia y punto, que tampoco pasa nada.

Lo de la Operacion Puerto, ha sido de chiste en ese aspecto, pero hay otro caso, en mi opinion, mas sangrante, por que se trata de la categoria amateur. En la carrera de Segura del trofeo euskaldun, el Gobierno Vasco en una iniciativa, para luchar el dopaje, hizo tres controles, a tres corredores. De esos tres hubo un que dio positivo por EPO, y aun no se sabe el nombre, y a nadie se ha sancionado. Pero, uno de esos tres corredores, no pudo correr la Vuelta a Leon, por hematocrito alto. Ya me contaran, no tengo pruebas palpables, pero casualidades tan grandes... y el nombre que coincide con todas esas casualidades, lo sabemos todos.

Y tambien en esa misma vuelta, un corredor se escapo, para no pasar el control. Si ya en categoria amateur, se callan todas estas, faltas, que no se hara para callar los porblemas de los idolos nacionales.

Mancebo lo dejo bien clarito, a pesar de tener mas cara que espalda, nos mostro la realidad. Si se aplicara el codigo etico, solo iria en carrera Leblanc. Es asi de cierto.

Incluso las malas lenguas hablan de categorias tales como la juvenil.

P.D.: Armstrong consiguio bajar las tres horan en la marathon de New York.

Anónimo dijo...

Toda actividad económica tiene un ratio de riesgo/beneficio, es decir, a mayor riesgo mayor beneficio potencial. El deporte no es sino una mera actividad económica que supone la aceptación por parte del deportista de un riesgo, jugar con su propia salud, en busca de un beneficio. No nos engañemos; un corredor de primera fila puede resolver su vida, y la de sus hijos, con unos años de alto rendimiento. Ese sería el beneficio.

Obviamente, en esto como en todo hay que guardar las formas. Ya que parte del beneficio económico está basado en el "engaño" al público, que ha de considerar el rendimiento deportivo como algo "real", no me parece rentable la implantación de la llamada "barra libre" en el ciclismo. En otras palabras, un ciclismo profesional con cinco muertos al año espantaría las audiencias hacia otros deportes.

El liberalismo económico, o neoliberalismo, sugiere que todas las regulaciones propias a un determinado mercado las ha de realizar el propio mercado. Es decir, no tener ningún actor que regule las condiciones de juego. Ese mercado sin interferencias estaría compuesto por los equipos ciclistas, los directores, patrocinadores, periodistas y los corredores. Su actuación de autoregulación consiste en la asunción de códigos éticos al mismo tiempo que se mira hacia otro lado. Es decir, cambiar todo para que todo siga igual con objeto de hacer ver a la opinión pública, los clientes, la limpieza del juego y,de esta manera, perpetuar el negocio.

Los periodistas, Sergio, forman parte del negocio. No creo que sean periodistas especializados en el ciclismo los más indicados para destapar asuntos turbios que puedan poner en riesgo todo el tinglado. Es más, si me apuras, su interés les hará tapar todo lo que un día pretendieron rentabilizar de forma inmediata.

Queramos o no verlo, el ciclismo es un puro negocio basado en la publicidad barata para múltiples empresas. Con una inversión relativamente baja, el coste de un equipo ciclista, te aseguras minutos en televisión, radio y páginas en los periódicos. Seguro que entre todos podríamos citar multitud de marcas surgidas al calor del ciclismo que, de otra manera, serían completamente desconocidas.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Al segundo anónimo: reniego el papel de "justiciero contra el dopaje". Si que hablo de temas que en otro sitio no se tratan: basta recordar la reseña tipo esquela que hicieron en "Ciclismo a fondo" de la Operación Puerto. Y reniego de la barra libre, más cuando dices que la postura contraria es "paternalista": argumentos liberales en apariencia, pero que se ruborizan cuando tienen que cargar con el primer muerto. Por mi parte, viva el paternalismo cuando está en juego un asunto de salud pública.

Van Backsish: gracias por iluminar siempre sobre las categorías inferiores.

Anónimo dijo...

No hay necesidad de ponerse a la defensiva. Si llevo semanas leyendo el blog es porque los temas me resultan interesantes, si bien he escrito debido a que no me quedaba clara (y sigue sin quedarme) la posición de donde partes para opinar de la manera en la que opinas (aunque ya has reconocido lo del paternalismo…). Al margen de todo esto, no solo no se ve de donde partes, tampoco te preocupas de situar tus argumentos en el contexto (pequeño, pero contexto) socio-económico del ciclismo. Con todo esto, tus opiniones se quedan en una nebulosa que no tiene a donde agarrarse, más que a frases tajantes (y elusivas) del tipo “se ruborizan cuando tienen que cargar con el primer muerto”, que poco aportan al debate.
Por cierto, no se trata de opiniones liberales (hace ya más de un siglo que lo de liberal perdió toda connotación ética en pos de la económica), sino de respeto y confianza.

Spirit dijo...

Hoy no comento nada. Solamente destacar la gran categoria de los "comentaristas". Nada de insultos..., nada de descalificaciones....,etc. Al contrario.
Por cierto al segundo anonimo le animaria a que escribiera mas a menudo.
Es un placer....

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el blog, y por el post, el ciclismo profesional está en el corredor de la muerte, dentro de unos años no va a correr ni Rita, y el dopaje contribuirá a ello, quizá sea lo que nos merecemos. Salu2.

Anónimo dijo...

Enhorabuena sergio.

Por cierto siguiendo con los pseudo periodistas arribas-juan mora. Este ultimo hoy pone a parir a armstrong, por hacer 2.59 en la maraton de New york. y se hace la preguntita de si lo ha hecho dopado... Mira juan mora, primero alguien que no ha dado positivo no tiene que demostrar su ino cencia (si los que han dado, o los de la operacion puerto,etc..), 2º el retirado puede correr lo que quiera y al ritmo que quiera, ya no compite. Y encima dice que es una falta de respecto al resto de los corredores. Pues yo creo que es una promoción, como cuando fiz hace la quebrantahuesos. Mal juan mora ya no sabes ni que escribir.

Por cierto sergio quizás pueda merecer un blog, la nueva relacion Belda-equipo ciclista-canarias, no? demasiados lazos.

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Al anónimo: hombre, situar el ciclismo en el contexto socio-económico...también en el antiguo bloque comunista se dopaban. No entiendo muy bien que puede aportar: aunque a veces me extralimito, tiendo a hablar solo de ciclismo y cargar las tintas contra "el sistema" no se que puede acarrear.

En mi frase del primer muerto quiero decir que todos vosotros, apóstoles de la barra libre y el todo vale, soleis escurrir el bulto cuando hay el primer accidente en el camino e insisto un poco mitineramente: el dopaje es, antes que un fraude deportivo, un asunto de sanidad pública.

Pues si bajar de las tres horas en la marathon para un ex-deportista profesional es un mérito...en fin. Por cierto, de Lance Armstrong si que se sabe que dio positivo en el Tour de 1999...esto fue un análisis serio (por mucho que diga el informe pagado por Armstrong para defenderse) y no las acusaciones de Frankie Andreu o Jonathan Vaughters.

En fin.

Como algún avispado lector me ha comentado en ciclismosergio@hotmail.com, no trato nada los asuntos de Armstrong. Pues no, porque está retirado y por mí como si baila con la Mula Francis.

Sergio dijo...

Por cierto, la frase textual del anónimo ciclista fue "ya vendrán de rodillas". Lo de "a comernos de la mano" es una licencia literaria, que no desvirtua el significado.

Anónimo dijo...

Con lo del contexto socio-económico me refiero a analizar el caldo de cultivo en el que se encuentran los motivos por los que se dopan ahora, que el ciclismo es un cartel publicitario. En los deportes auspiciados por estados también se dopan, y los motivos en esencia quizá sean los mismos (o parecidos). La cuestión no es tanto decir “como antes se dopaban en otro contexto, no tiene sentido investigar las causas”; me parece un argumento escapista. Por otro lado, lo de “cargar las tintas contra el ‘sistema’” lo has dicho tú, no yo.

Al margen de esto, si tú no te consideras “justiciero contra el dopaje”, no me parece de recibo que te refieras a quienes te rebaten como “apóstoles de la barra libre y el todo vale”. Además, en lo que he escrito no hay una defensa enconada de la barra libre como axioma. Creo que lo primero es situarse, saber donde nos movemos, qué es el ciclismo y, a partir de ahí, establecer unas normas básicas que no partan de una imagen ejemplarizante y embadurnada de moralina (el rollito de vendernos a los deportistas como ejemplo social para la juventud, que mejor hacer deporte que andar por ahí y tanta estupidez que es tan fácil de escuchar). El deporte es poco más que un entretenimiento para los que lo ven (por eso me hacen tanta gracia los ciclistas que hablan de si mismos como si fueran guerreros épicos en busca de un grial que salvará la humanidad y bla, bla, bla).

A parte, lo de “escurrir el bulto cuando hay el primer accidente”… Con frases como esta atribuyes a quien solo expone ideas parte de una responsabilidad que es únicamente de los que llevan a cabo los actos. Por último, no me parece muy inteligente exponer términos como “salud pública” a modo de muros que anulan el debate (¿salud pública? ¿qué salud pública? Estaría bien que explicaras un poco esto, más allá de acudir a frases hechas periodístico-judiciales, y lo aplicaras al ciclismo en concreto, que es de lo que estamos hablando).

titito dijo...

El alpinismo es un deporte épico con todas las letras con una mortalidad infinitamente más alta de lo que sería el ciclismo de la barra libre por el que yo abogo. Todo alpinista sabe (o debería saber) los peligros a los que se enfrenta al subir una montaña y sus límites. Lo mismo debería ser aplicable a un ciclista respecto de sus límites, tanto físicos como farmacológicos.

Ahora mismo la industria quimico-farmacéutica se enriquece mediante dos caras de la misma moneda. Por un lado venden EPO (maravilloso producto, por cierto, había que ver a mi abuela cuando le daban la dosis cómo mejoraba su vitalidad) y por otro venden métodos para detectarlo. Y entretanto se anuncian como patrocinadores en el Tour de California.

Los reglamentos contra el dopaje y los códigos éticos son como los sistemas fiscales progresivos que en lugar de hacer que los ricos paguen más y los pobres menos, desincentivan el trabajo e incentivan el dinero negro.

A pesar de todo, un post muy bueno.

titito dijo...

A las muertes de Salanson, Galetti, Simpson, Zanette o los 17 holandeses de principios de los 90 y la casi muerte de Gian Carlo Giannetti, podemos oponer la muerte de uno de los hermanos Iñurrategi, de Airton Senna o la casi muerte de Juanito Oyarzabal hace un par de años.

A la muerte del Chava y Pantani o la locura de Vanderbroucke, podemos oponer los suicidios del waterpolista Rullán, del futbolista Sergi López, la mala muerte de Garrincha, la mala vida de Poli Díaz, Julio Alberto o los tiros al aire para espantar periodistas de Maradona.

Anónimo dijo...

¿Pretensiones literarias? No veo ni metáforas ni otro tipo de figuras en lo que he escrito. De hecho, he intentado ser lo más claro posible. La palabra “axioma” está en el diccionario, entonces la uso si me vale. Nada más que eso. ¿Te aburres? No lo leas.

Por otro lado, parece que en Tumefacto tenemos al nuevo juez Garzón del ciclismo. Y no solo has sido grosero, sino un relativista posmoderno del copón cuando haces la comparación con Nuremberg. Lee más. Con frases como esta eres tú el que no pones límites e igualas cosas que no tienen nada que ver. Yo sí que he hablado de establecer normas de consenso. Eres tú el que tienes muy claro lo que es la salud pública (aunque no lo explicas).

Por último, la ironía no es lo tuyo, pimpín. Si no entiendes algo, te lo lees otra vez. Y si no eres capaz de llegar más allá de lo obvio, la culpa no es más que tuya.

Sergio dijo...

Vuelvo a colgar el comentario de las 11:00, que salió inexplicablemente con mi nombre de usuario.
******
Por ir concluyendo, que se me activa una alarma cuando aparece la palabra "axioma" o, en general, cuando presiento que detrás de un anónimo se esconde alguien aburrido con pretensiones literarias.

Si tengo que analizar el ciclismo como vehículo publicitario, me hago una tesis doctoral de marketing, no un blog titulado www.ciclismo2005.blogspot.com. Me he tronchado bastante con la frase "atribuyes a quien solo expone ideas parte de una responsabilidad que es únicamente de los que llevan a cabo los actos", que creo que la dijo ese famoso jurista alemán en Nuremberg. Y perdone la grosería de la comparación, por lo que le toca al gran Carl.

¿Salud pública como "muro que anula el debate"? ¿Pero es que no hay límites a nada? ¿Es que hay que volver a hablar de Manuel Fernández Ginés, de Alessio Galetti, de Fabrice Salanson, de la locura de Mancebo, el Chava, Pantani y Vandenbroucke? ¿Que locura es esta?

Te preguntas a tí mismo que es el ciclismo: competición sobre bicicletas en el que gana el que llega primero a meta. Y no está sacado de la wikipedia, sino de reducir a partículas elementales los conceptos.

Y doy por concluida la bizantina discusión, chispón.

Anónimo dijo...

Por cierto, el último comentario de anónimo era una respuesta al que el "blogger" ha reeditado ahora, aunque no entiendo la introducción,porque en su momento iba firmado por "Tumefacto" (el rey del ripio, añado).

javiubierna dijo...

A mi tampoco me convence lo de la barra libre. Para mi es muy simple, el que se dopa es un tramposo. Podríamos pensar en un deporte con el dopaje permitido pero ya hablaríamos de otra cosa que a mí particularmente no me interesa.

Por otro lado, un sistema de dopaje controlado es una contradicción en sí mismo. Si tuviese una reglas marcadas todos tendrían los mismos resultados y siempre habría el que se doparía "ilegalmente" para ganar.

Finalmente, los ejemplos que se citan en otros campos están intrínsecamente unidos a esa actividad y serían comparables con una caída o con cualquier porblema físico directamente relacionado con el ciclismo, pero no con el dopaje.

Anónimo dijo...

Lo primero felicitar por este blog a Sergio, ya que es con diferencia la mejor pagina de ciclismo.
Por ahi alguno comenta sobre Belda que seria interesantesaber su relacion con tal y cual... pos añadir que me comentan que este "director" debia de tener la lista entera de la operacion puerto, y parece ser que estaba dispuesto a dar todos los nombres que estaban en ella si las cosas no salian tal y como han salido. Queda en evidencia que las cosas han salido como han salido...

Spirit dijo...

¡Con lo que bien que empezó esto..!

El Post degenera, los comentaristas tambien...

Tenemos el ciclismo que nos merecemos. y ¡Ojo! que amenaza con ser peor.

El problema del ciclismo no es un "problema de dopaje" (nunca me cansaré de repetirlo) es un "problema de imagen". Y lamentablemente, no se solucionará.
No se solucionará porque el "Ciclismo" esta manejado por gente incompetente, poco preparada, con intereses contrapuestos en muchos casos, con una terna de Organizadores, Asociacion de Equipos, UCI,etc. que no se ponen de acuerdo ni paga jugar al mus, mucho menos para regir el ciclismo dentro de unas normas transparentes, claras, duraderas y lógicas.
A los ciclistas no les nombro, porque pasan de todo, no se han dado cuenta que son el ultimo mono en todos los "saraos". Asi que, ¿Para que nos vamos a escandalizar mas? ¿Para que nos vamos a devanar los sesos en buscar soluciones que nunca seran aceptadas por una de las partes?
He mantenido que esta situacion solo la pueden solucionar los ciclistas, son ellos los que tienen, si quisieran, la sarten por el mango y aunque les cueste dinero (¡Ah! la bicha....) debieran plantearse que ciclismo quieren. Normas abiertas?...., Normas cerradas?..., Normas reguladas...,(cuando digo reguladas quiero decir eso, reguladas...)

Por favor... Freire...,Boonen,Bettini, Petachi, Di luca, Rebelin, Voeckler,Zabel,McEwen, etc, etc, primeras figuras; coger una semana de vacaciones sin novias, esposas, amigas, etc. Reunios en un buen hotel sin telefono ni internet (ni cobertura para el movil)y llevaros un par de abogados y un taquigrafo. Hablar de todo y de todos. De los directores, de los medicos, de los organizadores, de la UCI, de las Federaciones, de los managers, de los corredores, etc. Y que de allí salga un "reglamento" el que sea, pero que podais decir bien alto. ESTO ES LO QUE QUEREMOS. y luego luchar por ello. Se tardará un año o dos pero sin corredores no hay pista central y el circo no funciona.

Si alguno de estos lo lee yo le presento los abogados...

Spirit dijo...

Al ultimo anónimo.

La lista la tiene Arribas... Seguro.

Arribas dice ser periodista de un medio de prensa escrita que no publica lo que sabe... sino lo que interesa a.... ¿quien?

Sergio dijo...

Gracias por vuestros comentarios. El ciclismo seguirá la temporada que viene como si nada hubiese pasado. ¿Que Belda tenía la lista completa de los afectados por la O.P y lo ha utilizado como medida de presión para sacar adelante el Fuerteventura? No se, no se. ¿Lista completa significa esos futbolistas y ese tenista ex-número uno? ¿También Bea y Moscató, además de David Cal? ¿O sólo ciclistas?

Porque de ciclistas ya sabemos que el más destacado que no ha salido es Piti. Y Belda no le haría eso a un ex-pupilo.

Anónimo dijo...

Cuando digo lista entera me refiero a lista con ciclistas y demas deportistas, osea todos... bueno eso es lo que me comentan

sam dijo...

saludos...

parece interesante la gran polemica iniciada...q se resume con la pregunta: que ciclismo queremos? pq, podemos ser mas o menos realistas, liberales o reguladores, pero cual es la esencia de lo que queremos mantener y que queremos cambiar??

por mi parte pienso que la barra libre es imposible de aplicar de cara a la opinion publica, el ciclismo se convertiria en una especie de deporte maldito estilo el boxeo, recluido y fuera de los mercados mediaticos....todos sabemos que eso conllevaria a una crisis bastante grave de este deporte.

si esta opcion es - a mi juicio- poco problable, nos quedan otras: el mitico laissez faire, es decir no hacer nada, o intervenir y aun asi, hay q saber en que medida y hasta donde.....pq lo de los codigos eticos, vamos q me rio.

lo primero es saber q marco legal tenemos pq todo lo rige la ley al final, y en este pais el doping no es delito penal,- por ahora-.
tenemos una reglamentacion y al ser incumplida su sancion, el problema es quien la aplica? la federacion? la UCI? un tribunal? tenemos demasiados actores y una situacion bastante mal definida que refleja que no lo tenemos claro.

por mi parte, me parece utopico un deporte limpio como el detergente, el ser humano es como es, y siempre hay quien decide correr riesgos extras, ahora bien como limitar esos riesgos? o al menos como hacerlos mucho mas arriesgados? esta claro que no hay 8000 formas: una nueva ley que determine lo q ocurre si te dopas y la posibilidad de sanciones penales para los tramposos.

aqui es donde a mi juico la cosa cojea...debe ir a la carcel alguien q ha cometido como delito, ir contra su ppia salud de forma completamente consciente??

os dejo la pregunta

saludos!

jamondeteruel dijo...

¿A que conduce la barra libre?

Bastante sencillo.

A que veamos a Basso intentando batir el record de Armstrong. Con los Astaná 2º y 3º en el podio.

Vamos, ciclismo de lo mas emocionante y entretenido. Giro 2006 en estado puro. Ya lo visteis.

Anónimo dijo...

El pelotón se rebela
MEDIO CENTENAR DE CICLISTAS, TRAS APARCARSE LOS EXPEDIENTES DE LA 'OPERACION PUERTO', DENUNCIA ANTE LA AUDIENCIA NACIONAL Y LA COMISION EUROPEA EL CODIGO ÉTICO DEL UCI PRO TOUR ALEGAN QUE VULNERA LA LEGISLACION LABORAL
PABLO DE LA CALLE

MADRID.- Cafetería del Hotel Pío XII de Madrid, 10.30 horas del pasado 23 de mayo. Varios guardias civiles camuflados de paisano esperan la llegada de Manolo Saiz, Eufemiano Fuentes y José Luis Merino Batres. El director deportivo, el ginecólogo y el hematólogo se han citado a las 11.00 h. para, supuestamente, saldar cuentas pendientes y recoger productos dopantes. Saiz y Batres son puntuales, Fuentes aparece 10 minutos más tarde -ha apurado al máximo su descanso y sus ojeras delatan que no concilió el sueño hasta las 5 de la madrugada- y se presenta con una bolsa verde que contiene una caja de cartón con la etiqueta de la empresa de mesajería MRW, conservadores de frío y cuatro envases de Synacthene, un corticoide que reduce la fatiga. El paquete fue enviado a su apartamento de la calle de Caídos de la División Azul de Madrid por Ignacio Labarta, técnico del Comunidad Valenciana, que en ese momento se encuentra en Zaragoza.

Los militares, a una distancia prudencial, escuchan la conversación del trío y tras levantarse de la mesa proceden a su detención a escasos metros de la entrada del hotel. Saiz, Fuentes y Batres son trasladados a las dependencias de Guzmán el Bueno e interrogados como sospechosos de integrar una red de dopaje. La intervención de la Guardia Civil es el resultado de un trabajo iniciado en febrero, tras confirmarse el positivo de Roberto Heras, y enmarcada en la elaboración de una revolucionaria ley antidopaje. Nada es casual, ni siquiera la detención de Saiz, que ese día se marchaba con su equipo a Francia para preparar el Tour.

En los calabozos de la Benemérita arranca un largo serial conocido como operación Puerto, que ha supuesto la tumba para los equipos Liberty y Comunidad Valenciana, y el descrédito y desempleo para más de medio centenar de corredores, que ahora inician una rebelión sin precedentes para defender en los tribunales sus derechos.

Un grupo de 57 ciclistas se ha lanzado a tumba abierta por las sinuosas sendas de los despachos de los juzgados. La Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP), dirigida por José Rodríguez, ha presentado sendas demandas en la Audiencia Nacional (Sala de lo Social) y en la Comisión Europea contra los equipos Astaná, Illes Balears, Euskaltel y Saunier y la Asociación de Equipos de Ciclismo Profesional por la aplicación del Código Ético, un pacto firmado por los grupos del UCI Pro Tour, por el que excluye de la competición a los ciclistas inmersos en procesos judiciales y castiga un positivo con dos años y con otros dos por no fichar por un equipo de élite.

Los ciclistas, siempre solícitos a las pretensiones de sus directores, han soltado amarras y han iniciado una frenética carrera en los juzgados. Estas dos denuncias se unen a las presentadas por varios profesionales del Astaná en el Juzgado de Instrucción Número 47 contra el secretario general de la Federación de Ciclismo, Eugenio Bermúdez, por revelación de secretos y atentado contra la intimidad. Ya no tienen miedo y en su ofensiva están decididos a llevarse por delante a sus patronos y los más altos directivos de la Unión Ciclista Internacional. Una catarsis sin parangón en un deporte siempre masacrado por el dopaje.

La demanda por conflicto laboral fue admitida a trámite en la Audiencia Nacional el 18 de octubre y el juicio comenzará a mediados del próximo enero. La representación legal de la ACP la ostenta Marta Alamán, jurista del bufete Price Waterhouse.

La denuncia ante la Comisión Europea fue presentada por Juan Zornoza (abogado de Oscar Sevilla, Cabello, Constantino Zaballa, los hermanos Gutiérrez, Scarponi y Koldo Gil, y asesor de la defensa de Basso y Ullrich en la operación Puerto) y va dirigida a la Dirección General de la Competencia y al Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales.

Zornoza asegura que el Código Ético, aprobado el 14 de diciembre de 2004, contraviene los principios de legalidad: «En el UCI Pro Tour, pocos empresarios se reparten el mercado, vulnerando los derechos del trabajador y la presunción de inocencia. Esa organización es contraria al ordenamiento comunitario. Espero que el Código Ético se declare ilegal y se acabe con el Pro Tour».

La máxima institucional ciclista está en crisis, no cuenta con el apoyo del Giro, Vuelta y Tour, y sus propios miembros no cumplen lo pactado. Esta semana, el Discovery, con la oposición de la UCI, ha contratado al italiano Ivan Basso.

Inicialmente, la demanda de la ACP fue respaldada por cinco corredores afectados por la operación Puerto: Oscar Sevilla (T-Mobile), Constantino Zaballa (Illes Balears), Paco Cabello (Paul Versan), José Enrique y Nacho Gutiérrez (Phonak). Posteriormente se adherieron otros 52 corredores, entre ellos, algunos no implicados en la trama investigada, afirma José Rodríguez.

Para los corredores, el Código Ético, la aceptación de las condiciones sobre controles antidopaje y la sanción de cuatro años, supone una humillación. Cuando se aprobó este reglamento, Oscar Freire dijo que les trataban como delincuentes.

Según la demanda de la ACP, el Código Ético se rubricó al margen del ordenamiento legal: «La decisión de apartar a quienes sean objeto de expedientes administrativos por dopaje supone una sanción encubierta, que atenta contra los derechos a la igualdad, trabajo, intimidad y dignidad profesional. La no alineación de un corredor supone privarle de ingresos derivados de las primas o premios por ganar carreras, el freno al desarrollo de su trayectoria deportiva y la aparición de un efecto de publicidad negativa».

El Código también contraviene el principio de Non bis in idem (imponer una doble sanción por un mismo hecho), recogido en el artículo 25 de la Constitución Española, ya que por una parte se establece el compromiso de despedir al corredor que ha cometido una infracción, y por otra, fija el acuerdo de no contratarle durante cuatro temporadas, una pena superior a los dos años marcados por los acuerdos antidopaje.

Y es que las normativas de la UCI y la instrucción de la operación Puerto ha ocasionado graves daños económicos y sociales a medio centenar de corredores. La Federación Española aparcó el expediente disciplinario, lo que ha provocado que algunos reclamen indemnizaciones, como Sevilla, despedido del T-Mobile. Otros, como Joseba Beloki, tienen equipo (Astaná), pero sospechan que nunca recuperarán la credibilidad: «Antes, cuando salía a la calle, la gente me admiraba y reconocía por los triunfos y podios. Ahora paso vergüenza porque creen que hice trampas», dice a sus íntimos.

Alberto Contador y Sergio Paulinho (Astaná) se consideran víctimas de un linchamiento. No pudieron participar en el Tour de Francia porque su nombres aparecieron en la documentación de Eufemiano Fuentes, pero más tarde fueron exculpados porque el ginecólogo aseguró que ni siquiera les conocía.

El escándalo desatado provocó que el Gobierno de la Comunidad de Valencia cancelara la subvención al equipo de Vicente Belda. Todos sus integrantes, condenados al paro. Algunos todavía se sobresaltan por una interminable pesadilla. Dos corredores que prefieren mantenerse en el anonimato por consejo de sus abogados, afirman que recibieron la propuesta de declarar todo lo que supieran del dopaje a cambio de una compensación. Los que algunos califican de chivatos, el Consejo Superior de Deportes los llama «arrepentidos colaboradores». «Esto es algo lógico y se hace en otros ámbitos para desmantelar mafias. No queremos que nos hablen de compañeros, sino de médicos y directores. Queremos ir al fondo del asunto, al lado oscuro», apuntaba Jaime Lissavetzky en una entrevista el pasado septiembre. Y es que la operación Puerto, un caso con demasiadas aristas, ha derivado en un culebrón con imprevisible final. Los corredores y el ciclismo se juegan su futuro en el laberinto de los juzgados.

Sergio dijo...

Hola Anónimo: ¿me puedes dar la referencia de esta noticia? Gracias de antemano,