Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

01 febrero, 2006

“Ya he aprendido que se trata de hacer lo menos posible y llegar al final más entero ”

La frase puede pertenecer a un alumno díscolo, a un diputado vago con ganas de ser reelegido o a un nuevo suscriptor de un plan de pensiones. Sin embargo, la frase es de Alejandro Valverde en una entrevista ecléctica publicada en El País del domingo. Máxima difusión en un día que el diario alcanza los 900.000 ejemplares de venta directa, en el que se lee en el hogar y se comparte con la familia. Y la frase, pobres de nosotros, está referida a la Lieja-Bastogne-Lieja.

Fue el propio Carlos Arribas el que el año pasado lanzó la llamada Lieja-Valverde-Lieja. El fenómeno de Puerto Lumbreras fichaba por un equipo que lo iba a foguear en carreras de prestigio, y el magnífico periodista de El País pensaba que había serias posibilidades: todo el mundo loaba al murciano, menos yo y algún otro loco de la colina. A un año vista de esa ocurrencia periodística (L-V-L en vez de L-B-L), el propio Arribas se toma con ironía el asunto y nos regala una introducción impagable a una entrevista inclasificable que ya consta por méritos propios en lo mejor que nos ha regalado, aunque se desmarque de lo escrito hace un año (“Los aficionados soñaron un momento con que se haría grande en las carreras de un día, pero no acabó de cuajar”). Se perdona todo por la forma de abordar al entrevistado (dorando la píldora hasta un candor en que nos revela su auténtico pensamiento), pero es menos perdonable la pregunta “por culpa de una lesión de rodilla, usted no pudo correr la última semana del Tour”, cuando la realidad es que Valverde no llegó ni al ecuador del Tour y se perdió Pirineos, Macizo Central y última crono. Pero pasemos a lo importante de una entrevista, las declaraciones.

Quizás lo más importante –y preocupante- es que Valverde cree que el Tour es una competición equiparable a la Vuelta a España (“lo que es la carrera en sí es como otras”), algo que sólo se podrá traducir en decepción y amargura cuando choque con la triste realidad. A lo largo de los últimos 15 años hemos oído declaraciones iguales de corredores que, aupados por el triunfo local, soñaban con extrapolar su fortuna al Tour: Rominger, Zulle, Simoni o Heras, por citar un puñado. Cada uno se construyó su carrera brillante y longeva en otros terrenos, pero siempre chocó con el mismo muro: el Tour no es una carrera como las demás, cualquier aficionado al ciclismo lo sabe. Valverde no, o quizás sea el extraño clima en el que se encuentra el que le hace pensar eso. Arribas insiste en el tema de si el Tour es más duro que la Vuelta, claro, y la respuesta deja pasmado: “Para mí, no. Yo las vi igual. A mi, personalmente, me gustaron más las del Tour. Yo he visto cosas más duras en la Vuelta a España que en el Tour. De hecho, la última etapa que corrí en el Tour, la de la Madeleine, que era durísima, salimos muy rápido y cuando me quise dar cuenta ya sólo quedábamos 30 delante. No había peligro, no había tensión, no había nada. Sólo era aguantar, aguantar, aguantar. Y si vas bien, se puede aguantar”. Valverde habla de la etapa-vergüenza de Briançon, cuando el pelotón se amoldó al ritmo del Discovery Channel y coronaron en comandita, cogidos de la mano, el Galibier, un hecho insólito en la historia del ciclismo. ¡Qué valiente! Con lo que pierde en contrarreloj, su vía para hacerse con el Tour será intentar el método Vinokourov, que no por casualidad circulaba ese día por delante. Y eso sin contar que, sin la presencia tranquilizadora del yanki, nadie asegura que todo vaya a ir tan tranquilo, sin peligro, sin tensión, sin nada. Nah, todo eso no tiene importancia, Valverde puede con todo.

“Pues tal como lo cuenta, y con Armstrong retirado, ya tiene el Tour ganado. ¿Ve a algún corredor muy por encima de usted?”. La pregunta, ofensiva en su planteamiento, tiene su lógica después del autobombo sin sentido, pero Valverde responde por donde cabría esperar y cita la terna más logica: Ullrich, Basso, Vinokourov y Mancebo. Ya se ha sacado bastante, y la entrevista se aproxima a su fin entre preguntas sobre matrimonio, hijos y loro. Sin embargo, hay mucho más. Valverde ya piensa en clave Echavárri/Unzué, en ese plural mayestático tan de Induráin y Olano (“Nosotros estamos ahí, pero a verlas venir un poco”), y no duden en que cuando acabe las etapas dirá “hemos trabajado muy bien”. Valverde se convierte en hombre-Tour: a las clásicas a figurar, y cambia la Paris-Niza por la Vuelta a Murcia (y eso que dejó el Kelme para correr grandes carreras). Y casi mejor así, porque si la mentalidad para afrontar las clásicas es la que refleja el titular, poco podemos esperar. Hay tres corredores españoles que en los últimos años han brillado en las clásicas: Astarloa, Flecha y Freire. Si lo han hecho es porque se han quitado esas telarañas del ciclismo patrio que hoy vemos retornar en esa frase de Valverde. Si estos tres quijotes han logrado lo que han logrado es porque han estado en tensión 260 km, siete horas, 25 tramos de pavés, toda la vía Aurelia y los dos pasos anteriores por el muro de Huy. Valverde no, y no lo hará. Recuerden: lo que le gusta del Tour es que “no había peligro, no había tensión, no había nada”. El año pasado me preocupó mucho su manera de afrontar carreras que nunca se ganan por casualidad, pero ahora me da igual. Si aprendió algo en su desastroso abril de 2005, desde luego no lo aplicó en su igualmente desastroso octubre 2005: en el segundo grupo en la clásica de Zürich, saltos a destiempo en la Paris-Tours y disfrutando del otoño en Lombardía, mientras Simoni, Bettini y Schleck destrozaban el Ghisallo. Se acabó el corredor más dotado que hemos tenido en España para las carreras de un día, y ni siquiera es capaz de reconocerlo, sino que transfiere la responsabilidad al público. (“A mí el Tour me encantó y a la afición también le encanté en el Tour, y ya me ven más como un corredor de Tour que de clásicas. Y yo también lo veo así.”).

Irá a la Vuelta a Murcia con mentalidad de Tour (“yo con estar allí ya he cumplido”), y no será la única carrera: “Si quieres centrarte en un gran objetivo, como es el Tour, no puedes pensar en Vuelta a Murcia, vuelta a no sé qué, vuelta a no sé cuál... No puedes, porque llegas al Tour. Y piensas que vas bien, pero no, pero no vas bien. Si quieres centrarte en grandes objetivos hay que dejar eso a un lado”. En parte tiene razón: el año pasado por estas fechas se esforzaba con lluvia y frio para ganar la Vuelta a Mallorca y dar un saludo al patrocinador, nunca demasiado convencido del dinero gastado. Está bien que se olvide de cosas menores como la citada carrera, pero que no se olvide que su palmarés, a día de hoy, sólo cuenta con esos adornos. El problema es que Valverde es un corredor que, aún estando a un 70% de su forma, puede aspirar a victoria, pero ahora no lo hará por miedo a caída o a pasarse de tono. Y ya se conocen historias, algunas recientísimas, de corredores que se quedan en blanco por jugarselo todo en el Tour. Se acabó el Valverde de los sprints arrebatadores (con diferencia, su mejor cualidad), ese que diezmaba a los velocistas en Le Promenade des Anglais o en Vitoria. “Va a ser un año muy bueno”. Ojalá lo sea. Que a nadie le quepa la menor duda de que me alegraré sobremanera de todos los éxitos de Valverde, pero a ver en que queda todo esto. No seré yo otro loro que le diga “bala”, “guapo” y “figura”. Y ojalá fuesen menos los que se lo dicen.
***
Segunda etapa del Tour de Qatar para Boonen.
***
Inicio del calendario europeo con victoria de Cooke (que ya no gana tanto como de joven) sobre Gilbert (ganador hace 12 meses) y Geslin en el GP de la Marsellesa.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Espero que nos equivoquemos, yo tambien pienso igual que tu sobre Valverde y sus posibilidades actuales en pruebas de un dia. Incluso no le veo ganando el Tour. Que un corredor diga que la Vuelta es igual o superior al Tour en algunos aspectos deja muchas dudas sobre su condicion de ciclista. Este año que no hay Amrstrong para marcar el ritmo, a ver que pasa. Este Valverde, me suena al futurisimo corredor Sevilla que iba a ganar el Tour y la Vuelta y nose que mas.

En esa entrevista Valverde demuestra que desconoze parte de su profesion. Para empezar, la mayoria que ganan clasicas, son corredores veteranos, salvo escepciones, llamese Boonen o Gilbert que casi moja en Tours. LLos demas, con mas de tres o cuatro participaciones en esas carreras, y aun asi jodidos, y sino que se lo preguntes a rebellin que hasta 2004 se incho a puestos.

jefe dijo...

Creo que Valverde es el mejor corredor por condiciones que hay en España. Pero hay cosas de esa entrevista que no me gustan ni un pelo. Primero, que se vea corredor de vueltas y no de clásicas, cuando, para mí, es corredor de lo que le echen, al estilo Vinokourov, para entendernos. Segundo, que por eso deje entrever que se paseará hasta el Tour, lo cual se ha demostrado que no funciona y es abandonar un estilo propio, qe no es otro que el de ser competitivo siempre que se puede.

Aún así, creo que hay cosas que Sergio malinterpreta, como lo de "hacer lo menos posible para llegar al final más entero". Creo que es evidente que se refiere a gastar las menores fuerzas posibles, no a pasar del tema. Precisamente uno de los aspectos más criticados del murciano es que se muestra en exceso en las primeras posiciones cuando los gallos van escondiditos en el paquete, cosa con la que coincido. Por otro lado, si un corredor no se ve con posibilidades en su deporte peus apaga y vámonos. Lo digo por lo de Lieja. Que tiene condiciones para ganarla lo sabemos todos, y más él. Ojo, tiene condiciones, no digo que lo vaya a hacer. Y como Lieja, prácticamente cualquier clásica. Pero bueno, esperemos a abril, a País Vasco, a Amstel, a Lieja, a Flecha, y entonces hablaré, porque estamos a dos meses de que lleguen esas carreras y es de locos predecir ahora.

Pelderoke dijo...

Me parece que la susodicha entrevista es más que preocupante, el Echavarri-Unzue way of life está empezando a impregnar al magnifico corredor murciano...Pues nada, el conservadurismo por bandera, el bostezo nacional, el sibarita de las carreteras, el menosprecio a la principal carrera española (la vuelta), se cabaron los quince o veinte tiunfos por temporada y las sobremesas animadas cuando el Kelme no perdonaba ni una...
Estoy totalmente de acuerdo con jefe,Valverde tiene en sus piernas muchas clásicas, pero para ganarlas hay que darlo todo en cada una de ellas, como si fuese una guerra, hay que ser muy agresivo, las tácticas de cinquillo de Unzué no son eficaces en las grandes clásicas, de hecho el genio de los volantes ha ganado solo ( creo ) una clásica en su larga carrera, ahora cuenta con Valverde, Pereiro, J.Rodríguez, Reynes, Zaballa...dios da pan a quien no tiene dientes.
Por cierto, si Valverde no es capaz de ganar el Tour ( cosa probable ), como justificará su temporada?.

Ballerini dijo...

Hola!
Sergio muy bueno y acertado este artículo. Mi más sincera felicitación.
Había leído la entrevista y tu análisi es de lo más acertado. Carlos Arribas es un genio y el ejemplo es esta entrevista que no tiene desperdicio.
También me quedé con esa declaración sobre la Lieja, es una pena que alguien que quiere ganar vaya con esa mentalidad. Valverde en su única participación ha aprendido bien poco, ya que la Lieja del año pasado fue precisamente todo lo contrario... Vinokurov y Voigt, a mi no se olvida. En fin! Parece que Valverde corrió otra carrera, peor para él.
Respecto a lo del Tour... yo estoy casi seguro que Valverde nunca ganará un Tour, pero bueno, es lo que vende. Creo que lo suyo son las carreras de un día, supongo que todos estareis deacuerdo conmigo. No digo que no pueda hacerlo bien, pero por hacer una comparación, Kelly era un hombre de clásicas con el doble de calidad que Valverde y nunca estuvo cerca de ganarlo, asi es que...ellos sabrán.
No tengo nada que añadir, cada declaración de Valverde hace entrever lo que va a ser su temporada así que... se acabó el Valverde que tanto gusta. Le veremos en junio y julio, mejor o peor pero sólo dos meses. Es una pena.

Batra dijo...

Lo de centrarse solo en el Tour es arriesgado ya que muy muy pocos consiguen un resultado digno de perderse la temporada por una carrera de 3 semanas.

Además estamos hartos de verlo en corredores tanto extranjeros como españoles que hacen un resultado bueno en Giro o Vuelta o ganan una buena en el tour(Ej Mayo) y para el año siguiente lo dejan todo imitando el resultado de Amstrong o en menor medida de Indurain (gano el Giro).

Es mas bonito ver corredores disputando clasicas, y planteandose victorias en vueltas menores y además disputando el Tour (ej Vinokurov), pero yo creo que si no arriesgas nunca sabrás como te va a salir, es decir, un corredor con 26 años se puede permitir el lujo de disputar a tope 3 clasicas (incluyendo mundial) y el tour y ver que pasa. Si se obceca año tras año en esta estrategia y acabar dentro de 5 años con por ejemplo un par de podiums en el tour creo que sería mucho mas criticable.

Por cierto creo que dais demasiado valor a una entrevista para valorar a un corredor, me explico, analizar el significado de una frase transcrita por un periodista y concluir que Valverde no conoce su profesion me parece cuando menos arriesgado.

Veamos que pasa este año y el tiempo empezará a dar y quitar razones.

Se nota que soy un poco mas pro-Valverde que Sergio.

Binda dijo...

Sin haber leído la entrevista a Valverde, comparto gran parte de las conclusiones a las que habéis llegado. En principio, se equivoca Valverde cuando dice que el Tour es igual o parecido a la Vuelta. Eso quiere decir que la experiencia del año pasado, 12 días, no lo ha servido de provecho puesto que no ha llegado a conocer el Tour. Son muchos años viendo carreras ciclistas para saber que el Tour no lo gana cualquiera, ni mucho menos. Salvo el caso, posiblemente pueda ser el único que se acuerde, de Roger Walkoviak (ganador en 1956) nadie ha ganado el Tour de “casualidad”. Los únicos ganadores que han sorprendido llevando una victoria han confirmado con creces después, hablo de Merckx, Fignon, etc. Sin embargo, todos recordamos ediciones de la Vuelta a España ganadas por gente como: Casero, Mauri, Giovannetti, Kelly, ETC. sin irse muy lejos. Ciclistas muy buenos todos ellos, pero que todos concluiremos sin posibilidades reales de ganar un Tour de Francia.

Con ello no quiero decir que Valverde no pueda ganar el Tour de Francia; pero yo todavía no tengo argumentos, de su carrera profesional, que demuestren lo contrario. Su experiencia en el Tour el año pasado tendrá que ser confirmada con un buen puesto, entre los 5 primeros y mucha, mucha presencia en carrera este año. Si cumple con esto, sólo le quedará mejorar en la crono para poder llevarse un Tour de Francia. Recordemos que Perico ganó al menos una crono en el Tour de Francia en 1987 ó 1988.

Lamentablemente, y como la gran mayoría de vosotros remarcáis, si Valverde se centra en el Tour va a dejar de lado ese carácter que le hacía sumar 15 victorias por temporada en casi cualquier terreno. A riesgo de no hacer nada en el Tour (recordar a Mayo y tantos otros). Sobre la Lieja, una de las carreras más bonitas de la temporada a mi juicio, pues no hará nada de nada. Estará frenado en su carrera/preparación por Unzue, reservándolo para el Tour. En cualquier caso, aunque las carreras ganadas por Valverde no sean comparables, yo sí creo en Valverde como ganador de clásicas, y seguro lo haría de correr en un equipo belga o italiano. Aunque se necesite experiencia, años, para superar el fondo que exige una gran clásica, más de 250 kms., la calidad de Valverde puede hacerle ser un claro favorito venciendo esa falta de experiencia con ella. Recordad los dos subcampeonatos del mundo del chaval.

Para finalizar sólo me queda dar ánimos a Valverde desde la carretera para que nos haga disfrutar como cuando era el Imbatido.

Stojakovic dijo...

Gran post, sí señor! Estoy practicamente de acuerdo en todo. Demasiado tiene dorada la píldora Valverde, me parece porque esas declaraciones no son normales en absoluto. ¿En serio pone al mismo nivel el Tour que la Vuelta?Es para ponerse a llorar, pero bueno, si es de lo que le han convencido los "rácanos" Echávarri&Unzúe... sus motivos tendrán. Yo sólo espero, como bien dice alguno, que no se estrelle con el Tour y luego le pese la presión de hacer algún resultado y le veamos penar para maquillar un fiasco en Francia.

Sergio dijo...

En eso estamos de acuerdo todos: en desear lo mejor para Valverde, que duda cabe. Y lo que dice en la entrevista no es nada nuevo (hay otra en As mas reciente donde insiste en lo mismo), al menos que no se pudiese intuir desde el fogonazo de Courchevel.

Y vale, nunca lo he intentado ocultar. Soy poco o nada valverdista, pero lleva tres temporadas a altisimo nivel en el Mundial, es el unico corredor que le ha ganado un tu-a-tu a Armstrong en las cimas del Tour y ha realizado dos cronoescaladas maravillosas (Abantos 2003 y Sierra Nevada 2004), ademas de su mejor cualidad, el sprint. Nunca va a ser malo, pero el Tour deja mucha gente estrellada que pudo ser mas grande: Bugno o LeBlanc, por ejemplo.

quintus dijo...

Creo que estamos sacando las cosas un poco de quicio, salvo la tontería de equiparar la Vuelta al Tour (sobre todo porque todavía no ha terminado ninguno como para poder valorar), el resto de las declaraciones creo que se pueden enmarcar dentro de la lógica.
Desde mi punto de vista lo único que se plantea en esta temporada es un cambio de estrategia en lo que respecta a las carreras, empezar más suave. Toma como referencia lo que le sucedió el año pasado, poderoso en Mallorca, París – Niza y País Vasco, para luego en el momento de la verdad, cuando llegó al Cauberg con todos los grandes a disputarse el triunfo en un terreno propicio, desfondarse completamente, a partir de ahí la cuesta abajo con su lamentable actuación el Lieja como punto final. Me parece que probar un cambio de preparación tampoco es tan descabellado, porque por lo que yo entiendo en ningún momento dice que vaya a enfocar toda la temporada hacia el Tour sino que señala Amstel, Flecha Valona y Lieja como su primer momento fuerte de la temporada, lo mismo que el año pasado pero con distinta preparación. Y luego el Tour, pero no para ganarlo sino planteándose ganar un par de etapas y estar entre los cinco primeros (que ya sería bastante) , pero pasando antes por la Dauphiné que nos dará una referencia de la evolución del corredor. Desde luego estad seguros de que si se estrella en el Tour, en septiembre le veremos en la Vuelta. Por supuesto el Mundial de Salzburgo también está en la lista. Lo que sucede es que la prensa española está loca por vendernos un hombre-Tour al precio que sea, y el precio es presionar (dorando la píldora en exceso) a un corredor que todavía tiene que demostrar si realmente tienen la calidad suficiente como para estar entre los grandes de su generación, demos tiempo al tiempo. Calidad le sobra, ahora hay que comprobar si tiene ese algo más que distingue a los grandes campeones de los buenos corredores o los simples especialistas.

Un saludo a todos.

quintus dijo...

Hoy nueva entrevista en Marca al susodicho y... de nuevo titular con el dichoso Tour.A ver si empiezan las carreras de verdad porque esto empieza a resultar algo cansino.