Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

28 noviembre, 2012

Cultura Ciclista (Española)

Desde hace un tiempo existe en España una editorial especializada en ciclismo que ofrece al lector en español libros sobre nuestro deporte que hasta entonces no estaban disponibles. Decir eso es decir la casi totalidad de libros sobre ciclismo, un género que jamás ha tenido arraigo en España, apreciación que se podría hacer extensible a los libros sobre deporte.

Salvo el raro fenómeno de los libros de boxeo a finales de los setenta, y después los de fútbol, en España apenas ha habido tradición de editar libros sobre deporte, de esos que llevan letra y apenas ilustraciones. No sucede así en otros países, donde este tipo de género ocupa importantes espacios en librerías y bibliotecas, destacando especialmente Reino Unido, donde se edita absolutamente todo tipo de libros sobre todo tipo de deportes y protagonistas.

Como el signo de los tiempos es el que es, últimamente proliferan como setas las pequeñas editoriales que ofrecen libros-objeto con la excusa del deporte: bella presentación, precio elevado, escaso contenido. Forma parte de un fenómeno de dignificar el deporte por encima del Marca, como para curar conciencias o que se yo: a mí me siguen pareciendo en la inmensa mayoría perfectamente prescindibles. Seguro que también han notado en su localidad la proliferación de pequeñas librerías para gente que no lee: vende objetos bellos con forma de libro, pero que realmente no son para leer, sino para lucir, tomar un café o dejarse ver.

El fenómeno, que merecería un post o más aparte -prometo abordarlo- escapa a los objetivos de hoy, que no son otros que reseñar un par de libros que el responsable de la editorial Cultura Ciclista ha tenido a bien hacerme llegar para que los reseñe, en un raro gesto de consideración en estos tiempos que corren y que agradezco sinceramente. 

El propio impulsor de Cultura Ciclista explica en esta buena entrevista su motivación inicial, realmente encomiable. Como podrán leer, y recomiendo vivamente leer toda la entrevista, divide su oferta editorial en dos colecciones: una llamada Leyenda donde publica libros sobre temas ciclistas convencionales, y otra llamada Pasión sobre los temas de dopaje y demás.

De presentación espartana -la editorial es llevada por un hombre-orquesta que lo hace todo- y diseño francamente mejorable copiado de la editorial Belacqua con esa combinación geométrica y poco afortunada de amarillo y negro, todo es excusable por la pasión y el genuino amor a este deporte del impulsor de Cultura Ciclista, profesor universitario que rasca tiempo y recursos para este elogiable resultado.

El primer libro que he leído es de la colección Leyenda, titulado Mañana salimos y obra del hermano de Bobet, que también fue ciclista y llegó a ganar una París-Niza. El libro está escrito con gracia y recursos, pero no deja de ser el típico relato de abuelo Cebolleta sobre aventuras y desventuras del oficio, con pasajes que provocan carcajadas por la ingenuidad con la que están escritos y, especialmente, por pretender que el lector se los crea. 

Bajo la sombra de su poderoso hermano Louison, el pequeño Jean cuenta como rechaza una beca de doctorado a principios de los cincuenta en Aberdeen para hacer una tesis sobre Hemingway por su pasión por el ciclismo y bueno, cosas así. Al que le guste el género Cuéntame le puede gusta el libro, a mí no me ha dicho ni aportado absolutamente nada, aunque insisto en que está escrito con gracia y forma. 

Lo peor de todo es la banalización del dopaje (relata como un día tomo una pastilla y ofreció otra a su hermano, que no la tomó: hay que mantener el mito, aunque ya sea fiambre) de una manera pueril y boba, señalando a los italianos y diciendo que los franceses iban limpios. En general, es un relato a medio camino entre los cuentos de Calleja y la candidez más reprobable, por pretender que el lector es igual de estúpido que el que escribe. 

El segundo libro es de la colección Pasión, titulado Un diablo llamado dopaje, y obra de un profesor danés de cosas de deporte, publicado originalmente en 1999 al calor del caso Festina, y que constituye un nausebundo alegato a favor del dopaje. Aunque en el prólogo para la edición española repite hasta en tres ocasiones que no es así -excusatio non petita-, el deslavazado relato no deja lugar a dudas. Les pongo algunas frases:

"el masivo apoyo de los españoles hacia Contador, una vez conocida la sentencia, es otro ejemplo de la creciente concienciación del público de que el antidopaje ha ido demasiado lejos y que está perjudicando al deporte como una empresa justa y con sentido" (pág 20)
"(sobre el dopaje en la RDA) esta explotación sistemática del material humano (...) ya no se practica en Europa" (pág 46)
"Cualquiera que quiera llegar a entender el meollo del actual debate sobre el dopaje debe intentar comprender el concepto mismo de dopaje. El primer paso es distinguir entre uso, abuso y compulsión, y hasta ahora nadie lo ha hecho, sino que el dopaje se ha visto sometido a una condena generalizada" (pág 49)
"Cualquier intento programático de crear competiciones equilibradas conduce pues a una situación absurda. Cuando se rechaza el dopaje con el argumento de que genera competiciones desequilibradas siempre hay algo más. Porque lo que los críticos del dopaje están impugnando no es la desigualdad, sino la creación artificial de desigualdades" (pág 157)
El libro carece de estructura alguna, está escrito de manera pedreste (y la traducción no ayuda en muchas ocasiones, pero ya digo que es excusable), cae en el relato canónico de los pro-dopaje de citar la antigua Grecia y el siglo XIX, insulta con términos religiosos a los que creemos que el dopaje tiene que ser erradicado, salta de Kimmage a Bataille y bueno, es muy malo, porque ya me gustaría a mí tener un buen libro a favor del dopaje para rebatirlo punto por punto. Aquí hay las típicas consideraciones de pelillos a la mar, que si los demás somos cruzados éticos y bla-bla-bla: recordemos que el autor es profesor de fisiología del deporte. 

Y danés: el país de cuatro millones de habitantes que tiene estos extraños records ciclistas: uno de los primeros muertos por dopaje (Knud Jensen), el corredor que más veces ha dado positivo (Kim Andersen), el primer corredor que dio positivo por EPO (Hamburguer), Mr. 60% (Riis) y Rasmussen, al que el autor dedica otro libro casi monográfico que, cómo no, también ha sido publicado por Cultura Ciclista.

Esa es la característica de la editorial: publicar libros que presentan un ciclismo que no se corresponde con la realidad, con la única excepción del de Fignon. Es una editorial de autor y tiene todo el derecho de publicar lo que le venga en gana, faltaría más, y no me cabe duda de que no le faltarán lectores, que blandirán libros como Un diablo llamado dopaje a la manera de un talismán. Es la Cultura Ciclista que hay en España: la de que el dopaje tiene sus motivos y justificaciones o, en palabras del impulsor editorial, que es un problema ético. 

Sin embargo, como lo tengo en alta estima, le recordaré una cosa que dijo Larry Flint, el fundador de Hustler, la revista que empezó a ofrecer algo más de lo que ofrecía Playboy, y que fue objeto de una bastante buena película hace unos años. El gran Flint, discutiblemente presentando en la película como un defensor de la libertad de expresión, dijo en vida que el no podía hacer una revista de ese género sólo con lo que le gustaba (pongamos mujeres blancas con hombres blancos), y muchas veces tenía que meter a disgusto mujeres con mujeres, bondage, asiáticas y demás. Creo que el ejemplo se entiende.

Hacer una editorial sobre libros de ciclismo está bien, publicar sólo los libros que te gustan es francamente cuestionable desde un punto de vista comercial. Pensándolo bien, es lo que se podría esperar de España, donde siguen sin publicar los libros de Mentheur o Voet, sólo por citar dos libros inmensamente más interesantes que los hasta ahora publicados por Cultura Ciclista. Es la cultura ciclista que tenemos en España. No se va a ningún sitio proponiendo para el próximo año un libro como el que les saluda en el primer enlace. Sinceramente, ¿no hay nadie mejor o con cosas más interesantes que contar? Parece que no.

51 comentarios:

kote dijo...

En el libro "Un hombre en fuga" no entiendo bien que se haya elegido una recreación infográfica para poner a Pantani en portada

¿cuesta mucho dinero meter una foto del ciclista?

Anónimo dijo...

Sergio: Lío considerable entre Heffner: playboy, Guccione: penthouse y Larry Flint: Hustler.
Comprensible, éramos más del Lib...

Hamstenfan

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Kote: seguramente.

Hamsterfan: jajajjaja, me he reído mucho con tu tirón de orejas, ya lo he corregido. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

"Ainara Hernando:talento autóctono para cultura ciclista." Creo que con eso está todo dicho.

Anónimo dijo...

Sergio, y todo esto para decirnos que vas a publicar un libro?
lo sabía :)

ofdejaus dijo...

Sergio ¿has leído el de Fignon? ¿Cuál es tu opinión?
Deduzco de algún comentario de tu articulo que vale la pena.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Anónimo: con eso, y con la foto.

Anónimo: buf, lo del libro viene desde 2006, y ya ves, nadie lo tiene en la mano. Hasta que no lo vea no me lo creeré. Parece que si algún día sale un libro de este blog, no será en Cultura Ciclista por:

1) Prefieren las piernas de A. Hernando

2) El profesor universitario detrás de la editorial me acaba de dejar de seguir por twitter, mientras me llama troll y dice que he cagado con este post, cuando cualquier puede ver que lo dejo bien a el y su editorial, otra cosa es lo que publica.

Yo no entiendo este país, de verdad. En teoría el mundo universitario es de la discrepencia, y desde esa discrepancia y defendiendo cada unos sus posturas, mantener un diálogo. Y va y me llama troll y dice que me cago escribiendo lo que he escrito.

Vamos, que si la editorial la hubiese montado un mecánico de bicicletas no habría ninguna diferencia. Qué país.

Jose Antonio del Valle dijo...

Publícalo vía Amazon, el porcentaje para el autor es el mayor del mercado, y tú controlas todo lo demás. Tengo varios amigos escritores que están sacando nuevas ediciones electrónicas de sus novelas de hace años así y parecen contentos. Yo desde luego lo compraría :) Ahora, si te va el papel, ya...

Gonzalo González dijo...

Vaya. Hace unas semanas intercambié una serie de comentarios con "Cultura Ciclista" vía facebook y me pareció un tipo muy razonable, con un discurso antiprohibicionista muy bien argumentado (Todo surgió a raíz del caso Armstrong).

Yo he leído "Mañana salimos" y me gustó mucho. Son historias de calleja, cierto, pero bien presentadas. De lo mejor son las crónicas de etapas en Giro o Tour; los piques con Charly Gaul o Koblet; y las estrategias de la selección francesa. También me gustó mucho cómo habla de su la relación con la bici y el ciclismo en general.

Es verdad que a veces cae en una ingenuidad un poco insultante, como cuando explica lo del bidón que les suministraba su preparador, a base de cafeína, y que nunca analizaron por no ofenderle.

Pero, en general, es una lectura muy agradable, a pesar de que no profundice en los temas que más le gustaría al titular de este blog.

Yo la recomiendo.

Saludos.

Gonzalo González dijo...

Por cierto, nos acordamos de ti cuando en la reciente presentación de uno de sus libros se habló de biografías de ciclistas españoles y alguien mentó a Óscar Freire.

Pero bueno, parece que la cosa está complicada

Jose Antonio del Valle dijo...

Hablando de libros, otro que se sube al carro http://www.amazon.com/Cold-Blooded-Kindle-Single-ebook/dp/B00A0DQ4MK/ref=pd_ybh_12

Anónimo dijo...

Jaaaajajajaja, el mundo universitario es de la discrepancia y la crítica. Me parto. Yo también lo tenía idealizado... hasta que me dieron una beca predoctoral y me metí en el mundillo. La reacción del tipo es la normal en un español cuando se critica mínimamente su trabajo, sea este el de profesor universitario o el de desatascador de fregaderos.

Como apunta un lector, lo de la autoedición puede estar bien. Imagino que conocerás webs como http://www.bubok.es/ o http://www.lulu.com/ Te animo a ello, aunque necesitarás darles un repaso a fondo a los artículos, ya que se te cuelan faltas ortográficas muy a menudo.

Con respecto a los libros de batallitas, suelen gustar a los que hemos corrido. Creo que es normal

murfy dijo...

De Cultura Ciclista he leído el libro de Manuela Ronchi sobre Pantani. Me impresiona que un texto tan oportunista y pendenciero (cuando no abiertamente falsario) haya sido traducido sin ninguna nota a pie de página donde se presenten hechos y datos objetivos que Ronchi desprecia o elude y que en 2003 no eran de dominio público. Esperaba, por el componente académico que se le supone al editor, encontrarme con algo más de rigor. Con rigor a secas. Pero no. Ni por asomo.

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Jose Antonio: tienes razón en todo eso, pero yo considero que el libro electrónico tiene un valor etéreo, igual que la música descargada y demás. Ahí está el éxito de "50 sombras", que viene de un blog, o la vuelta del vinilo. Necesitas que algo pese para valorarlo.

Gonzalo: yo digo lo mismo que tu en el post, pero parece que no ha sido valorado. El libro de Bobet está bien escrito y tiene su mérito, pero no pasa de ahí.

No se por qué alguien se tiene que acordar de mí en la circunstancia que citas: apuesto mis dos manos a que ningún ciclista profesional, pasado o futuro o presente, querría una biografía escrita por mí, y eso incluye a mi admirado Freire.

Aprovecho la ocasión para decir que en breve saldrá lo que he escrito con ocasión de su retirada.

Anónimo: batallitas sí, pero las justas.

Murfy: he pasado de comentarlo. Pantani ciclista, Pantani personaje y Pantani mito me dan el mismo asco. El libro de Ronchi fue criticado en su día incluso por Bicisport, con esto lo digo todo. Que el prólogo lo escriba quien dio alojo en Las Rozas en su etapa mortal a un auténtico yonki que sólo buscaba proximidad con Eufemiano también es muy elocuente.

Por cierto, en el libro de "Un diablo llamado..." hay notas del editor, pero son muy malas, tipo "ahora ya hay un ciclista con 7 victorias en el Tour". Cosas de publicar un libro de 1999 como si fuese 2011. El pasado del ciclismo cambia muy rápido, hasta el punto que esa nota de editor ya está caducada.

Iker dijo...

En el ambiente universitario que yo conozco de más cerca, que no es solo ni eminentemente patrio, lo que el autor dice haber supuesto sobre el carácter de los participantes no es siquiera remotamente cierto. Que un igual exprese la más remota objeción a un artículo presentado por un académico a una revista de prestigio es considerado exclusivamente como una afrenta personal. El ofendido utilizará cualquier influencia que sea capaz de ejercer para devolver la afrenta y, por supuesto, para evitar la evaluación del par ofensor en el futuro. Tanto la autocrítica como cualquier tipo de consideración hacia la verdad han estado enteramente ausentes de mi paso por el campo académico. Más, con muchísima diferencia, que en cualquier otro ámbito o sector que haya conocido. Es posible que este fenómeno esté menos generalizado de lo que podría parecerme a mí dada mi relativamente insignificante, aunque decididamente amplia y homogénea experiencia. Sin embargo, la gran parte de los comentarios que me llegan al respecto coinciden con mis propias impresiones.

For what it's worth: mientras leía el post he pensado que éstos serían los últimos libros que el señor profesor le enviaría a Sergio. No he tardado en leerlo en los comentarios.

Mis más sentidas gracias y felicitaciones al autor del blog por su trabajo, el cual egoístamente espero siga alejado de ambientes universitarios.

ramontxu dijo...

Creo que el editor tiene una fe absoluta en la capacidad reveladora de este libro.

Un día en twitter intenté rebatir una opinión suya sobre este tema y me emplazó directamente a que leyera el libro y que luego hablábamos. Hasta hoy he creído que había sido una actitud puramente mercantilista. Pero viendo su actitud en twitter, veo que esperaba que tú -¡Tú!- te convirtieras al pro-dopaje o al nopasanà-dopaje simplemente leyendo los argumentos de este libro, creo que lo que sucede es lo que comentaba, que tiene una fe ilimitada en la capacidad redentora de este libro de todos aquellos herejes que están en contra del dopaje.

Anónimo dijo...

Este señor ha visto que habías puesto publicidad en el blog y ha querido que le hicieses campaña, cosa que de cierta manera ha conseguido.
Los libros son un "regalo" hecho por el cual ya se entiende que se debe ensalzar, tanto el obsequio como al obsequiador.
El ciclismo se ha puesto de moda entre ex obesos, pijos, etc. gente que se cree a pies juntillas lo que pone el Marca y lo que se escribe en los foros mega guays, en los cuales todos los pros son dignos de elogio y los mejores yernos que se pudiesen desear.

David dijo...

Lamentable que una persona que se pilla esos rebotes pueriles sea profesor universitario habla bien a las claras del nivel educativo patrio.
Lamentable que alguien con una supuesta amplitud de miras, con una supuesta conciencia critica, minimalice el uso de sustancias estupefacientes para la mejora artificial del rendimiento de los deportistas.
Sergio, te descubrí en el transcurso de la ultima edición de la vuelta y me has enganchado de una manera brutal(a pesar de que en el articulo que pusiste el segundo día no te portabas muy bien con mi patria chica, visitada por el pelotón) por tu visión de este mundillo, por decir bien alto las cosas que los demás callan.
Animo y adelante.

jefe dijo...

Como ya dicen algunos comentarios, este señor no me parece más que otro ejemplo más de la elite universitaria. Ya empieza diciendo, muy presuntuosamente, que "trabajó muy duro y creó desde cero los estudios de Comunicación". Pues no me hace falta estudiar en su universidad para saber que serán una puta mierda, como todos los del ramo, y si me arriesgo a decir algo tan categórico es porque cometí el error de cursarlos. Otro ejemplo más de titulación universitaria inane, vacía y escasamente aprovechada, y no hay más que ver el nivel del periodismo y el audiovisual patrios para darse cuenta.

Ya puedes discutir cualquier teoría de cualquier corriente de pensamiento, eso sí, ni se te ocurra poner en tela de juicio el valor del trabajo concreto de un profesor que se te intentará ningunear del estilo "no tienes ni puta idea, por eso yo soy el profesor". Vaya cuadra.

En cuanto a la editorial esta, ya solo el nombre indica por dónde va el asunto, porque eso de Cultura Ciclista es más o menos como lo de la "cultura de bar" o "cultura de las tapas" -sabiendo que pongo dos ejemplos exagerados-, no sé si me entendéis. Nunca he sido fan de batallitas, si acaso como curiosidad las de las estrellas del rock, que me parecen como más reales y cercanas. Pero eso de hacer mitos de deportistas, y para más inri de ciclistas con todo lo que sabemos hoy, siempre me pareció bastante cutrillo. Que le dediquen un libro-hagiografía a Pantani (sólo hace falta ver la portada y el título para darse cuenta) ya habla a las claras del tipo de publicación que quiere tener. Por mi parte, con su pan se los coma, aunque seguro que son mejores libros que aquel que sacó Garai sobre Indurain, horrorosamente escrito, con faltas de ortografía a capón, inconexo y con errores sintácticos de educación obligatoria. Fiel a la capacidad del autor.

Siento el tocho y la bilis.

BoogerdBlog dijo...

Sergio, ¿algún libro que hayas leído sobre el dopaje y consideres recomendable bajo tu punto de vista? (aunque sea en inglés)

Anónimo dijo...

Aprovechando la coyuntura de las editoriales quiero comentar en el foro un caso de una editorial de una revista de ciclismo llamada "pedalier PRO".

La cuestion es que soy supscritor a esta revista conjuntamente con otro lanzamiento que hace la misma editorial denominada "pedalier CICLOTURISMO".

Pues bien,no se si alguien estará igual de descontento que yo con esta "empresa", pero desde la ultima publicacion que hicieran por el mes de Junio con la portada de Purito no han vuelto a lanzar ninguna publicacion relacionada con el ciclismo profesional, eso si, la cuota de la supscripcion te la cobran por adelantado para un año completo, incluyendo esta ambas revistas.
En definitiva, que ha pasado el Tour de Francia, la Vuelta, los mundialaes y las olimpiadas y no se han dignado a sacar un revista con un especial sobre ellos,
¡¡que verguenza¡¡

¿Estaran esperando a que baje la prima de riesgo?

Pues ya le digo desde aquí al "señor" Patxi Vila que mi supscripcion del año que viene no la espere.

Supscriptor enfurecido.

Anónimo dijo...

Una estrella re rock "real y cercana", perdona ¿pero de que hablas?

Anónimo dijo...

Se dice pedestre. Viene de "pie".

acorroto dijo...

Efectivamente yo lei el post antes del comentario de twitter de este señor, y pensé bueno, si esperaba publicidad, si le ha hecho, no le deja tan mal ya que la idea es buena si no por la linea editorial tomada. El segundo pensamiento era, pues no le mandará mas libros, cuando lei el twit, pensé directamente que es de necios no aceptar la critica y encima mostrarlo.
Seguramente intente conseguir el libro de "mañana salimos" el unico del que he oigo hablar bien, de hecho Sergio lo hacé, a su manera pero lo hace, y porque el "mañana salimos" "mañana a que hora" para salir de ruta y luego contar la subida al puerto tal, el dia que ataco fulanito, es muy tipico.

Anónimo dijo...

después de la reacción furibunda del "profe" después de tu artículo, que en mi opinión fue elegante y comedido, no apetece nada acercarse a la "cultura ciclista". para ellos y ellas.

Anónimo dijo...

Triste ejemplo de lo que es la Universidad española, esa misma que no es capaz (y a este paso ni séra nunca) de asomarse al top-100 mundial, porque lo que prima no es la crítica constructiva en pos de la excelencia, si no que a sus excelencias (¡una nueva curia!) nadie les señale las vergüenzas cuando salen a pasear con sus trajes de seda.

No siendo parte interesada en el negocio, creo que Sergio ha hecho una dura crítica del contenido (o por lo menos a mí no me han dado ganas de comprarme ninguno de los libros) aunque ha alabado la iniciativa, apuntando una serie de estrategias interesantes para el futuro (que no se traduzcan sin más ediciones antiguas, pudiéndose actualizar con cosas que ya sabemos más allá de un palmarés) así como una serie di títulos que (entiendo) ha leído en su versión original y que cree que merecen la pena ser llevados a la sociedad monolinguista española.

Contra eso caben muchas salidas, pero siempre como en los exámenes (justifique su respuesta):
- la economía (que todo lo puede) nos ha condicionado este inicio.
- defensa de unos temas más mediáticos/conocidos (pantani) para su target de compradores
- ensalzar algunos valores positivos del libro que según su criterio hacen que merezca la pena
- la voluntad mediadora y no de re-escribir obras de otros autores ya sea por tiempo/deseo/dinero

y así hasta el infinito, ¡cómo en cualquier examen! Cualquiera de estas réplicas habría dignificado al valiente emprendedor, pero como la tierra tira, o estás conmigo o estás contra mi. Que ni siquiera pones la -¡horrible!- portada del "muñeco de cera" ni un "¡qué me lo quitan de las manos!"

Mira que no es menos española la costumbre de descuartizar cualquier iniciativa del vecino, pero yo creo que esta vez no ha sido el caso, más cuando Sergio sería uno de los más interesados en que a su "amigo" editor le fuera bien el negocio XD

En cualquier caso, creo que JEFE pone los puntos sobres las íes en lo que quiere decir Sergio, y es que mientras que con las biografías de las estrellas de la música (sexo, drogas y rock&roll) no se ahorran detalles, en el mundo ciclista parece que directamente se han eliminado los dos primero términos de la ecuación.

Ydna

Anónimo dijo...

Hola Jefe,
a lo mejor el Garai también estudió en esa Universidad de la Comunicación tan "fantástica" que todos repudiais a pesar de haberos dejado los mejores años de vuestra juventud..
Ahora me explico como los mejores "Comunicadores" del país son los tertulianos de Gran Hermano.
Y los "profesionales" os dedicáis a escribir en blogs de mala muerte y foros en plan anónimo.
Giante

Anónimo dijo...

Lo peor de todo es que este hombre y su editorial nunca tendrá tanta publicidad como la que tú le has brindado, Sergio.

Harto, harto, harto de todos aquellos que no saben ni toleran encajar críticas, y más en este caso en el que si se relee tu reseña es directa, respetuosa, valorativa y rebatible.

Sergio, sigue así, no te vendas nunca.

Rafa

Anónimo dijo...

"A day in Girona with David Millar"
Con el sombrero de payaso y las gafas de "nerd".
http://www.youtube.com/watch?v=OCsqlmpHf30

Roberto dijo...

Sobre libros de ciclismo,creo que los que de verdad pueden ser útiles,(y según cuales), son los referidos a entrenamiento y mecánica,además de los referidos a rutas y recorridos,estos últimos propios del cicloturismo.
Los libros que he leido dedicados al ciclismo profesional,reseñando las batallitas de cada cual,incluyen bastante ficción según cada cosecha particular.Y para ficciones,mejor leer novelas.De ciclismo en este ámbito sólo conozco "Alpe D´Huez",que a mi me gustó aunque fue criticada por gran parte de la tribu ciclista,a la que no le hace gracia que nadie desde fuera cuente su película.Y eso que el libro pasa totalmente de puntillas sobre cualquier aspecto farragoso y sólo se centra en la épica.Nada ver con su "k2",en la que si habla de lo turbio del alpinismo.
Claro que yo sobre "Alpe D'Huez",no soy del todo imparcial,ya que conozco al autor por residir en su lugar de veraneo,Molledo,pueblo natal del protagonista de la novela.
Javier García Sánchez también escribió un libro sobre Indurain,totalmente prescindible;hasta el mismo me comentó que nunca volvería a glosar a ningún deportista,lo que no ha sido óbice para que haya escrito sobre hazañas varias,"Júrame que no fue un sueño"(sobre el Mundial de fútbol),cosa que entiendo,como sus columnas de El Mundo,por lo de hacer caja.
Libros de ciclismo al margen,para mí el mejor título de este autor es "Dios se ha ido"
En cuanto al dopaje,en España,(y fuera creo que también),no se ha atrevido nadie a publicar un libro que cuente,en cada caso, toda la verdad,sin condescendencias.
Ojalá Sergio escriba ese libro que los lectores de este blog quisiéramos leer,entre otras cosas,porque dudo mucho que nadie desde dentro lo haga nunca y menos en este país "tolerancia cero".

jefe dijo...

Anónimo: las borracheras, las drogas y los líos de faldas son cosas cotidianas. ¿En serio se tiene que explicar?

Hola Giante. Es usted un cachondo, ahora resulta que la universidad es una escuela de vida. Esos mejores años de la juventud también podía haberlos pasado cursando otra titulación, una que no fuera una mierda, lo cual es en parte, como ya he dicho, error mío. Afortunadamente no soy profesional de la comunicación, como Garai, bastante orgulloso estoy de haber tomado esa decisión. Tampoco escribo en blogs de mala muerte.

Ricardo dijo...

¿Profesor de Comunicación? ¿Qué coño es eso, con todos los respetos?

El escrito me ha parecido correctísimo y sin duda lo deja bastante bien.

Para cagada la suya. Tremenda.

Anónimo dijo...

Para Jefe,
sin ánimo de entrar en debates pues este medio, no deja de ser un blog en el que entramos para leer las opiniones de su editor y exponer las nuestras en torno a las suyas, me ha parecido "preocupante" que un señor como tú, que ha pasado unos cuantos años "estudiando" una carrera universitaria de forma entiendo que voluntaria y con espíritu de formación y por buscarse una determinada cualificación profesional, en este caso relacionada con los medios de comunicación, termine diciendo que lo que estudió (terminaste la carrera Jefe? es una "puta mierda". Coño tío!! Hasta hoy no te has dado cuenta??
Y lo que más me ha gustado es eso de "Nunca he sido fan de batallitas, si acaso como curiosidad las de las estrellas del rock, que me parecen como más reales y cercanas"
Buscando (y me ha costado relativamente poco) he encontrado una auténtica necrología rockera, en forma de suicidios de gente tan "REAL y CERCANA" como Jimy Hendrix, Michael Jackson, Amy Winehouse.. todos con poco más de 30 años.
Y yo sin enterarme de que nos podíamos haber ido de copas tu y yo, Jefe, y de paso montarnos una fiesta en un karaoke!!
Oye, en cambio estos ciclistas que cuando te los encuentras en la carretera entrenando no se te giran para decirte adiós y no te dejan ponerte a rueda, menudos "estiraos"
Igual las estrellas de rock, les pasó lo que a tí, se suicidaron porque se dieron cuenta que su "carrera" era una "puta mierda"

Jose Antonio del Valle dijo...

Yo tampoco creo que se haya pasado tanto, y lo dice alguien que reseña libros habitualmente. A las editoriales nuevas se les suele dar caña no por ninguna inquina ni nada parecido, sino porque suelen cometer muchos fallos de principiante. Te lo suelen agradecer y los corrigen y ya. Hay proyectos editoriales muy ilusionantes por las obras que van a publicar pero que al principio resultan de vergüenza ajena por el continente. Los nuevos editores con los que me he topado, ya digo, suelen agradecer las críticas y que les señales lo que se les pasa.

Por otra parte, no sé si este señor lee el blog habitualmente. Si lo hace se debería haber dado cuenta de que la ideología que defiende frente (?) al dopaje es diametralmente opuesta a la de Sergio. Sabiendo eso, no sé por qué le escandaliza una reseña que no es mala en absoluto en esas condiciones.

Los libros: A mí me parecen interesantes los de historia, aunque sean epicoblanditos y, por supuesto, la biografía de Fignon.

Ultimamente he leído mucho sobre el tema y yo querría ver en español de los que llevo en poco tiempo:
-Rough Ride de Kimmage.
-Breaking the Chain de Willy Voet. Lo dije en su día, si el ciclismo ha sobrevivido a este libro, ha sido por su escasa difusión.
-The Secret Race de Hamilton y Coyle. Yo lo publicaría aunque solo fuera porque es el best seller del momento, pero tiene mucho más interés que solo eso.
-From Lance to Landis de David Walsh. Es de 2006 o 2007, pero cuenta lo esencial del caso Armstrong.

Evidentemente todos ellos son "de la cáscara amarga", es decir, de una opinión opuesta a la del editor, lo que no debería ser un problema como dice Sergio en el post.

De los que no he leído todavía pero caerán, destacaría:
-Memories of a soigneur de Jef D´Hont. El masajista de Riis. Este no he sido capaz de encontrarlo.
-The Death of Marco Pantani de Matt Rendell. Una biografía bastante diferente a la que publica CC según creo, y corregidme si no es así por favor.
-Slaying de Badger de Richard Moore, del que no se ha hablado muy bien por aquí, pero la historia me interesa.
-Flying Scotsman sobre la vida y milagros de Graeme Obree (autobiografía), del que sabía poco y el otro día vi la película homónima y salí bastante emocionado.

Es una pena que no exista quí esa forma de ser tan anglosajona por la que puedes encontrar libros sobre cualquier tema y desde cualquier punto de vista. Reconozco que antes de ponerme con los que he citado solo había leído "Historias de un ciclista" de Cabestany, que me gustó en su día y sí que podría ser una buena idea para reeditar en CC porque sí que cabe en su línea, luego leí el que se cita más arriba sobre Indurain de García Sánchez, y se me quitaron las ganas de leer sobre ciclismo en mucho, mucho tiempo.

Anónimo dijo...

El de D'Hont lo puedes comprar en bookdepository en la edición original:
http://www.bookdepository.com/Memoires-van-een-wielerverzorger-druk-1-DHont/9789056177775

Creo que no hay traducción.

Anónimo dijo...

Un libro que recomiendo a todos los lectores euskaldunes de este blog(creo que somos un puñao…) es “Han goitik itsasoa ikusten da” (Desde allí arriba se ve el mar), de Julen Gabiria. Es una nobela en la que se cruzan las historias de un niño exiliado a Italia y Gino Bartali, se relatan los pequeños gestos de los habitantes de Ponte A Ema contra el fascismo de Mussolini.

Desgraciadamente para los que no entendéis el euskera, creo que todavía no existe traducción al castellano.

konpai

jefe dijo...

Anónimo: vas a piñón fijo y no has entendido nada.

Dejando las chorradas a un lado, un libro que me pareció sugerente por el título fue "L'Italia a pedali". Creo que es muy cortito y repasa la relación del ciclismo y los periódicos en el país transalpino.

Merle Kilgore dijo...

Ufffff. Llevo una temporada larga "mudo" pero no me he perdido un post. Sergio, desde que el ciclismo es algo de modernos no te sorprenda empieces a ver muchos más libros (malos) sobre el tema. Incluso en Siruela. De un tiempo a esta parte incluso en bares de copas se habla de ciclismo. No tengo claro si reírme o llorar.

Anónimo dijo...

Cabestany no quiere reeditar su libro, dice que prefiere que se convierta en un incunable ¿?. Incluso se enfadó cuando le pedí que me lo dedicase.
Un tipo peculiar, pero es de los pocos que se salvan del (ex)pelotón profesional, que está lleno de gañanes y endiosados.

Jose Antonio del Valle dijo...

A estas alturas ya debe serlo, anónimo de las 20:03. Lo guardaré bien, que nunca se sabe... :)

Sergio ciclismo dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Jose Antonio: el libro de Rendell sobre Pantani está bastante, bastante bien, reproduciendo documentos como la ficha de la UCI del día de Madonna de Campiglio. El problema es que se ha quedado anticuado, no habla de la Operación Puerto, y la convalecencia en Las Rozas no la destaca en su justa medida.

El libro de Obree también es de mis favoritos, como el personaje en el que se basa. De lo demás coincido bastante en tu opinión.

El libro de García Sánchez es capaz de aburrir a las pirámides y, de hecho, se encuentra en todas las librerías de viejo. Ahora este infeliz ha hecho una novela sobre ¡Robespierre! de (atentos) ¡1200 páginas!, seguramente para ver si le cae en gracia a Pedro Jeta, que anda obsesionado con el tema.

Yo es que leo sus columnas en El Mundo y me pregunto si realmente le gusta el ciclismo o el mus.

Sobre el libro de Cabestany, yo también lo tengo y, aunque sólo fuese por la foto de Indurain pasando delante de su casa, merecería la pena.

Y si, debe ser un "incunable": publicado en la editorial selecta navarra Pamiela -que publica muy buenos y selectos libros, que me enorgullezco de tener en elevado número- en 1997 y con 4.000 ejemplares, lo que más me jode es su formato apaisado, que hace que lo tenga en otro lugar de la biblioteca, junto a tiras gráficas de prensa y cosas así.

Merle: pues ya te echaba de menos, bueno saber de tí. Soy plenamente consciente del boom de ciclismo....de hecho, estoy pensando en hacer un proyecto paralelo a este para hablar de ciclismo urbano, tendencias y tonterías de esas.




Anónimo dijo...

Por cierto Sergio, todavia "nos debes" el post de las fixies!

Ydna

Zoe the Milk dijo...

Mucha bilis contra el mundillo universitario, ni que no os hubieran dejado entrar...

La universidad es reflejo de su sociedad (como los políticos, los empresarios...), y en España no aceta críticas nadie. NI en la universidad, ni en la empresa ni por la calle. Sin ir más lejos, Sergio, al que leo mucho, no es precisamente muy receptivo a las confrontaciones directas de opinión (no así a las puntualizaciones, que sí recoge sin problemas).

A mi la crítica de los libros de CC (¿cuánto cabrón?) me pareció dura, tipo: "respeto tu iniciativa y esfuerzo, cuyo resultado es un truño". Entiendo que no siente bien, lo que no me sé es qué esperaba el editor, cuando Sergio se caracteriza precisamente por ser irreductible, casi como un galo.

Anónimo dijo...

Hola,

Hace dos semanas me encontré con el enlace de LA Confidentiel de la versión inglesa por casualidad. Aunque es un libro de pre-OP, era intersante para mí. Aunque ya conozco bastante el contenido, hay detalles que no conocía. Por ejemplo,

http://es.scribd.com/doc/24714772/L-A-Confidentiel-Part-II-English-Translation

Es la 2ª parte de 4 partes. En la página 83 sale un masajista, el tal José Arenas, mano derecha de Pedro Celaya y genio de inyecciones. Al parecer como masajista era flojo, además a la hora de preparar el avituallamiento era malísimo.

He buscado si el tal José sigue trabajando en el mundillo y resulta que en el Movistar trabaja el tal José Angel Arenas.

¿Alguien sabe si es la misma persona o no?

Jose Antonio del Valle dijo...

Parece que Walsh está dispuesto a apurar el filón hasta el final http://www.amazon.com/Seven-Deadly-Sins-ebook/dp/B00ABJZW9Y/ref=wl_it_dp_o_pC_nS_nC?ie=UTF8&colid=3P4RUU2HU0JAY&coliid=I1STFS8MAAFIN0

Anónimo dijo...

Que Cabestany es de los pocos que se salvan? Joder... Qué poco le conoceés. Un tío que cuando Olano empezaba en 'pro' no quiso correr con él en Anoeta porque decía que era un 'don nadie'. Fue el primero en quitarse la camisa de Festina y salir pitando para casita cuando pillaron a Voet con toda la mandanga, en el Mundial de Colombia se inventó que Indurain se quejaba por el kilometraje y que no lo correría si no lo rebajaban. Obligó al navarro a convocar una rueda de prensa a la que no tuvo huevos de acudir. Al récord de la hora no se quedó; El Mundo le obligó a volver y envió un periodista; no un jeta y un vividor como él

Anónimo dijo...

Al anónimo que sacó los (supuestos) trapos sucios de Cabestany:
Aún así, sigo manteniendo mi opinión.

Anónimo dijo...

El tal Cabestany o "Cabestain" como le llamaban muchos de forma equivocada, era un tipo diferente al resto, y eso hacía que se considerara que tenía más "clase" que los demás.. Sin embargo y bajo mi humilde opinión, en sus últimos años de Pro, incluyendo la etapa en la Fundación Ciclista de Euskadi, era un auténtico "vividor" por posicionarse bastante lejos de lo que se consideraba vivir como un Pro, y dese luego su rendimiento para nada fué parecido al que tuvo en la época gloriosa compartiendo equipo con Perico Delgado en el Caja Rural.
Giante

Anónimo dijo...

Sergio cuando hablas de Italia, lo haces tan bien, que creia que la conocias bien.

Ahora leyendo tu post sobre Sarko y Francia,y estoy de acuerdo en muchas cosas) me pregunto si has salido alguna vez de tu barrio.

No es muy de mi agrado Talleyrand, pero siempre pienso en su frase "Tout ce qui est excessif, est insignifiant" y si tu lo hicieses un poquito,tus escritos ganarian en credibilidad.

Un saludo Sergio. Sans rancune.

Juan

Anónimo dijo...

Cabestany es un apellido catalán, y también es el nombre de un pueblo francés de la región de Languedoc-Roussillon, y por lo tanto, se lee Cabestain. O sea que Cabestain no está mal dicho.
Por otra parte, es un tipo que entre la gente que ha corrido con él, desde su época de aficionados incluso, no goza de demasiadas simpatías.

Anónimo dijo...

estoy deseoso de leer tu próximo post. Te doy ideas: Nuevos tiempos, por una RFEC vegetariana