Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com

01 agosto, 2005

Por fin Pozzato

Había gran expectación por el regreso de la alta competición tras los fastos del Tour, pero el triunfo y el protagonismo en la Clásica de Hamburgo fue para dos corredores que no estuvieron en Francia, los notables italianos Filippo Pozzato y Luca Paolini. El primero, apodado El Príncipe por su augusta figura y las grandes expectativas que genera, había vuelto a decepcionar en la primavera y el segundo, ya con 29 años, había comprometido su temporada con una insidiosa lesión de rodilla. Ambos corren en la corte Lefevbre, con lo que eso significa cuando no llegan los resultados, y ambos ya habían demostrado su buen estado de forma cuando hace unos días se invirtieron las tornas en la 4º etapa del Tour de la Región Valona, cuando Pozzato lanzó el sprint a Paolini.
El domingo en Hamburgo, tras una escapada kilométrica protagonizada por Jorg Ludewig y tirada abajo por Ullrich, se formó un pequeño grupo a 20 km. de meta, en la última subida a una dificultad montañosa, formado por 15 corredores. A pesar de que había gente rápida (Davis) o simplemente hábil (Flecha, Cancellara, Commesso) no hubo color, o si lo hubo fue el de los corredores del Quick Step. Paolini lanzó perfectamente el sprint a Pozzato, a diferencia de la pareja del Fassa Bortolo, haciendo cada uno la guerra por su cuenta, e incluso tuvo fuerzas para entrar segundo: ese es Paolini, uno de los mejores gregarios del pelotón, que sabe brillar cuando tiene oportunidad. 3º en la San Remo de 2003 tras lanzar a Bettini y 3º en el Campeonato del Mundo de Verona, ha ganado también la Flecha del Brabante, demostrando una vez más que no siempre el más acreditado de los sucesivas generaciones de italianos que acceden al profesionalismo es el mejor.

En cuanto a Pozzato, una reivindicación de si mismo tras la sonora bufa del campeonato italiano, donde fue batido netamente por Gasparotto. En el Norte había realizado interesantes acciones en Roubaix (a 80 km. de meta, para después desaparecer) y en Gante, pero sin la ratificación de un buen puesto. Clase tiene a borbotones, la suficiente como para ganar muchas más carreras de las que gana. Será cuestión de que se centre entre las numerosas especulaciones sobre su vida disoluta fuera de las carreras, porque el futuro de Italia para las clásicas pasa más por él que por los voluntariosos Franzoi o Bernucci. Tercero en meta un Davis que sigue creciendo, esperemos que Manolo Saiz no lo queme tras una temporada realmente intensa.
***
En Getxo, triunfo de David Fernández del Andalucía-Paul Versan, que batió en meta a otro participante del Tour, un David Herrero al que en ningún momento se le vio por las carreteras francesas. En meta, el vencedor dijo que había visto al único corredor que hace puestos en el Euskaltel “cascado por el Tour”. Jo, y tanto.