Desde el 7/06/2013 en www.ciclismo2005.com
Mostrando entradas con la etiqueta Hutarovich. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Hutarovich. Mostrar todas las entradas

30 agosto, 2010

Una Vuelta roja de calor

La noticia estos primeros días en la Vuelta es el calor. Es agosto y se sale de Andalucía. También hace un par de años le tocó el turno a Granada, y también fue una crono por equipos seminocturna. Por razones que no atisbo a comprender, la propaganda oficial ha hablado de CRE nocturna en Sevilla como novedad. También de éxito, a pesar de que en algunos tramos había una fila de espectadores, y una significa una aquí y en la antigua capital colonial. Bueno, lo de todos los años ¿verdad?

El prólogo nocturno, que se saldó con un corredor del Garmin estampado -no se sabe si por la oscuridad o por impericia- fue para el Columbia con relativos márgenes sobre el Liquigas -los vencedores hace dos años-, el CSC y el Cerveló. El mayor perjudicado fue Menchov, que se dejó 36", algo normal si se tiene en cuenta que su equipo no es especialmente de contrarrelojistas. El primer líder de la Vuelta es Cavendish, por lo que suponemos que la organización está contenta.

Se estrena maillot rojo para el líder, y qué bueno que sea famoso el primer portador. Que lo siga siendo dentro de diez años está por ver, pero bueno. También en 1999 se estrenó el maillot oro, que todo el mundo llamaba amarillo, y el triunfo fue para González de Galdeano, que de historia hizo poca si exceptuamos su salto del sillín al sillón. Ayer había cierto favoritismo para que se llevase la etapa, pero volvió a salir un S. Hinault, como se puede leer hoy en todas las crónicas y en la cara del infeliz director de carrera.

Esta vez fue Hutarovich, el bielorruso de 26 años bien conocido por los aficionados de este deporte, pero desconocido para Freire -menuda novedad: cuando ganó la G-W ante Weylandt dijo que lo conocía pero no sabía cómo se llamaba- y los periodistas del gremio. Se impuso magníficamente ante los mejores sprinters del mundo, porque no falta ni uno. No hubo caídas, ni enganchones ni encerronas. El más rápido, y Cavendish el segundo más rápido.

Pues bien, en vez de celebrar el maravilloso sprint y la cara nueva, el Duo Cómico se quedó frío. Inmediatamente cortaron la retransmisión, que ya era tarde. Imagínense con que cara de tonto se quedó el improbable espectador no aficionado que sacrificó una tarde de domingo para eso. Se lo vengo diciendo desde hace tiempo: la gente que maneja el ciclismo en España no disfruta con este deporte. Es más: ni le gusta. No hay mayor prueba que lo de ayer.

Y hoy una etapa muy bien planteada, con puerto de salida para formar escapada y después primer paso por la populosa Málaga para después afrontar un puerto de primera muy duro y final en cuesta al estilo italiano, o incluso más dura.  El ritmo lo marcó en un principio el Caisse y después el Saxo Bank, con el Liquigas muy atento. Cavendish, que ya se había quedado al principio de la etapa, desapareció. Un gran primer líder para el primer maillot rojo.

Mientras tiraba un corredor del Katusha se fueron quedando muchos corredores, entre ellos A.Schleck, y el único ataque en el pelotón fue por parte de Moncoutie. A pesar de todo esto, un corredor de la fuga mantenía las diferencias: era el gallego Serafín Martínez. Los aires pizarrosos de Peña Trevinca siempre reportan grandes beneficios a estos corredores, anónimos durante el resto del año. ¡Cómo subía Serafín! ¡Hasta el punto de coronar con 1´50" sobre el pelotón!

El pelotón recuperó la desventaja en el último km, pero seguro que volveremos a ver a Serafín y sus adláteres en las próximas etapas. Al menos en la Vuelta del año pasado fue así: hasta cuatro corredores del Xacobeo estuvieron disputando etapas de tu a tu. Que uno ya no sea profesional, como David Herrero, es meramente anecdótico, igual que fichasen a un médico para la carrera y tuviese que huir corriendo. En el equipo gallego todo es posible.

El último km. fue un monólogo de Gilbert, que subió a tope y destrozó el pelotón. Sólo pudo seguir a una distancia humana J.Rodríguez, que se dejó 3" remontando extraordinariamente bien. El tercero en meta fue Antón, a 13". Hay etapas de montaña y muchos puertos que no dan tantas diferencias. Rara vez se ve a alguien subir a la velocidad y el ritmo del belga, que también obtiene el liderato de la carrera. Su objetivo es el Mundial pero ya está a tope. Que después no piense que ha sido demasiado pronto. 
***
Doblete Liquigas en el Giro del Veneto. Primero el tremendo Oss, segundo el tremendísimo Sagan. Se escaparon del pelotón a 2 kms. de meta bajo un aguacero.
 ***
Increíble: el antiguo ISD, el equipo de Visconti, ficha a Andrea Noé, que este año se quedó traspuesto al no ser invitado al Giro su actual equipo, el Flaminia. El próximo año tendrá ¡42 años!, y entre los argumentos para ir al Giro están algunos tan importantes como que es de Milán (la carrera acabará en esta ciudad) o que la última etapa coincide con el cumpleaños de su mujer. ¡Italia!
***
Carlos Sastre: "Soy como un huevo Kinder, lleno de sorpresas"  Por seguir con los productos de la casa Ferrero, a mí me parece más el Pocket Cofee: tras un recubrimiento de chocolote barato, hay una masa negra y alcalina de dudosa procedencia y con efectos tonificantes. Lo que viene siendo un ejército en la sombra, vamos.
***
Curiosamente, en un repaso tan completo que llega a elencar los puesto 12º, no se cita en ningún momento su insidiosa enfermedad, esa que según Probenecid "como la UCI no le deja tratarse, no puede rendir a su nivel". ¿Y cúal es su nivel? Que bien vendría hablar de J.J Cobo, su excompañero de equipo y también ganador de la Vuelta al País Vasco con el inolvidable Saunier...
***
Mosquera y unas declaraciones conmovedoras: "Durante la Vuelta al País Vasco quise estar con los mejores y no pude. Miré la fecha de nacimiento y me planteé que podía ser la última campaña".
***
"Lo más importante es que son dos corredores con una buena imagen". Se sobreentiende que para compensar la mala imagen propia y la de su estrecho colaborador. Y no me refiero sólo al físico, que es algo que nadie escoje. La entrevista es muy divertida, especialmente la penúltima pregunta y su respuesta.
***
Del twitter del corredor gallego que también dice todos los años que se retira: "Yo con Astana tengo un contrato como ciclista. Cuando no estoy convocado para una carrera llevo puesto Nike que es mi marca personal". ¿Contrato como ciclista? Aquí hay un claro incumplimiento de las partes contratantes...
***
El calor está haciendo estragos en el pelotón y también en algún plumilla. Lean sino el primer párrafo que hoy endosa Gómez Peña, un especialista en aderezar Septiembre con tropezones, guirnaldas y muchas ocurrencias. El resto de la crónica confirma la hipótesis de los cuarentaypico a la sombra y algún rebujito...
***
Qué vergüenza, pero también que característico: la ambientación, el fondo, el litigio, las berzas, el plazo, el paisanaje, la negrura, el óxido, la mezquindad...
***
¡Qué bonito! ¡Llega el progreso! Fíjense en las fotos de la zona arrasada y las pobres vacas en una esquina. Que sinsentido todo. La Vuelta llegará, estará un día y toda esa basura se quedará ahí. Un progreso sostenible y duradero. Y el improbable turista que se acerque a Asturias captado por el indudable reclamo de la Vuelta, ¿escogerá Fuentes de Invierno o Cotobello? ¡Qué gran promoción! ¡Qué acierto!
***
¡Noooooooooooooo! ¿Pero por qué dicen esto? ¿No saben que están jugando con la ilusión de toda una ciudad, un país, una nación, un Imperio ("tras los juegos chinos y los juegos anglosajones, será el turno del los juegos latinos") donde no se pone el sol? Si de Olimpiadas se trata, cualquier gasto es justificable: aunque duplique el coste inicial. Aunque se cree una infraestuctura que sólo tiene uso dos semanas al año -el torneo de tenis de Madrid- y ahora con el baloncesto del Real Madrid, obligado por el Ayuntamiento a jugar en el recinto. Todo es justificable. Madrid ya tiene su Palma Arena.
***
En sus kioskos la revista hazmereir y no comprar jamás. "¡Pero no le quites el plástico, que  no la vendo!" "Eso ya me lo se, pero quiero ver que trae la guía de la Vuelta" "La Vuelta, la Vuelta...empieza la Liga y me hablas de eso..." El editorial se titula "El roce hace la Vuelta", y está escrito con la misma desgana e incapacidad que de costumbre. También con la misma agrafía y desprecio al lector. Dentro destaca una entrevista al director de la AEA. Desconozco por qué la realiza el pésimo comentarista de Eurosport -seguramente por ahorrar el desplazamiento-, pero hubiese estado bien que la hubiese hecho Beloki, por eso de que nunca dio positivo y su nombre fue colocado arteramente en la lista de la O.P. Y después de eso, absolutamente nada. Nada de nada.

16 febrero, 2010

Retazos de competición

A mitad de febrero y ya se han acumulado bastantes carreras. Cosas del ciclismo de hoy en día. Pasen y vean lo que han ofrecido las carreras en lo que va de año competitivo. El circo del ciclismo en su esencia itinerante y viajera.

En Australia, a mitad de enero, se disputó el Down Under. Tres etapas para Greipel, una para el joven portugués Cardoso sobre Valverde y Evans, otra para Luis León SMS-porque la gente que tiene como objetivo el Tour ya rinde en febrero, cosas veredes- y cierre para el local Sutton. La general para Greipel y todos bronceados y en forma.

En Argentina, más o menos por las mismas fechas, etapas para Chicchi, el español Valls, Loddo, crono para Nibali -la primera de su vida-, Jackson Rodríguez y el también español Luis Angel Maté, que corre en la banda de Savio. La etapa final también fue para Loddo (cuatro etapas en total para el Androni: Argentina es territorio habitual para su botín) y la general para Nibali: otro que teniendo su objetivo en Julio y en Francia se dedica a pasar el mes de febrero esforzándose por ganar pruebas menores. Casi, casi como en los ochenta y en los noventa.

En Qatar la general fue para el desconocido holandés Wouter Mol, del Vacansoleil. Se escapó en la primera etapa con otro belga igual de conocido y se produjo el habitual etapa para tí, general para mí, porque ya saben que la orografía de la península arábiga no da para mucho. Las etapas fueron para el habitual Boonen, que se llevo un par, al igual que Chicchi -sin efectos del jet-lag-, y una CRE para el Sky. Todos contentos y bronceados, pero al parecer no lo suficiente: en la actualidad gran parte de los corredores han prolongado su visita competitiva a la zona y disputan el Tour de Omán, donde Boasson Hagen ya está ganando.

En Europa las pruebas disputadas incluyen el Costa Etruschi para Paolini, la Marsellesa para Hivert sobre Hoogerland (que empieza el año como lo acabó, a todo trapo), mientras que en Mallorca los diferentes trofeos-etapas se repartieron así: McEwen y los años que no pasan; Freire, que vuelve en uno de sus campos predilectos; Gendermann sobre Valls; el prometedor portugués Rui Costa sobre Horrach en su propia casa; y Greipel para cerrar.

El francés Tour del Mediterráneo vio como en la primera etapa un Valverde inusualmente atento y concentrado se colaba en el corte delantero -victoria para Hutarovich- y dejaba la general reducida a un selecto grupo de corredores esperando la subida final al Mont Faron. Mientras tanto, etapas para un finés, de nuevo Hutarovich, para el prometedor El Farés -por neutralización- y la subida a la montaña que domina la antigua base naval francesa de Tolón para el realmente prometedor Masciarelli. Valverde apretó los dientes para entrar segundo y llevarse la general por 2" sobre Nocentini, Iglinski, Hoogerland y Vinokourov.

El murciano se confirma así en una de sus especialidades: el principio de temporada y las vueltas menores, esta vez acuciado por el inminente fallo del TAS, un fallo de cuyo sentido negativo para sus intereses ya no dudan ni sus antiguos defensores. Tempus fugit, y en el caso de Valverde todo viene bien antes del parón. En la imagen lo vemos leyendo un periódico serio, de derechas, del que probablemente no pasó de la primera página en una lengua que no comprende, pero siempre hay que posar ante el periodista, aunque sea con un pastor alemán llamado Piti.

Mañana debuta en el Algarve Alberto Contador, que el año pasado se llevó la prueba. Claro, pero el año pasado venía de competir en la Vuelta a España y en el Mundial, esto es: habían transcurrido cuatro meses entre su última competición y la de su retorno. En esta ocasión han pasado ¡seis meses!, porque lo crean o no el hombre capaz de ganar el Giro viniendo de la playa no se pone un dorsal oficial desde la última etapa del Tour. No es que Nibali o Luis León rompan las teorías sobre los ciclos de preparación de cara al Tour con su rendimiento en febrero, es que por muy lejos que vayan Contador siempre irá delante en bizarrías: seis meses sin competir. Y saldrá a ganar. Venga, que salga a la arena central el jefe de la pista.

16 julio, 2009

Ya ha pasado la mitad del Tour

El Tour pierde las batallas. A la renunciada contra el dopaje en los prolegómenos de la carrera -esos avisos de cuidadito y todavía ninguna noticia de tramposos, fulminados de una edición a otra- se une la marcha atrás en lo del pinganillo para la etapa del viernes y que se haya anulado el corte de 15" que el Columbia logró en la etapa del martes, y que dejó a varios favoritos descolgados.

Parece que los ciclistas como colectivo ganan batallas, pero en conjunto todos pierden. El tostón de ayer, donde Van Summeren y Sapa jugaron el papel de cobayas, nos recuerda de bruces que este Tour ha planificado la segunda semana como antes planificaba la primera, pero dejando la primera inmutada: dos semanas básicamente de sprints, y así estamos. De once etapas disputadas, cuatro para Cavendish. Y hoy otra nueva oportunidad de asistir al mismo guión.

El equipo parece que no tiene otro objetivo. En la más pura tradición del Telekom y el T-Mobile, de donde sale gran parte de su parte técnica, vemos a los corredores para la general ayudando en la preparación del sprint, y eso incluye tanto a Kirchen (7º en los dos últimos Tours) como el naufragado Rogers, pasando por el sorprendente Tony Martin. El único que se libra, creo, es Maxime Monfort, y creo que por su propia constitución física. Ya ven el caso del luxemburgués que hace un año ambicionaba un puesto en el cajón final: ha pasado de preparar los sprints en el Fassa Bortolo para Petacchi a hacerlo en el Columbia, cuatro años después, para Cavendish. Y tan contento. Todos parecen contentos.

La situación recuerda mucho, además de los evidentes vasos comunicantes en la parte técnica, a la que llevaba a Ullrich y Rijs a preparar los sprints a Zabel en los Tours de 1996, 1997 y 1998. Llegaban los últimos kms. y ahí veíamos a los corredores de la general a tope por sus sprinters, sin pensar en las fuerzas gastadas y cúando las iban a necesitar. Contra eso, ¿qué pueden hacer Van Summeren o Sapa? El belga, un gregario de categoría mayúscula -este año quinto en Roubaix-, casi tanto como su envergadura, recuerda a la mejor tradicción de los ciclistas de su país; el polaco, metido a última hora en el equipo, forma parte de la costumbre de alinear corredores de esa nacionalidad -probablemente por intereses comerciales- en el Lampre, una lista que incluye a Spruch o Szymd, ataca casi todos los días y está teniendo más protagonismo que el 95% de los corredores, esos que prefieren ir a rueda.

El sprint volvió a ser una apisonadora. El Columbia va tan fuerte que llega a cortar el pelotón. Freire, desasistido como siempre y esta vez zarandeado por el incapaz De Andrés -no había acabado el sprint y ya lo estaba criticando por estar mal colocado- tuvo fuerzas para remontar desde la novena plaza a la cuarta. Por delante, además de la bala británica, el joven americano Farrar y el bielorruso Hutarovich. Nos habían vendido que la llegada era en ligera pendiente y que a lo mejor no ganaba el de siempre, pero recuerden que el dúo cómico de TVE tiene que vender emoción aunque no la haya. Pase lo que pase, aunque queden 10 kms. para meta y 40" de ventaja, consideran la posibilidad de que las cobayas del día consigan llegar.

Pasado el ecuador del Tour, es líder un italiano cuya trayectoria sólo se puede calificar de muñeco roto, y que debuta en el Tour; la montaña está liderada por un rodador que últimamente se ha especializado en esta clasificación. Corre para un equipo que gana tan poco que considera estas clasificaciones secundarias una victoria; cuatro corredores de un mismo equipo están entre los seis primeros, algo que estoy seguro que es la primera vez que sucede en la historia centenaria del Tour, al menos desde que se corre por marcas comerciales. No ha habido fuga bidón, pero tampoco es que se pueda decir que haya habido competición libre. Es el ciclismo que hay, el que se vende al público en el mejor escaparate del año. Y no se inquieten, lo peor está por llegar. Al final, el día de París, con el último maillot amarillo.

***
Gran frase de Oscar Freire sobre el experimento del pinganillo boicoteado por la mayoría del pelotón: "creo que ha sido positivo para saber si es bueno o no llevar la radio. También los ciclistas podemos hacer algo por el ciclismo. Se ha demostrado que sin él también se puede controlar la carrera".
***
Valverde correrá este fin de semana la Vuelta a Madrid, el sustituto natural de la Clásica de Alcobendas: una crono cortita, una etapa de llano y otra de montaña. El año pasado ganó Vicioso, viejo compañero de equipo. Esperpento asegurado.
***
En su nueva cita diaria con el desvarío (especialmente los dos últimos párrafos) no deja de ser curioso que se ponga a analizar cómo llaman a el pinganillo en Francia.